Indicadores económicos
2017-07-26

Dólar (TRM)
$3.016,55
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,55
Euro
$3.539,24
UVR, Ayer
$251,57
UVR, Hoy
$251,58
Petróleo
US$47,89

Estado del tiempo
2017-07-26

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 08:48

Marea max.: 17 cms.

Hora: 01:12

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2 -
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El bueno seguirá vivo

El albañil de 57 años que el pasado 16 de septiembre ganó una larga batalla jurídica para defender su identidad luego de ser capturado por tener el mismo nombre del guerrillero “Jorge Briceño Suárez”, hoy descansa en su casa de Santa Marta (Magdalena), porque por fin su tocayo, el malo, estará bajo tierra.

Jorge, el bueno, puso una tutela para que se defendiera su derecho al buen nombre, luego de ser identificado por diferentes organismos de seguridad como el “Mono Jojoy”.
Aunque la Corte encontró que incluso el Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) hizo un estudio en el que el verdadero nombre de alias ‘Mono Jojoy’ era Víctor Julio Suárez Rojas, no le aclaraban la situación.
Ni eso, ni ser el de mentiras, delgado y sin bigote, le sirvió para que la autoridad se la “dejara de montar”, pues tener un tocayo tan perseguido le costó arrestos, que a sus hijos les negaran la visa americana en varias ocasiones y que algunas empresas no le dieran trabajo para evitarse problemas por su identidad.
Por eso, mientras el país celebra la muerte del terrorista, el samario siente alivio, pues ya nunca más le “echarán mano” por los delitos de su homó-nimo abatido en la operación “Sodoma”.
Ser el tocayo de uno de los cabecillas de las Farc, le costó no poder abrir cuentas bancarias, no recibir su pasado judicial ni visas a ningún país. Tam-poco le daban trabajo por miedo a que fuera el guerrillero.
Pese a sus diferencias físicas con el terrorista, no pudo evitar detenciones cada vez que intentaba viajar a otra ciudad del país.
"En la terminal de Santa Marta, me detuvieron, llamaron al Ejército, me esposaron y me mandaron a la Sijín. Es bastante degradante", recordó.
Por tener el mismo nombre del ahora muerto ha sido acusado de homicidio, rebelión, terrorismo y secuestro.
Para el costeño lo más difícil de llamarse Jorge Briceño fue llegar a una mesa de votación y encontrar que no podía ejercer su derecho a votar, porque el Gobierno le había cancelado la cédula sin explicación alguna.
Dice que aunque no se alegra de la muerte del guerrillero, siente que a partir de ahora las cosas pueden ser más fáciles para él y su familia.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese