Indicadores económicos
2017-02-23

Dólar (TRM)
$2.893,55
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.041,98
UVR, Ayer
$244,21
UVR, Hoy
$244,30
Petróleo
US$53,59

Estado del tiempo
2017-02-23

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 01:33

Marea max.: 15 cms.

Hora: 09:05

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-02-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

¿Qué significa que Colombia sea un país laico?

-A A +A
 

A través de la Constitución de 1991, Colombia garantiza la libertad de conciencia. En su artículo 18, la carta magna específica que ningún residente en Colombia será molestado por razón de sus convicciones o creencias y en el artículo siguiente (el 19) se brinda las garantías a la libertad de cultos, lo que quiere decir que toda persona tiene derecho a profesar libremente su religión y a difundirla en forma individual o colectiva.

Aunque ninguna de las dos normas usan la palabra laico, la Corte Constitucional en su sentencia C-350 de 1994  al declarar inexequible la consagración del país al 'sagrado' corazón de Jesús dejó claro lo siguiente:

La constitucionalidad de la consagración oficial de Colombia al Sagrado Corazón era plausible durante la vigencia de la anterior Constitución, la cual establecía que la religión católica era la de la Nación y constituía un esencial elemento del orden social. Pero esa consagración oficial vulnera el nuevo ordenamiento constitucional que establece un Estado laico y pluralista, fundado en el reconocimiento de la plena libertad religiosa y la igualdad entre todas las confesiones religiosas. Se trata de una consagración oficial, por medio de la cual el Estado manifiesta. una preferencia en asuntos religiosos, lo cual es inconstitucional por cuanto viola la igualdad entre las distintas religiones establecida por la Constitución.

Eluniversal.com.co consultó al doctor en Filosofía y profesor asociado de la Pontificia Universidad Javeriana, Roberto Solarte, para resolver algunas inquietudes sobre el significado de ser un país laico y la relación que luego de esto queda entre la religión y la política.

¿Por qué se toma la decisión en la Constitución de 1991 de convertir a Colombia en un país Laico?

Los estados modernos que surgen después de la revolución francesas son países laicos, en los que el Estado se separa de la Iglesia. Es un tema de la cultura occidental y se desprende de la cultura cristiana.

El cristianismo tiende a desplazar la fe religiosa y a poner a las personas en el centro. El efecto político del cristianismo es que el Estado sea Laico.
Si analizamos el texto biblico, es un texto que va recopilando todo lo que las religiones van diciendo y el centro de todo es la muerte de Cristo. Cristo muere porque la religión judía lo condena. Nosotros decimos Cristo es Dios, entonces estamos diciendo que al Dios nuestro, al de los cristianos, lo asesinó la religión o más bien la intolerancia a otras creencias.

El mundo cristiano acaba con el mundo romano porque este era un mundo religioso basado en las decisiones de poder, de esclavos, y eso en el mundo cristiano se cae. Pero luego la iglesia se vuelve una entidad poderosa que adquiere mucha posición en el imperio romano y en la Edad Media se desdibijan los intereses cristianos con los del mundo romano y surgen las cruzadas, las persecuciones en nombre de la religión y se olvida la esencia del cristianismo que es desacralizador, profundamente critico de lo religioso. Eso se va recuperando luego a través del renacimiento y con la reforma protestante.

La reforma protestate tiene un problema y es que en el mundo religioso cristiano la gente tiene diferentes creencias. Estados Unidos cuando se independizó tuvo esto en cuenta, pero el mundo  cristiano nuestro, de origen español, es muy autoritario, los españoles acusaron a los arabes y también a los judíos, los persiguieron. En Latinoamérica hay muchos arabes y judíos que vinieron huyendo de la intolerancia española.

En 1814, el Vaticano, el imperio astrohungaro, Alemania y España hacen lo que se llama el Pacto de Viena que les sirve para crear los estados nacional-conservadores que tratan de no tener constitución que garanticen los derechos humanos, querían tener el poder absoluto y querían que la gente fuera católica. Colombia se mete en ese cuento, la constitución de 1886 es una constitución de ese estilo que garantiza derechos, pero bajo la tutela de que todos somos católicos. La identidad cultural era católica, eso fue un invento europeo que aquí lo copiamos. Pero la realidad es que Colombia era un país con diferentes creencias, los indígenas tenían las suyas, los negros las suyas y era un país como todos los demas de América Latina que sirvió de refugió a personas que fueron expulsadas de otras latitudes del mundo por su religión.

Ese modelo nacional católico duró hasta la Constituyente de 1991. La realidad de lo que se vive  lo  hace adaptarse al concepto de los estados modernos que son estados laicos en el que los derechos no están basados en que usted tenga una fe religiosa sino en que usted es un ser humano. La esencia del cristianismo está en ser critico profundo de la violencia. El estado laico sigue siendo un estado violento.

¿Qué consecuencias sociales y políticas tiene esta decisión?
En el Estado laico la gente puede creer en lo que quiera o no creer y el Estado igual le garantiza los mismos derechos. Eso es un invento de la revolución norteamericana y de la revolución francesa que plantea que los derechos son iguales por ser persona no por creer en una cosa determinada.

La consecuencia política es que la iglesia pierde poder, ya no es la que guía al Estado. Tiene un papel  educativo, de trasmitir a la comunidad valores y creencias, pero sin influir directamente en el gobierno.

Tenemos una iglesia que tiene que buscarse un lugar distinto porque en la institución pública la Fe no tiene propiamente un espacio.

¿Considera que la política y las creencias deben estar separadas y por qué?

La política en general no. Los políticos son ciudadanos que tienen sus propios valores y creencias. En cambio en la la función pública sí hay que distinguir. El funcionario público debe tener claro que el Estado es para todas las personas independientemente de sus creencias, valores.

¿Qué puede decir de los políticos que usan la herramienta de la religión o la espiritualidad dentro de su discurso popular?

Los políticos tienen derecho a hacer campaña en una comunidad determinada y los grupos religiosos tienen derecho a tener representación en el Estado. Los funcionarios electos en representación de un grupo religioso deben llevar a las instancias del Congreso o el Concejo la posición de la comunidad que representa frente a cualquier situación. Pero la discusión que tienen que hacer es para que la otra gente que no es de ese grupo religioso los entienda y pueda compartir, tener un discurso público; pero no crear una campaña impositiva.

¿Qué es peor: un político que use las creencias religiosas para el beneficio de su discurso o un religioso que use las creencias y el discurso religioso para incursionar en la política?

Ambas cosas están mal. En las instancias públicas el político tiene deberes constucionales, no deberes religiosos. Y los religiosos que se teman en las decisiones políticas de los demás se meten en problemas, pueden dar elementos, pero la gente en su pluralidad es libre de elegir.

La iglesia Católica suele decirle a sus fieles algunos elementos para que piensen en determinados temas   como la plaz o la transperencia del voto y lo dicen bien. No le imponen candidatos o partidos políticos a los feligreses.

En la función pública no entra el tema de la espiritualidad, los servidores públicos tienen unas funciones que cumplir y tienen el deber de hacerlas bien. Uno espera que el funcionario sea correcto, pero en la pluraliad de entender que somos diferentes.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

Notas recomendadas
2410 fotos
67467 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Universal, por favor mantengan este articulo vigente!

Por favoer mantenga este articulo por semanas o meses. Es muy educativo y la gente necesita saber esto que muchos no lo saben. Gracias por este articulo, finalmente este pasquin esta hacienda algo bueno. ;)

Por favor!

Que magnifica enseñanza este articulo! Ojala lo lean muchos y salgan de la ignorancia.

VERDADES A MEDIAS SON LAS PEORES MENTIRAS

Se le olvido decir al entrevistado señor, que el Estado Vaticano, es propietario de los espacios o territorios adquiridos por sus agentes en cualquier pais, es decir, cada iglersia o convento es Estado Vaticano, es propiedad del Estado Vaticano, y los fanaticos de cada pais se prestan para que parte de su Estado sea propiedad de otro Estado. Se le olvido decir al filosofo que el Estado Colombiano subsidia al Estado Vaticano, cuando entrega partidas multimillonarias para "invertirlas" en las propiedades del Estado Vaticano en Colombia, es decir, en Iglesias, monasterios y pare de contar. Se le olvido decir al señor que existe un tratado con el Estado Vaticano que viene siendo aplicado a pesar de que la constitución del 91, por sustracción de materia lo abolió. Mao Tse Thun decia, que LA RELIGION ES EL OPIO DEL PUEBLO, saco a China del medio evo y la convirtio en la primera potencia economica del mundo, lo mismo sucedio en Rusia y en todo los paises que dejan de adorar seres de ultratumba.

Mas detalles y claridad!

De lo contrario es solo un desfogue emocional.