Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - [object Object] - N/A

Murió una leyenda: "El Capi" Francisco Ospina Navia

-A A +A
 

Luchando por la vida hasta el último momento murió la noche del sábado anterior en una clínica de esta ciudad el capitán Francisco Ospina Na-via, un hombre que a pesar de no haber nacido en Santa Marta, la quiso como un hijo nativo de esta tierra, defendiendo ante todo la naturaleza que le rodea, el mar, el Parque Nacional Tayrona y la Sierra Nevada de Santa Marta.

“El Capi” Ospina Navia, como cariñosamente le llamaron en todo el departamento del Magdalena nació en el año 1924 en el municipio de Usmed (Cundinamarca) hace 86 años y su amor por la naturaleza y sobre todo por el mar, lo hizo convertirse en un experto navegante, recorriendo en embarcaciones de todos los tamaños no solo a Colombia, sino también a otros países del mundo, recibiendo importantes reconoci-mientos nacionales e internacionales.

SU LLEGADA
En sus recorridos por todo el país a través del mar llegó a Santa Marta en la época de los años 1950 y enamorado de las hermosas playas de El Rodadero y la bahía se asentó en esta ciudad, convirtiéndose años más tarde en capitán del Puerto de Santa Marta.
Conformó su familia con la señora Mercedes de Armas de Espinosa, de cuya unión nacieron Juan Carlos, Ana Lucía Mercedes, Marta Inés, María Cristina y Franco Ospina, quien le ha seguido sus pasos en el mundo de la navegación.
En sus últimos años de vida estuvo acompañado de sus hijos, 19 nietos, 3 bisnietos y también de su segunda esposa la economista bogotana, Tatiana Torres del Río, quien compartió y trabajó junto a él en interesantes proyectos en pro del medio ambiente que rodea a la Perla del Caribe y por los hermanos mayores, los indígenas que habitan en la Sierra Nevada de Santa Marta.

SUS ÚLTIMOS DESEOS
Hoy su cuerpo es velado en la Funeraria Americana y sus seres queridos le harán cumplir sus últimos deseos, pues el pidió que lo cremaran y arrojaran sus cenizas al mar, específicamente al frente del Acuario y Museo Mar El Rodadero ante la presencia de su familia, por este motivo, se espera que regrese a la ciudad, su hijo Franco Ospina de Armas, quien en estos momentos se encuentra navegando en su velero en los mares de Indonesia.
Al capitán Francisco Ospina Navia, se le debe mucho, comenzando, porque fue creador de la Fiesta del Mar en el año 1959 al lado del tam-bién navegante José “Pepe” Alzamora, y del profesor Emilio J. Bermúdez, director de la primera oficina de Turismo que existió en la ciudad en ese mismo año.

DEFENSOR DE LA FAUNA Y FLORA
El Capitán Francisco Ospina Navia fue además, un gran defensor de la fauna y la flora marina, tanto así que muchas veces y con una gran valentía no dudó en enfrentarse a las autoridades locales de turno para expresar su inconformismo ante algunas medidas que consideraban contraproducentes, especialmente aquellas que podía atentar contra el medio ambiente, como el transporte de carbón muy cerca de la zona turística en la ciudad de Santa Marta.
Ospina Navia, también fue el creador del proyecto Tayronaka, un área ecológica en comprensión del Parque Natural Tayrona, región en donde presta apoyo a miembros de la comunidad indígena Kogui, a la que ha defendido y ayudado durante los últimos años, pues él considera que a los hermanos mayores se les debe respeto y a ellos se les puede aprender ante todo el amor y la defensa de la naturaleza.
Con Tayronaka en el Parque Nacional Tayrona, tuvo la oportunidad de conocer detalladamente a la comunidad Kogui, y les ayudó a reconstruir las terrazas al estilo Tayrona, permitiendo el manejo de los terrenos empinados en las estribaciones de la Sierra Nevada.
En los últimos años, la gestión y el manejo del acuario de Santa Marta ‘El Capi’ se lo delegó a sus hijas. Pero siempre estuvo pendiente de este lugar, pues sigue siendo un atractivo fundamental del turismo y que seguramente se mantendrá vigente por mucho tiempo por la importante labor educativa y turística que representa en la capital del Magdalena.

Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63892 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Quiero pensar en un más allá,

Quiero pensar en un más allá, El Capi y Cousteou, pleanean una aventura en el innoto mar de la eternidad, llevan a Maqroll El Gaviero de Piloto, y a Obregón para que pinte las maravillas que han de encontrar. Capi gracias¡¡¡, me regalaste tu ejemplo de amor y pasión por el mar. Juan Felipe Restrepo Mesa