Indicadores económicos
2017-02-19

Dólar (TRM)
$2.902,81
Dólar, Venta
$2.858,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,64
Euro
$3.091,49
UVR, Ayer
$243,77
UVR, Hoy
$243,86
Petróleo
US$53,40

Estado del tiempo
2017-02-19

marea

Marea min.: -16 cms.

Hora: 14:33

Marea max.: 9 cms.

Hora: 06:40

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.1 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-02-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Más rápido cae un mentiroso que un cojo: cazamentiras en caso Colmenares

-A A +A
 

La sorpresiva salida del fiscal 11 de la Unidad de Vida, Antonio Luis González del publicitado caso Colmenares, en el que las jovencitas Jessy Quintero y Laura Moreno, son investigadas por su aparente relación con la muerte de Luis Andrés Colmenares, generó revuelo durante la semana que termina (Lea aquí Cambian a fiscal del caso Colmenares)

Si bien es cierto que la autonomía del Fiscal General para relevar sus funcionarios no está en duda, no deja de causar suspicacias las razones que motivaron el cambio en este proceso, y al cual llegó a la fiscal Marta Lucía Zamora.

Una de los aspectos que se rumora habrían estado tras la determinación, fue la aparente intención de González de contar con el apoyo de la administradora de empresas de la Universidad del Rosario Rita Karanauskas, y quien él esperaba le daría luces sobre los vacíos y posibles falacias que se estarían tejiendo.

Aunque admite que nunca se vinculó al caso de manera formal, Rita sí reconoce que fue contactada por González para ayudarle, y aunque no precisa aspectos sobre las conclusiones de su estudio, el cual sigue desde sus inicios “por puro interés profesional”, es clara al señalar que sí hay aspectos que han quedado en el aire e información que ha dejado de revelarse.



¿QUÉ HACE RITA?

Pero ¿qué podría hacer una administradora de empresas por la verdad que se busca en un proceso judicial?

La respuesta es simple, ella se especializó en comunicación no verbal y detección de mentiras, conocimientos que le permitieron escribir el libro ‘Caza Mentiras’, los mismos que la han llevado a desempeñarse profesionalmente en los Estados Unidos, donde este tipo de análisis sí son avalados en casos como el que concentra la atención del país.

Esta mujer cuenta con la habilidad de poder ‘pillarse’ a través de “señales de alerta” las falsedades en que se quiere, de una o otra manera, hacer creer al otro, o de los que es igual; de los errores con los que se pueda afectar…, este caso a la justicia.

“Yo trabajo con un grupo de peritos en mi área académica, y les comenté que estaba analizando el caso de Laura Moreno por interés propio”, dice Rita como antesala a la razón que la vinculó con González. “De alguna manera el fiscal se enteró y me contactó y como le pareció muy interesante todo, quiso saber más”, agrega.

Fueron precisamente los estudios con el psiquiatra Paul Ekman (consultor científico de la serie Lie to me) y las credenciales de Karanauskas las que impresionaron a Gonzáles el día en que se conoció con Rita.

“Él me preguntó si yo quería ser perito de ese caso”, dice al recordar el día que se entrevistó con el fiscal González.

“Yo le respondí que me parecía muy interesante poder hacer algo desde el punto de vista de mis estudios, que no se ha hecho en Colombia”, añadió la mujer.

“Sólo fue una propuesta, nunca estuve vinculada como tal”, añade  la profesional sin dejar de advertir que las investigaciones que hasta el momento ha adelantado en el caso Colmenares no las ha hecho sobre documentos oficiales, sino sustentada en las versiones de medios de comunicación. No necesita más. “Mis análisis han sido para mi… no han llegado a la Fiscalía”, señala.

Y aunque no reveló las conclusiones a las que arribó para no afectar el proceso, y por la “turbulencia” que dice existe, sí consideró que “se han dejado de decir muchas cosas”.

“Aquí se está omitiendo información, hay lapsos de tiempo importantes en los que no tenemos información”, dice sin titubear.

Quizá esto es lo que le da la razón a Luis Alfonso Colmenares, padre del Luis Andrés, respecto de la solicitud para que la “caza mentiras” hiciera parte del caso. (Lea aquí Padre de Luis A. Colmenares, de acuerdo con solicitar una “cazamentiras”)

“Esta es una señal de alerta la cual se puede confrontar con información adicional”, manifiesta Karanauskas en un claro llamado de atención para que se le siga la pista a este caso y se tengan en cuenta aspectos que pareciera no han sido considerados.

Frente a las versiones que enlazan la salida de González por la vinculación con ella, considera que eso no tiene que ver. “Entiendo que esa es una decisión que se tenía pensada desde hace unas semanas”, dice.

“Una vez yo oigo un testimonio, lo transcribo palabra por palabra, de manera absolutamente exacta, y a través de cada palabra me doy cuenta de dónde puede haber omisiones o cambios de información”, dice Karanauskas al explicar su proceder “a uno sólo le cuentan lo que las personas quieren que uno sepa. La gente nunca se da cuenta de la cantidad de información que da cuando habla, más de la que quieren”.



LAS SEÑALES

Precisamente los cambios de voz y los giros repentinos a la hora de expresarse, entre otros, son algunos de los aspectos que tras la evaluación de esta profesional son sometidos a otros análisis en una ayuda interdisciplinaria, que le permiten arribar a conclusiones certeras.

Lo cierto es que este tipo de manifestaciones no son utilizadas en Colombia, más sí en países como Estados Unidos, donde se han desarrollado mucho más la labor de Rita, quien al valorar el peso de sus indagaciones se refiere al cotejo que de sus conclusiones dan otros analistas, entre ellos poligrafistas.

“Yo no hago exámenes en los que diga si la persona miente o no, como los peligraos. En los Estados Unidos el punto de partida de toda investigación es el análisis del testimonio... Lo hace el FBI, los entes judiciales, etc”, señala Rita, quien además dicta en la Universidad del Rosario en Bogotá el diplomado ‘Técnicas de habilidades en detección de mentiras’.

Por ahora, Rita espera poder conocer a la nueva fiscal del caso par dar poder explicarle qué es lo que hace. “Es deber de la Fiscalía investigar los procedimientos nuevos que existen en el mundo, y no darlos por cerrados antes de documentarse.

Hoy, mientras Rita adelanta su investigación en el caso Colmenares, Oneida Escobar, madre de Luis Andrés, espera la respuesta del fiscal general, Eduardo Montealegre, acerca del porqué del cambio de González, al igual que la certeza de que esta no sea una estrategia para dilatar el proceso. (Lea más sobre el Caso Colmenares)

Por su parte, el fiscal González, quien dijo respetar la determinación de Montelagre señaló: “Lo que deseo es que el caso no quede en la impunidad (…) Le entrego el expediente a la doctora Zamora para que ella continúe, y agregó “entrego el caso en unas condiciones optimas, recuerde que el proceso estaba casi archivado y se lo entrego en juicio, para que ellos se lo ganen”.



EL HECHO

Luis Andrés Colmenares salió en la madrugada del 31 de octubre de 2010 de una fiesta en compañía de Laura Moreno y Jessy Quintero, quienes han reiterado que luego de acompañarlo a comprar un perro caliente, éste salió corriendo y se cayó al caño.

Laura lo persiguió y vio que cayó al caño del parque El Virrey. El canal, de ladrillo y concreto, está a dos metros de profundidad y por él va una corriente de agua de 20 centímetros.

Las jóvenes aseguran que buscaron a Luis y pidieron auxilio, primero a la policía y luego a los bomberos.

Una brigada lo buscó en el caño y no lo encontró. También alertaron a la familia.

La mamá llegó poco antes de las seis de la mañana y, tras recorrer los hospitales, a las seis de la tarde exigió una nueva búsqueda.

El cuerpo apareció a las ocho de la noche, en el túnel que se forma bajo el cruce de la carrera 15 con el parque lineal.

El primer fiscal del caso negó que al principio de la investigación existieran pruebas que apuntaran a que el fallecimiento del joven fue causado por un homicidio. Habló de suicidio.

El fiscal González ha considerado que a Luis Andrés “Lo mataron y luego pusieron su cuerpo en el caño del Virrey”.

Esta afirmación la sustenta en tres elementos: la forma y lugar en que apareció el cadáver, las irregularidades de la necropsia oficial y la interpretación de un nuevo dictamen hecho por el médico forense Máximo Duque.



DATO

- Marta Lucía Zamora estuvo como fiscal encargada del ente investigador tras la salida de Viviane Morales.

- Laura Moreno y Jessy Quintero están privadas de las libertad, la primera es acusada de homicidio en coautoría impropia y la segunda falsos testimonio y encubrimiento.

Notas recomendadas
2408 fotos
67277 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

En un proceso tan delicado y

En un proceso tan delicado y donde todo el país tiene los ojos puestos, deja mucho que pensar toda Colombia sabe lo que sucedió, desafortunadamente no todos podemos probarlo esto si le toca a las autoridades competentes y ojalá que así sea

La posicion del fiscal

La posicion del fiscal general demuestra q el poder economico está por encima del poder judicial pero nunca por encima de la justicia divina,estas mujeres auque queden libres seran vistas antes los ojos del mundo como unas ASESINAS,ASESINAS,ASESINAS,felicito al fiscal gonzalez por la honestidad con que manejó esté caso, pero que mal ejemplo le muestra a la sociedad colombiana este fiscal general,me hace recordar a Osorio,Gomez Mendez,Valdivieso,Iguaran,titeres de su patron de turno.

Si yo fuera juez

Si yo fuera juez las declararía completamente inocentes. El joven sale de la fiesta en estado de alicoramiento, el frio y la humedad de la noche Bogotana aumentan aun más su resaca y mientras se come un perro caliente sin previo aviso sale a correr sin rumbo fijo, con tan mala suerte que cae accidental y fuertemente de cara al fondo Caño el Virrey (canal obscuro y resbaloso) el cual tiene una profundidad aproximada de 2 metros. La fiscalía no pudo probar que fue homicidio por que solo hay fracturas en su rostro, esto reafirma el hecho evidente de que hubo un fuerte impacto de cara. Si hubiera sido una brutal golpiza habría fracturas o moretones por todo el cuerpo pero este no es el caso. Adicionalmente no hay testigos que den fe que hubo una golpiza pues los tres que habían ya declararon haberle mentido a la justicia. En cambio si hay una testigo presencial de los hechos, Laura Moreno, quien infructuosamente intentó evitar que siguiera corriendo y fue escuchada vía celular por varios de los amigos de Luis Andrés Colmenares justo en el instante cuando presenció el accidente (cerca de las 3:30 AM).

Los bomberos del primer turno (4:47 AM) no vieron el cuerpo dentro del túnel ubicado en la calle 87 con carrera 15 (justo debajo del CAI el Virrey) pues nunca entraron al mismo, solo alumbraron desde los costados por procedimientos de seguridad dado que el túnel de 80 metros de largo contenía abundante cantidad de agua. El cuerpo yacía en el desnivel de 50 cm de profundidad que hay dentro del túnel y totalmente cubierto por agua pues había llovido mucho esa noche según el IDEAM. Los bomberos del segundo turno (7:07 PM) lo encuentran rápidamente pues entraron dentro del túnel porque ya se podía caminar con seguridad (el nivel del agua dentro del túnel había bajado a 15cm).

Aunque el cuerpo fue encontrado boca abajo, las livideces (acumulación de sangre) aparecen en la espalda porque el cuerpo fue ubicado por los miembros del CTI en esa posición desde que levantaron el cuerpo (10:30 PM) el domingo 31 de octubre hasta cuando Medicina Legal inicio la necropsia el día siguiente a las 2:45 PM (lunes 1 de noviembre), tiempo suficiente para que la sangre se transpusiera a la espalda. La necropsia de Medicina Legal y la realizada por la Fiscalía por intermedio del Forense Máximo Duque son complementarias, se diferencian por la forma en que describen las heridas pero ambas concluyen que la muerte fue violenta a determinar (homicidio, suicido o accidente) y que el joven murió ahogado pues había agua en sus pulmones. Mi conclusión es que claramente se trató de un lamentable accidente: caída de altura que produjo graves fracturas en el rostro, inmediata pérdida de conciencia y ahogamiento mientras el cuerpo era arrastrado por la corriente hasta el desnivel del túnel.

El único responsable de la muerte del joven Luis Andrés Colmenares fue el propio estudiante pues fue muy imprudente al excederse en el consumo de licor (Vodka, Aguardiente y Cerveza) y por mezclarlo adicionalmente con bebida energizante. Absolvería a las acusadas por certeza y ordenaría que fueran reparadas ejemplarmente tanto económicamente como en su honra, dignidad y buen nombre, pues fueron vulnerados gravemente sus derechos (libertad y presunción de inocencia) al haber sido privadas de su libertad injustamente durante 1 año y haber sido víctimas de linchamiento mediático por 4 años. Contra esta decisión procederá recurso de apelación, el cual será confirmado por el Tribunal Superior de Bogotá en segunda instancia.