Indicadores económicos
2017-03-26

Dólar (TRM)
$2.899,94
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.133,38
UVR, Ayer
$246,80
UVR, Hoy
$246,88
Petróleo
US$47,97

Estado del tiempo
2017-03-27

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 16:24

Marea max.: 11 cms.

Hora: 23:07

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 11 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Mujeres que renacieron con ayuda del Estado

-A A +A
 

Eliana de la Rosa Pérez tenía 13 años cuando un grupo de hombres encapuchados mató a 7 de sus familiares, después de acusarlos de ser informantes de las tropas del Ejército Nacional.

Ese mismo día, cuatro de esos verdugos enmascarados la corretearon  con la intención de violarla. Eliana, conocedora del terreno que pisaba, se internó en una zona enmontada y terminó lanzándose a un pozo de agua dulce. Se sumergió lo más profundo que pudo y aguantó la respiración hasta que escuchó la voz de uno de los acosadores: “Vámonos. Esa pelá parece que se ahogó”.

Cuando regresó a su casa encontró que su familia y sus vecinos de toda la vida estaban recogiendo sus pertenencias para marcharse quién sabe hacia dónde, porque los hombres encapuchados les habían dado 72 horas para abandonar el pueblo, a cambio de no masacrarlos a balazos.

Algunos recogieron lo que pudieron. Montaron bestias o caminaron. Cualquier cosa con tal de conservar la vida.

Eso ocurrió en una localidad minúscula del departamento de Sucre. Desde esos horizontes llegó Eliana con su familia al barrio Blas de Lezo. Se hospedaron en casa de parientes cercanos, pero nunca se quedaron con los brazos cruzados: montaron una venta de bolis, pasteles, almojábanas y fritos.

Al mismo tiempo iban haciendo diligencias ante el Gobierno Distrital para conseguir una vivienda y ésta llegó cinco años después. Ahora vive en Ciudad del Bicentenario, donde tiene una venta de almuerzos hechos con leña en la puerta de la casa.

También es parte de la Junta de Acción Comunal de ese barrio y madre líder del programa “Más Familias en Acción”, con cuyos subsidios ha levantado a sus cuatro hijos, pero también sirve de apoyo a las madres titulares con cuanta información nueva envíe el Gobierno Nacional, a través de la sede del programa en Cartagena.

Dice haber superado en gran medida el trauma de haber salido abruptamente de su pueblo, pero aún le quedan algunos resquicios que se traducen en las pesadillas que se le presentan en la madrugada cuando cuatro hombres encapuchados la persiguen por entre el monte.

Aclara que en la versión onírica no existe el pozo que le salvó la vida, sino una luz repentina que se enciende cuando los hombres logran agarrarla. Ella despierta sudorosa y con los ojos acuosos, pero termina agradeciendo a las divinidades el que sólo haya sido un mal sueño.

Por eso se siente con la suficiente autoridad para recomendarle a su grupo de madres titulares que aprendan a dejar los malos recuerdos allá donde se originaron y que agradezcan las nuevas oportunidades que la vida les está presentando.

Jacqueline Perea Blanco, directora de Más Familias en Acción”, señala que Eliana es uno de tantos testimonio de superación que tiene ese programa en esta capital, donde la mayoría de las opiniones apuntan a que las ayudas monetarias que envía el Gobierno Nacional suelen ser malbaratadas por las personas que las reciben.

Pero, según la funcionaria, hay personas como Rosiris Arrieta Torres, quien empezó siendo beneficiaria, después fue madre titular, madre líder y ahora es funcionaria del programa, lo que no le quita tiempo para participar en la Junta de Acción Comunal del barrio Villas de Aranjuez, donde vive.

Hace 15 años, Rosiris y su familia llegaron a Cartagena procedentes de los Montes de María. Cuando se enteraron de la masacre que perpetraron los paramilitares en la localidad de El Salado, consideraron que lo mejor era retirarse antes de que la tragedia les diera el zarpazo.

Primero vivieron en Villa Rosita y en San Bernardo de Asís, dos lugares en los que Rosiris logró sacar a flote sus dotes de liderazgo,  los que solidificó haciendo parte de Más Familias en Acción, como madre líder y ahora como funcionaria.

Pese a tantas actividades, siempre tuvo el tiempo suficiente para levantar a sus dos hijos y estudiar “Tecnología en desarrollo ambiental”, conocimiento que aplica en su mismo barrio respecto al manejo de los desechos y a la cultura ciudadana en cuanto a las buenas relaciones vecinales.

Sin embargo, opina que lo que más le preocupa es el crecimiento del microtráfico en las esquinas, “y hacia la erradicación de él es donde los vecinos tenemos que dirigir el liderazgo”, afirma.

En similares condiciones se desenvuelve la vida de Denis Milena Pacheco Castro. Ella no es víctima de la violencia, pero entre las 100 familias que maneja como madre líder hay algunas que sí tienen historias que conmueven hasta la última cifra.

En el sector La Unión, del barrio El Pozón, está su cuartel de operaciones, que es su residencia, la que ha ido remodelando poco a poco, administrando hábilmente los recursos que recibe del Estado.

Es la vicepresidenta de la Junta de Acción Comunal, tiene cuatro hijos y una nuera que hace las veces de secretaria cuando tiene que salir de casa en casa a compartir las informaciones que le llegan del programa.

La misma comunidad la propuso como madre líder, y de ella esperan que algún día el sector deje de inundarse en invierno y que algunos jóvenes logren desprenderse de las garras de la delincuencia.

Al otro extremo del barrio, en el sector 19 de febrero, está Ana Beatriz Escolar, quien dice, muerta de la risa, que “la casa más fea de El Pozón era la mía”. Y agrega que no solamente era fea sino también que las lluvias inundaban su terraza y hasta lograban meterse en el piso de tierra que tenía por sala.

Apenas tenía 16 años, y ninguna opción de trabajo, cuando parió a su primer hijo. Pero gracias a “Más Familias en Acción”, logró culminar el bachillerato y estudiar “Asistencia administrativa”, con lo cual fue ascendiendo hasta convertirse en empleada del mismo programa.

Gracias a su tesón y al apoyo estatal logró que sus tres hijos coronaran sendas carreras universitarias, en épocas en que nadie creía en las bondades de “Más familias en acción”.

Una de las peluquerías más populares del barrio La María es la de Osiris Taborda Sierra, quien cuenta que “ni para comer tenía antes de conocer el programa”, afirmación que corroboran sus cuatro hijos, quienes pertenecen a “Jóvenes en acción”, un apéndice de “Más Familias...”, que los apoya con los gastos propios de sus jornadas estudiantiles.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

Notas recomendadas
2458 fotos
69309 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese