Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Plan antidrogas, invitado extra a la Cumbre de las Américas

-A A +A
 

El debate sobre la política antidroga no se esperaba en la VI Cumbre de las Américas, pero a última hora llegó. Esta propuesta conjunta de reabrir la discusión -que Centroamérica, México y Colombia llevarán al certamen hemisférico- se perfila como uno de los temas de mayor atención nacional e internacional.

La canciller María Ángela Holguín anunció que este es un debate “de fondo” luego de meses de declaraciones originadas desde diferentes sectores del continente sobre el tema.

Desde hace años, expertos en Colombia y otros países catalogan de “fracaso” la política mundial antidrogas, por lo que consideran que es oportuna la discusión que se dará en la Cumbre de Cartagena, que se efectuará entre el 9 y el 15 de abril; aún más, ante el impacto que el consumo, el tráfico y la producción siguen teniendo en los Estados y sus ciudadanos.

Impacto no sólo por el número de ciudadanos que han muerto en esta lucha, sino también por su efecto en economías y el medio ambiente. Según el más reciente informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en 2010 había en Colombia 62.000 hectáreas con cultivos de hoja coca, 61.200 en Perú y 30.900 en Bolivia.

Por esto, entre otros argumentos, el debate sobre la actual política antidrogas es “sumamente pertinente”, como lo señala John Walsh, coordinador de la oficina de política antidrogas de la ONG norteamericana Washington Office on Latin America (WOLA): “Desde hace varios años hay reclamos de que la política antidrogas no funciona, particularmente en esta región (Latinoamérica), donde se concentra la producción y el tráfico. Pero ya estamos en otro momento en el que no solo académicos y sociedad civil están reclamando, sino que los jefes de Estado y los gobiernos también piden un debate sobre la lucha antidrogas”.

Para Walsh, las políticas antidrogas han fracasado: “Hemos tenido un sinfín de éxitos locales que aportan a un fracaso global. Por ejemplo Colombia ha tenido un éxito relativo”. Por eso sugiere que “para tener una discusión válida hay que incluir temas como la descriminalización, la reducción de daños y otras estrategias de aplicación de la ley. Creo que sería un gran logro tener una discusión franca (en la Cumbre) y establecer un plan concreto de seguimiento de las políticas de drogas”.

Por su parte, el excomandante del Ejercito, general (r) Jorge Enrique Mora Rangel, asegura que “la actual discusión frente a la lucha antidrogas es muy importante, en particular para Colombia, por todo lo que ha pasado el país para enfrentar este flagelo”.

Sin embargo, Mora Rangel difiere de Walsh sobre el éxito o fracaso de las políticas para combatir las drogas ilícitas: “Políticas como por ejemplo el Plan Colombia han sido exitosas. Según Naciones Unidas, hemos tenido una reducción de 65% en cultivos de hoja de coca en el país y en este momento hay 57 mil hectáreas cultivadas de hojas de coca cuando años atrás teníamos 100.000”.



ESTADOS UNIDOS, EN SINTONÍA

En noviembre de 2011, en declaraciones al periódico inglés The Guardian, el presidente Juan Manuel Santos se declaró dispuesto a “abordar un nuevo enfoque” frente a la lucha global contra la drogas. Posteriormente presidentes de países centroamericanos, como los de Guatemala y El Salvador, propusieron reabrir el debate sobre la legalización de las drogas.

Varias reacciones se han escucharon desde entonces, pero han sido reconocidas como más destacadas las de funcionarios de Estados Unidos, como el propio vicepresidente, Joe Biden, quien en una reunión con mandatarios de países de Centroamérica tildó de “legítima” la propuesta de volver a debatir sobre la despenalización de las drogas.

Los pronunciamientos del gobierno norteamericano continuaron pocos días después, cuando el subsecretario de Estado adjunto para asuntos públicos, Mike Hammer, aseguró que su país estaría dispuesto a “discutir” la actual política antidroga en el marco de la VI Cumbre de las Américas.

El presidente Santos no tardó en reaccionar y calificó de “muy importante” dicha declaración: “Creo que eso es algo que hay que valorar y encauzar de forma positiva para que esa posición pueda aportarle al mundo una mejor solución, si es que la encontramos, al terrible tema del narcotráfico”.

Luego, en el consejo de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la canciller colombiana María Ángela Holguín hizo un llamado a sus homólogos de la región a “involucrarse” en las discusiones sobre la lucha contra las drogas en la VI Cumbre, al tiempo que destacó la posición adoptada por Estados Unidos sobre este particular. “Uno de los temas que vamos a tocar es el de las drogas y quisiera que todos estuviéramos involucrados en el planteamiento que se va a hacer. Debemos aprovechar que por primera vez Estados Unidos ha abierto la puerta al diálogo”, dijo la funcionaria en la reunión celebrada en Paraguay.

Entretanto, Paul Simons, Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD), entidad adscrita a la Organización de Estados Americanos (OEA), afirmó esta semana que “los temas de la política antidrogas son responsabilidad de los países, pero nosotros en la OEA los acompañamos en ese proceso (de discusión de la política antidrogas) y hemos servido como foco para forjar las políticas”.



LA LEGALIZACIÓN, ¿UNA ALTERNATIVA?

Al plantear nuevos enfoques y políticas de cara a la futura lucha antidrogas, la palabra legalización siempre está en el ambiente. Sin embargo, hay quienes consideran que esta discusión es prematura.

Para Mora Rangel, la solución a este flagelo debe ser integral. “La solución no está en el combate o en la legalización, debe ser integral. No podemos hablar de legalización. Esta debe ser una decisión conjunta, producto del consenso de todos los países”, aseveró el militar retirado.

Frente a este tema, el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, ha señalado que el Gobierno “no está en este momento ni fomentando, ni participando, ni liderando ningún proyecto que avance en la legalización de la droga”.

La discusión sobre cómo combatir de manera efectiva las drogas ilícitas tendrá un lugar predominante en la VI Cumbre de las Américas, pese a lo cual se espera que no opaque otros ejes de este certamen hemisférico: la reducción de la pobreza y la desigualdad, los desastres naturales, la seguridad ciudadana, el acceso y uso de tecnologías y la integración física de las Américas.

*Del equipo de prensa de la Cumbre de las Américas, especial para Colprensa

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64140 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Ajá,y si legalizan la

Ajá,y si legalizan la droga,¿será que los que estén bajo sus efectos quedan libres de culpa ante la ley,por cualquier hecho que afecte a un ciudadano, ya sea en su salud ,propiedad u honra?,y¿ como demandar al Estado por la dependencia que crea su consumo?,la legalizaíón debe contemplar a quien le toca indemnizar y ¿Castigar?

La legalización de las

La legalización de las drogas, no es un asunto sencillo, de cierto que en E.U. la mafia Italiana, se fundamentó en el contrabando de licores y al legalizarlo su consumo se bajó; pero no podemos comparar dos elementos tan diferentes, en cuanto tiene lo que ver con la psico dependencia y los catastróficos efectos mentales y orgánicos que generan; mas allá de lo económico, parece estar la salud y la dignidad; ¿seremos capaces, de exponer, a las nuevas generaciones, a estos riesgos?.