Vecinos arreglan calle peatonal por sus propios medios

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Corría el año 2007 cuando los habitantes del sector La Unión, en el barrio Torices, sacaron más de 300 mil pesos por vivienda para adecuar la vía principal, ubicada frente a la Clínica San José de Torices.

La obra se hizo en muy buenas condiciones y todos quedaron satisfechos, pero ayer, a las 6 de la mañana, esos mismos vecinos hicieron un plantón en la vía principal, molestos porque, según dicen, un centro religioso de esquina les afectó los andenes y les redujo la calle que ellos mandaron a hacer hace 12 años.

Gregorio Meléndez, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) del sector La Unión, sostuvo que “los señores del Salón del Reino de los Testigos de Jehová están haciendo una remodelación tanto interna como externa, pero procedieron a trabajar sobre el espacio público de la comunidad y nunca nos buscaron ni socializaron con nadie. Esta pavimentación con andenes y bordillos la hicimos los moradores con plata de nuestro bolsillo”.

“Hicieron
unas rampas”

El líder comunal explicó que el andén en esa parte fue demolido y en su lugar se hicieron unas rampas, lo que dificulta el transitar de los habitantes.

“Nos afectaron mucho. El que vaya caminando tiene que bajarse a la carretera para poder seguir y eso es un peligro. Esta es la única entrada que tiene este sector, por aquí pasan ambulancias, camiones, taxis, motos y hay personas en discapacidad que necesitan los andenes para transitar.

“Le exigimos a los señores Testigos de Jehová que nos dejen el espacio público como lo teníamos”, finalizó el señor Meléndez.

El Universal intentó dialogar con los líderes del centro religioso para conocer su versión de lo sucedido, pero no se obtuvo respuesta.

Un grupo de vecinos del barrio Los Calamares decidió adecuar, por su propia cuenta y con sus recursos, una calle peatonal que estaba en malas condiciones.

Se trata de los residentes de las manzanas 78 y 79, de la quinta etapa, quienes afirman que se cansaron de pedirle a la administración distrital que los tuviera en cuenta en sus programas de arreglo de vías.

Liliana Baena, una de las integrantes de la Junta de Acción Comunal de ese sector, manifestó que cuando vieron que las peticiones no surtían efecto, resolvieron crear la solución con sus propias manos.

“Ya habíamos hablado con Alcaldía Local 1, con varios ediles y con la secretaría de Infraestructura, pero siempre nos dejaban en veremos. Entonces, organizamos un bingo y varias rifas, hasta que pudimos ahorrar un presupuesto considerable para acometer los arreglos”, explicó la activista cívica, quien añadió que cada manzana aportó seis bolsas de cemento, varillas, piedra china y arena.

Posteriormente, cada frente aportó 160 mil pesos para pagar la mano de obra, una iniciativa que arrancó hace dos años y que, aún sin terminar, ya se le han invertido más de seis millones de pesos.

La calle, que mide cien metros de largo y tres de ancho, consta de 28 viviendas con dos frentes de catorce inmuebles cada uno, y culmina en un rampa que conduce hacia la recién inaugurada unidad deportiva de la sexta etapa, por lo cual los vecinos quieren que el entorno de la misma se vea en buenas condiciones, además de ser la principal entrada al barrio.

“Antes de esta iniciativa --prosiguió Baena-- ya habíamos cumplido 30 años en medio del barro en épocas de lluvias, y con el polvorín en nuestras casas en tiempos de sequía.

“Ahora tenemos el 80 % de la vía pavimentada, pero todavía nos faltan unos dos millones de pesos para terminar la obra a satisfacción”.

En el mismo sector hay dos calles más y una zona verde, que se encuentran sumamente destruidas, pero para arreglarlas los vecinos dijeron que buscarán nuevamente la ayuda del Distrito. “Si no la obtenemos --anunciaron-- nos tocará nuevamente disponer de nuestros propios bolsillos y voluntades”.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS