Indicadores económicos
2017-07-23

Dólar (TRM)
$3.010,77
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.505,13
UVR, Ayer
$251,53
UVR, Hoy
$251,55
Petróleo
US$45,77

Estado del tiempo
2017-07-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 06:32

Marea max.: 26 cms.

Hora: 23:39

Dirección viento: Sur sureste

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Corte ordena indemnizar a familia de víctima de descarga eléctrica

Una reciente decisión judicial adoptada por el Tribunal Superior de Ibagué y desvirtuada en recurso extraordinario de casación por la Corte Suprema de Justicia dejaría en entredicho la efectividad y el acierto con el que se estaría tomando trascendentales decisiones a favor o en contra de las víctimas.

Prueba de ello es lo ocurrido en el proceso que contra la firma Ingeniería Castell Comercial Ltda. en liquidación y Seguros del Estado S.A. promovieron Yamile Mesa Sandoval y Alejandra Ruiz Mesa por sus responsabilidades en los hechos en que perdiera la vida su esposo y padre José Eduardo Ruiz Sánchez.

Tras revisar el fallo proferido por el Tribunal Superior de Ibagué, el 12 de marzo de 2010, a través de su Sala Civil Familia Laboral, con el que se absolvió a las entidades demandadas para hacer efectivo el pago de una indemnización millonaria por los perjuicios causados con la muerte de Ruiz Sánchez, la Corte determinó que hubo graves errores de procedimiento por parte de los magistrados al frente del principal órgano de justicia en el departamento del Tolima.

ANTECEDENTES

El 8 de enero de 2003, el odontólogo José Eduardo Ruiz Sánchez y su familia, como muchas otras personas, se disponían a despedir el último puente festivo de las festividades de final y comienzo de año.

Como es tradición en Colombia, Ruiz Sánchez y los suyos eligieron un destino veraniego para pasar el que creían sería un inolvidable fin de semana, por eso optaron por una finca en el municipio de Carmen de Apicalá.

Aún así, transcurridos cuatro días, el emotivo encuentro familiar pasó rápidamente de la alegría a la tragedia, la mañana del 12 de enero, cuando el también topógrafo, José Eduardo Ruiz, quiso bajar de los árboles de la finca Don Camilo, donde se hospedaban, algunos mangos, empleando para ello una vara metálica, sin percatarse de que por entre las ramas cruzaban varias redes eléctricas de media tensión, con las que hizo contacto, recibiendo una descarga que acabó con su vida.

Las primeras investigaciones permitieron evidenciar que para el hoy occiso había resultado prácticamente imposible detectar la existencia de las líneas de conducción eléctrica por cuanto las ramas de los árboles les cubrían en su totalidad, denotando además el descuido en el que había incurrido la firma de Ingeniería Castell Comercial Ltda.; contratada entonces por la empresa electrificadora del Tolima Electrolima S.A. ESP en liquidación para las labores de mantenimiento preventivo de los tendidos eléctricos en el sector, y por extensión la compañía Seguros del Estado S.A., con la que se contrató las pólizas respectivas para este tipo de episodios.

BATALLA JURÍDICA

Bajo estos argumentos, la familia de la víctima emprendió una batalla jurídica en procura de obtener una indemnización en contra de los responsables que por la vía civil se tradujera en reparación mediante compensación económica.

Fue así como inicialmente, el 16 de enero de 2009, un Juzgado del Circuito Judicial de Melgar ordenó el pago de 599 millones 204 mil pesos por concepto de lucro cesante y además 100 salarios mínimos legales mensuales vigentes por daños morales.

Al ser notificada, la compañía Seguros del Estado S.A. se opuso, aduciendo prescripción de la acción derivada del contrato de seguro, inexistencia de la obligación por inexistencia de siniestro, cobertura y responsabilidad de la aseguradora hacia la víctima.

Haciendo uso de los principios legales, las partes demandadas interpusieron recurso de apelación ante la Sala  Civil Familia Laboral del Tribunal Superior de Ibagué que el 12 de marzo de 2010 dictó sentencia, dejando sin piso al fallo de primera instancia, al absolver a Seguros del Estado S.A.

RECURSO EXTRAORDINARIO

Inconforme con el pronunciamiento, la familia de José Eduardo Ruiz dio el aval a su apoderado, el abogado casacionista Armando Polanco, para que llevara su caso hasta la Sala de Casación civil de la Corte Suprema, que el pasado 8 de septiembre, de manera definitiva, casó parcialmente la sentencia del Tribunal de Ibagué, dando lugar al pago de las indemnizaciones a esposa e hija de la víctima.

De acuerdo con el jurista Armando Polanco, dentro de los aspectos más relevantes del fallo emitido por la máxima instancia judicial en el país, se destaca el hecho de que, por un lado, se reproche al Tribunal el ignorar parte de las pruebas incorporadas al expediente, y por otro, en dar una equivocada interpretación a la norma, al considerar prescrita la acción por el vencimiento de los términos en un lapso de dos años cuando realmente estos se extendían por cinco.

“Si la Corte Suprema de Justicia se da cuenta de que el término son cinco años y el Tribunal entiende que son dos, es una equivocación como la llama la Corte: garrafal, y ese es el sentido de la casación.

“Lo que sorprende es que usamos precedentes de la Corte que eran recientes de 2005 a 2007 en un fallo que se toma en el 2010 por el Tribunal, pero cómo es que la Corte va a tener que decir lo mismo que ya había dicho hace poco tiempo, para que el Tribunal comprenda lo que ya debe ser comprendido por todo el aparato judicial colombiano”, dijo el abogado Polanco, al explicar los alcances de la sentencia.

¿DESCONOCIMIENTO?

Según Armando Polanco, abogado de la parte demandante, el pronunciamiento de la Corte cuestiona el papel desempeñado dentro del proceso por el Tribunal Superior, lo que, a su juicio, podría repetirse en otros casos.

“Quisiera que uno no tuviera que estar litigando en proceso de casación, pero es ese el lugar en donde en el Tolima se tiene vocación para hacer cosas justas, encontrar una respuesta justa”, aseguró Polanco, al añadir que preocupa que muchas víctimas no cuentan con la solvencia económica para pagar los costos de representación legal en este tipo de litigios y, también, que se tenga que utilizar cada vez con mayor frecuencia el recurso extraordinario de casación, por cuanto, como bien señala la Corte, el Tribunal no es el mejor observador del expediente en punto de pruebas.

Y es que para el jurista llega a haber tal desconocimiento de la norma que, en el caso en mención, se excluyó de toda responsabilidad a Seguros del Estado S.A. por prescripción de la acción civil por haberse tomado una acción directa tras Seguros del Estado S.A., cuando primero debió haberse demandado a la electrificadora Electrolima S.A. ESP en liquidación, ignorando que algunas reformas al régimen de seguros en el año 1990 contemplaron que se puede demandar directamente a la compañía de seguros, sin necesidad de acudir primero a reclamos ante el asegurado.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese