Indicadores económicos
2017-06-29

Dólar (TRM)
$3.023,64
Dólar, Venta
$2.905,00
Dólar, Compra
$2.715,00
Café (Libra)
US$1,45
Euro
$3.439,39
UVR, Ayer
$251,16
UVR, Hoy
$251,18
Petróleo
US$44,74

Estado del tiempo
2017-06-29

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 10:52

Marea max.: 11 cms.

Hora: 03:48

Dirección viento: Sureste

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.2 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-06-29

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Buscar tierra alta

Colombia ha soportado catástrofes arrasadoras, como la avalancha de Armero o el terremoto del eje cafetero, pero nunca había padecido un desastre tan implacable y prolongado como el invierno que nos azota.

Muchos estarían de acuerdo con el presidente Santos en que este es el “peor invierno de la historia”, especialmente porque muchas regiones no habían terminado de recuperarse de los estragos causados por las lluvias en 2010 cuando ya les estaban cayendo encima las de 2011.

Según el director general del Socorro Nacional de la Cruz Roja Colombiana (CRC), César Urueña, el invierno de 2011 ha dejado, entre el 1 de septiembre y el 6 de diciembre, 134 muertos y unos 500 mil damnificados, y ha provocado además la destrucción de 967 viviendas y averías en 78 mil casas, derrumbes enormes en las zonas montañosas e inunda-ciones graves de poblaciones enteras en 429 municipios.

Desde octubre de 2010, las lluvias intensas han dejado unas 500 personas muertas y al menos 2 millones de damnificados, con pérdidas que se calculan en 5 mil millones de dólares, según el Sistema Nacional de Prevención y Atención de Desastres.

En solo tres meses, los colombianos hemos soportado 859 eventos trágicos, entre avalan-chas, deslizamientos, inundaciones, tormentas eléctricas, vendavales y procesos erosivos.

Son los efectos devastadores derivados del cambio climático, que ya no es una amenaza para Colombia, sino una realidad patética, para la cual todavía no nos hemos preparado su-ficientemente. No se trata solo de reparar daños físicos, o de saber en abstracto que lo que viene es grave, sino de asumir un estilo de vida diferente, que siempre consulte la convenien-cia ambiental.

El asunto es que ya no hay tiempo para una preparación amplia, meticulosa y pacien-te. El desastre llegó hace mucho tiempo, y no sabemos a ciencia cierta cuándo terminará su acción devastadora. Lo primero, después de las labores de atención inicial y mitigación de las consecuencias, es la de conocer la experiencia de las naciones de Centroamérica, que viven desde hace unos tres años un drama de la misma intensidad.

Reiteramos que tenemos que convencernos de que nos tocará convivir con los efectos del cambio climático y aprender a defendernos de ellos, lo cual exigirá un cambio radical de costumbres y una nueva planificación del crecimiento urbano y rural, estableciendo cuida-dosamente parámetros para construir asentamientos humanos y para manejar las cuencas hidrográficas.

Debemos utilizar toda la energía el espíritu de solidaridad que nos caracteriza, que es sufi-ciente para mitigar momentáneamente la tragedia de tantos compatriotas, pero que no al-canza para adecuarnos a una vida donde el régimen del clima se transforma tan rápida y drásticamente.

Pero a la larga tendremos que cambiar muchas de nuestras costumbres y modificar el frenesí ambicioso que arrasa tierras y construye edificaciones por todas partes, sin detenerse a pensar en los efectos a corto y largo plazo.

En Cartagena, es imprescindible poner en marcha una planificación cuidadosa del desa-rrollo urbano, antes de que las aguas nos cu-bran sin remedio. Tenemos que buscar tierra alta, física y mentalmente.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

El problema no es el invierno

El problema no es el invierno , sino que nunca creemos que pasara algo y si pasa que lo solucionen otros... cuantos construyeron en zonas prohibidas? cuantas obras no realizadas o existentes solo en papel? cuanta corrupcion en todo esto que esta pasando ?? y cuan la debilidad del estado en castigas a todo el que metio mano o peor aun no metio mano para hacer algo..... el mismo caso de siempre.... y no pasa nada..... hoy toca llorar simplemente... ya es tarde... y la vida sigue....

I remenber that....(por lo

I remenber that....(por lo general toda nueva teoria pasa por tres etapas: en la primera los contradictores dicen ke es insulsa o el tipo está loco; con el pasar del tiempo la teoria adquiere importancia y los detractores dicen ke, si bien tiene alguna importancia, no es trascendente; y cuando pasa mas tiempo y evidentemente es trascendental, entonces los detractores dicen ke lo dijeron primero)...20 years ago take an desing architec degree and know the sustanaible development. I was renamed "crayzy".

Es un ejemplo de lo que se

Es un ejemplo de lo que se conoce como desarrollo no sostenible y lo ke pide el editorial en terminos urbanos -por definicion- es justamente lo contrario. Muchas cosas sugieren ke el patrón de ocupacion del territorio en 200 años de republike(ta) hace aguas y -segun Murphy- tenderá a empeorar a un extremo o al otro.

SI EL EDITOR SABE TODO ESTO,

SI EL EDITOR SABE TODO ESTO, QUIENES DIRIGEN LOS DESTINOS DEL PAÍS TAMBIÉN, Y LOS CIUDADANOS DE A PIE QUE COMO YO SOMOS LA MAYORÍA, EL VERDADERO PUEBLO, QUE VIVIMOS AL VAIVÉN DEL ESTILO DE VIDA QUE NOS IMPONEN, EXCLAMAMOS: ¡DIOS MIO! POR QUÉ TANTA
INFAMIA. Y COMO EL CHAPULÍN COLORADO........Y.......AHORA.............¡QUIÉN PODRÁ DEFENDERNOS!
CON RAZÓN DIÓGENES EL CÍNICO SE FUE A VIVIR A UN TONEL LEJOS DE LOS POLÍTICOS Y DEL MUNDANAL RUIDO.