Indicadores económicos
2017-07-23

Dólar (TRM)
$3.010,77
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.505,13
UVR, Ayer
$251,53
UVR, Hoy
$251,55
Petróleo
US$45,77

Estado del tiempo
2017-07-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 06:32

Marea max.: 26 cms.

Hora: 23:39

Dirección viento: Sur sureste

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Entrevista al expresidente César Gaviria Trujillo

Veinte años después de haber gestado el cambio político más grande de Colombia del último siglo, la Constitución Política de 1991, el expresidente César Gaviria Trujillo está seguro que esa carta magna incluyó los elementos necesarios para que el país fuera mejor, al punto de estar listo para conseguir la paz.

Distante de hablar del día a día de la política nacional, pero muy abierto para hacerlo del proceso de la Asamblea Nacional Constituyente, Gaviria sostiene que ha faltado reglamentar varias cosas, en especial los derechos sociales por la vía de leyes estatutarias.

No duda en rechazar reformas como la reelección presidencial, pero a la vez sostiene que 20 años después la Constitución sigue muy íntegra, pese a reformas inocuas.

INTEGRA Y REFORMAS

- ¿Cómo ve que está la Constitución Política 20 años después? Creo que la Constitución está bastante íntegra; han hecho algunas reformas inocuas, otras que uno podría decir son inconvenientes y algunas otras que correspondían, como el fortalecimiento de los partidos y el restablecimiento de la extradición. Pero no he sido un partidario de la reelección en cabeza propia y nunca lo voy a ser. Dije recientemente que si se iba a dejar esa norma en la Constitución, se debía tramitar el proyecto que nosotros presentamos para que el presidente, en su segundo mandato, no intervenga en la elección de los órganos de control, para evitar el problema de los contrapesos.

- ¿Cuáles reformas sí han sido necesarias? Creo que como tenemos tantas cosas de la administración, del gobierno, consagradas en la Constitución, de tiempo en tiempo toca cambiar cosas. Cuando el presidente Santos fue ministro de Hacienda introdujo unos cambios a la norma constitucional de la descentralización y después el presidente Uribe lo volvió a hacer. No puedo decir si esos cambios fueron muy malos o muy buenos; apoyé la de Santos, a la otra me opuse, porque me parecía que era un poco centralista, pero no desnaturaliza la Constitución.

- ¿En qué se ha quedado corta la reglamentación de la Constitución? La mayor tardanza está en las normas referentes al desarrollo de la Ley 100, que es hija de la Constitución, todo el sistema de subsidios directos surgió de la Constitución del 91. ¿Qué ha pasado con la salud?, permitieron la integración vertical, que no estaba ni autorizada ni prohibida en esa ley, después le pusieron una limitación, pero lo más grave es que la Constitución le da el derecho a la gente a elegir y eso lo han estado violando sistemáticamente, dejando crear los monopolios en la salud, que son muy dañinos; a mi juicio, más dañinos que la propia integración vertical. No se le puede quitar el derecho a la gente a escoger hospital, eso no lo pueden hacer, es violar la Constitución. Espero que el Gobierno incorpore esos elementos en los cambios que va a hacer.

- ¿Cómo garantizar el cumplimiento de todos los derechos? Ya es hora de que los derechos sociales tengan leyes estatutarias; estamos llenos de problemas por cómo se ejercen los derechos, qué debe hacer el Estado y qué no y como apelar eso. Se originan en que son necesarias leyes estatutarias que digan a qué tienen derechos los ciudadanos; entiendo que es dispendioso, con mayorías calificadas, pero sí son necesarias esas leyes en salud, en educación.

LA REFORMITIS Y LA TUTELA

- ¿Qué hacer para acabar con la costumbre que toda necesidad del país se soluciona con un cambio constitucional? Tenemos muchas cosas, no solo en la Constitución del 91 sino de antes; consagramos todo funcionamiento de la administración pública orgánica a la Constitución, algún día deberíamos desconstitucionalizar eso, porque para cualquier cosa que se vaya a hacer toca meterse con la Constitución, pero no meterse con los derechos, con la tutela. Hay un mundo de aspectos que podrían estar en leyes estatutarias.

- A propósito, ¿cómo ve la reforma que se anuncia a la tutela? Creo que la tutela es un mecanismo eficaz para que haya justicia. No creo que el Congreso vaya a debilitarla, si es que hay reforma a la tutela. Creo que en el tema del choque de trenes, no es que la Constitución quedó mal, sino que el control concentrado de constitucionalidad genera esos problemas y hoy son menos de los que había antes, porque hay voluntad; igual, es un mecanismo que todavía se puede refinar más, para evitar ese choque. El gobierno tiene que mostrar una formula en la que crea y tiene que sacarla adelante.

- ¿Qué ha funcionado bien de la Constitución? Todas las reformas a la justicia, como la tutela;  lo referente a los derechos económicos ha funcionado bien, eso ha permitido el ingreso de los capitales privados al país; la autonomía del Banco de la República ha salido bien; la descentralización, así se opine que dimos mucho en los recursos, el sistema de salud lo administran en las regiones y no en Bogotá. Hoy tenemos una administración descentralizada. La gente se acuerda sólo de lo que falla, pero el país no debe dar un paso atrás en eso.

- ¿Qué le faltó a ese cambio constitucional? Hay cosas de las que acostumbro hablar, como de la falta de un verdadero control político, un estatuto de la oposición que funcione como los controles jurídicos; los mecanismos de excepción han funcionado y se han usado de manera razonable, pero los políticos no están funcionando bien. La moción de censura no ha funcionado muy bien, los informes del Presidente de la República y los ministros deberían ser de control político, pero no tienen mayor contenido; los debates del Congreso se hacen tan poco ordenados que es muy difícil que se les controle, deberíamos empezar a pensar en los sistemas parlamentarios, en los que los ministros en fecha y hora determinada vayan allá y los parlamentarios les pregunten. Ese mecanismo de que todo sea escrito no veo cuál sea la utilidad, él debe saber todo lo que pasa en su cartera y si no sabe, pues vuelve en ocho días y les dice, y se acabó.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese