Más controles sin resultados, el espacio público de Bazurto sigue invadido

22 de julio de 2017 10:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Oswaldo Sierra salió de su país con una mano adelante y otra atrás. Sus compañeros de viaje: el hambre, cansancio, unos cuantos pesos en el bolsillo, varios amigos y una gran carga en los hombros. Ese peso era literal, como el que lleva todos los días desde el barrio La María, en Cartagena, hasta el Mercado de Bazurto.

Este joven venezolano, al igual que sus compañeros, cargaba bolsos llenos de mercancía, mientras el pecho parecía querer abrirse de dolor, dos meses atrás, cuando luego de pasar por Maracaibo y Santa Marta llegó a La Heroica a probar suerte vendiendo shampoo.

Tiene dos hijos y una mujer en Venezuela. La situación no lo dejó seguir levantándose al lado de ellos y  hoy libra una batalla con la gerencia de Espacio Público y la Policía Metropolitana de Cartagena, porque el lugar en el que se estaciona para ganar dinero está prohibido. Es un lugar recuperado por las autoridades, desde 2015, y allí, en el mercado junto a la avenida Pedro de Heredia, no puede estar tranquilo.

“Todos los días no estamos aquí mismo, porque Espacio Público viene siempre. Pasa revista y nos hace mover. Estamos luchando día a día”, contó Oswaldo, de 23 años.
Pero el comerciante no es el único que vive esquivando las normas del Distrito. Como él, hay muchos cartageneros que también viven situaciones de vulnerabilidad y que buscan en las ventas informales una solución a sus problemas, lo que hace que los constantes operativos por parte de Espacio Público y la Policía parezca no surtir efectos, año tras año.

Iván Castro Romero, gerente de Espacio Público y Movilidad, asegura que estos vendedores que reinvaden los diferentes sectores del Mercado de Bazurto, al parecer, desconocen las políticas del Distrito, con las que buscan atacar la situación de vulnerabilidad de casa uno, mientras que otros se excusan en sus problemas sociales para sentir que pueden vender en la calle.

“El mercado, en el sector de la avenida Pedro de Heredia, es un espacio recuperado desde el 2015 para todo el sistema de Transcaribe, y las personas que ahí estaban fueron reubicadas en las calles interiores del mercado, en el sector de la cristalería en la transversal 22 y la 23”, explicó el funcionario.

Sin embargo, la invasión del espacio continúa por más operativos que se realicen. A diario se ven decenas de vendedores, tanto en el sector de la Pedro de Heredia como en la Avenida del Lago, que generan a su vez congestión en la movilidad de miles de cartageneros que transitan por esas zonas.

Pero, si ya fueron reubicados 713 vendedores identificados y registrados en el listado de confianza legítima, es decir,  que tienen forma de demostrar que llevaban más de 10 años en ese sector, ¿quiénes son esos vendedores informales que siguen ahí?

Nuevos vendedores

El gerente de Espacio Público afirmó que encontraron 32 vendedores informales nuevos, solo en la Pedro de Heredia, que no hacen parte de la confianza legítima. Entre ellos están Oswlado y Argemiro Herrera, de 50 años, quien es cartagenero, pero también salió hace poco de Venezuela con las manos vacías.

Herrera dice que ha intentado buscar trabajo en oficios varios y enviado muchas hojas de vida, pero no ha conseguido algo que le permita retirarse del mercado, en donde vende manzanas y peras. 

Mientras que los vendedores están atentos a los movimientos de Espacio Público, Iván Romero en conjunto con la Policía Nacional logró hacer un plan de trabajo, de tal manera que recuperen, nuevamente, ese sector de la ciudad.

“En este momento, se hicieron los nuevos cronogramas con la Policía Nacional, teniendo en cuenta que con el nuevo código son ellos los que asumen la parte operativa de la recuperación del espacio público y a partir del 1 de agosto empiezan a pagarse las multas. La función de la gerencia coadyuva en esos procedimientos de recuperación y presta todo el tema logístico para que los operativos se puedan desarrollar”, indicó Castro.

Entonces, ¿qué pasa con los nuevos reinvasores?

“Cuando hay reinvasión no se trata de los mismos vendedores. Esa no es la política del Distrito, indemnizar y reubicar a los que ya fueron beneficiados. Esas son personas nuevas que no pueden demostrar ni antigüedad, ni permanencia, ni continuidad, que son los principios para poder acceder a la confianza legítima.

Ellos no son de la política del Distrito, porque fueron zonas recuperadas.  Desafortunadamente te vas a encontrar que eso es como la dinámica de seguridad. Por más seguridad que se coloque siempre va a venir un “bandido” nuevo”, recalcó el gerente.

El funcionario dejó claro que el registro único de vendedores está cerrado. “Ya tenemos la evaluación de quiénes son los vendedores informales que estaban en el espacio público desde hace 12 años, si hago un nuevo censo y llega una nueva persona, es una persona sobre la que van a recaer los operativos, para la recuperación del espacio”.

Con el nuevo código de la Policía “tenemos la ventaja de que a partir del agosto comienzan a pagar una multa, que nosotros como Distrito no la podíamos cobrar antes porque no existía dentro de la legislación nacional”, agregó.

En cuanto a la mercancía de los nuevos vendedores, las autoridades los decomisan y trasladan a una bodega, en donde el inspector de Policía impone una sanción, dependiendo de gravedad de lo que esté sucediendo.

Espacio Público se encarga, en ese caso de cobrar por el tiempo que duren los artículos almacenados.

Y si un vendedor antiguo reinvade...

Si vuelve a reinvadir un vendedor antiguo, “tendríamos que proceder a denunciar ese caso, porque ellos tienen unos compromisos con el Distrito de no volver a ubicar ese puesto en esa zona.  Entonces se le aplican los artículos que implican una sanción de carácter pecuniaria y notificación a la Fiscalía, por que ya diseñamos con ellos la manera de mantener libre ese espacio.

Están manejando  un tema de Policía Espacio Público con cuadrantes de los sectores, de tal manera que pueda haber presencia permanente de la Policía”, aseveró el funcionario.

Según Castro, por parte de la gerencia de Espacio Público se dispusieron 30 brigadistas, para manejar la logística. “Aparte prestamos el servicio del camión y la bodega para que puedan realizar los operativos”. 

Además, dijo que la labor de Espacio Público debe ser continuo y permanente. “El día que nosotros no hagamos presencia, llegan todos los vendedores. Se van a almorzar los brigadistas y los policía y se meten. Ellos están pendientes de cuándo dejamos de actuar para aprovechar”.

¿Cuál es la principal razón de la invasión del espacio?

Presión social. Esa es la mayor motivación de los comerciantes que llegan a Bazurto, sin tener en cuenta que está prohibido.

“Si no tienen cómo llevar alimentos a su casa lo que hacen es que salen a comprar una fruta en las bodegas del mercado y salen a venderlas en la avenida para ganarse un diferencial”, explicó Castro.

Es por esto que el Distrito, según el funcionario, está uniendo la política Distrital, entorno a la vulnerabilidad que puedan tener las personas.
“El Distrito tiene políticas de educación y de educación gratuita. A veces llegan a mi oficina y me dicen que es que no tienen plata para pagar el colegio de los niños, entonces es ahí cuando digo 'vamos de una vez y hacemos el contacto con la Secretaría de Educación para que los hijos de esa persona puedan acceder a ese beneficio'”.

Asimismo, recalcó que hay una política para las madres cabeza de familia, con la Secretaría de Participación. Existe el plan de emergencia social Pedro Romero,  para casos de violencias, pandillas, desplazados, afro, entre otros, “trabajamos con la secretaría del Interior”.

“Con participación, tenemos madres cabezas de familia, jóvenes habitantes de calle, niñas en condición de embarazo, educación y discapacidad, y con el Dadis la política de salud; entonces hay una política que atiende cada una de las vulnerabilidades. Es tratar de vincular la políticas del Estado, que a veces por desconocimiento las personas no piden los recursos o apoyo que se les brindan y lo que piensan es que la solución está en salir a vender en la calle. Estamos tratando de cambiar esa mentalidad”.

La Corte constitucional pide que las personas que sean cobijada con las políticas del Distrito sean vulnerables y con confianza legítima. “Cuando no tienen confianza, permanece la vulnerabilidad y nosotros tenemos que atacar eso”.

A la espera de traslados

Como se mencionó anteriormente, en el mercado hay identificados 713 vendedores informales con la confianza legítima, que esperan el traslado de la central de abasto.

“Muchos de los vendedores informales que están ahí tiene compromiso con el Distrito para ser trasladados para allá. Ellos no optaron a ningún programa de compensación por eso no hay datos económicos sobre el mercado. Tampoco se les entrega plata por plata, ellos hace un plan de negocio y dentro de él, ellos se supone deben garantiza que ese negocio subsista en el tiempo, es un capital semilla”, indicó el gerente de Espacio Público. 

Por otra parte, hay 125 vendedores que serán trasladados al nuevo mercado de Santa Rita. Esas personas ya están identificadas y firmaron actas para el traslado. “Vamos a iniciar formalización".

De los que van a ser trasladados se van para el nuevo mercado de santa rita… que son 125 personas ya identificadas y firmamos las actas para el traslado y vamos a iniciar la formalización económica con ellos.

Problemas con la movilidad

Mientras el Distrito hace los traslados y Espacio Público desaloja a los reinvasores, el agentes del  Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (Datt), se han enfrentado en varias ocasiones a estos vendedores, que se rehúsan a evitar la congestión, sobre todo, en la Avenida del Lago.

“Tenemos personal asignado en la avenida Pedro de Heredia y Avenida del Lago, y nos apoyamos con Policía, porque no tenemos competencias sobre ellos. Los uniformados están ahí desde las 5 de la mañana porque se debe controlar a los camiones que descargan en la madrugada. Muchas veces la pelea es con los conductores que paran a comprar y en ocasiones los vendedores han intentado agredirnos”, aseguró José Molina, coordinador de la oficina de Educación vial del DATT.

Otros sectores

Otros sectores que también son importantes y que son objeto de varias medidas judiciales, son las transversales 22 y 23, que han sido invadidas por los habitantes del barrio Martínez Martelo.

“En los más recientes operativos encontramos construcciones temporales sobre áreas de canal, zonas verdes, y áreas ya recuperadas. Lo que hicimos con los brigadistas fue proceder al desmontaje de esas estructuras que estaban siendo utilizadas por esos vendedores informales para devolverle el espacio a la ciudad, teniendo en cuenta que los que estaban sobre los canales estaban provocando algunas inundaciones en el sector de Bazurto”, enfatizó Iván Castro. 
En el sector de Los Luceros, del lado de la Avenida del Lago, también se procedió a quitar todas las ventas informales.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS