Recuperan inmueble robado hace 30 años en Getsemaní

19 de mayo de 2016 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Más de 30 años después de ser despojados de un inmueble en el barrio Getsemaní, calle del Guerrero, los hermanos Vega Simancas lograron el restablecimiento de sus derechos en la mañana de ayer.

La diligencia, ordenada por la Fiscalía Seccional Diecisiete de Cartagena desde el pasado 14 de marzo, estuvo acompañada por miembros de la Mecar y una inspectora de Policía.

Hugo Guzmán Fonseca, abogado defensor de Oswaldo Vega Simancas y Jorge Luis Vega Simancas, explicó que “hace más de 30 años, Emilio Vega (padre de las víctimas), alquiló el inmueble al Sindicato de Trabajadores de Empresas de Energía Eléctrica de la Costa Atlántica (Sintraenergía). Él falleció, pero sus hijos quedaron viviendo allí con su esposa hasta que esta murió (en 1976). Los arrendatarios se aprovecharon de la escasa edad de los huérfanos e iniciaron un proceso de prescripción adquisitiva de dominio”.

Aseguró que para apoderarse del bien, los miembros de Sintraenergía le hicieron creer al Juzgado Tercero Civil del Circuito de Cartagena que tenían 23 años viviendo en la mencionada propiedad en una forma pacífica e ininterrumpida.

El engaño les resultó favorable, y fue hasta febrero del año 2013 cuando Guzmán abrió un proceso en su contra por los delitos de falsedad en documento, falso testimonio y fraude procesal.

“Los hermanos Vega me dieron el poder para defenderlos (...) Personal del Cuerpo Técnico Investigativo (CTI) de la Fiscalía indagó en el Juzgado Tercero Civil del Circuito, el Registro de Instrumentos Públicos, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, se solicitaron declaraciones de las partes y de los vecinos, y se comprobó el engaño, todo era falsificado”.

EL FRAUDE
En el recuento de los hechos presentado a la Fiscalía, el abogado precisó que “la realidad fue que ellos (Sintraenergía) estaban en arriendo en dicha casa desde el año 1977 (...) teniendo en cuenta que el proceso de prescripción se inició en el año 1983 y se dictó sentencia en el año de 1985, ellos mintieron al Juez para conseguir que les otorgaran la prescripción”.

Anotó además que los victimarios “alegaban que estaban al interior del inmueble desde 1960, que tenían más de 20 años de estar poseyendo, hecho falso porque ellos ingresaron como arrendatarios en el año de 1977, lo que determina que hasta el año de 1983 solamente habían pasado seis años de estar al interior del bien, es decir, no les cabía el derecho para iniciar un proceso prescriptivo”.

Guzmán resaltó que con base en lo anterior, “la Fiscalía Seccional Diecisiete falló a favor de los hermanos Vega Simancas y ordenó entregarles su casa, que tiene un valor de 6.000 millones de pesos, y desalojar a las personas que se encuentran presentes en el inmueble en el día de hoy (ayer)”.

¡UN ÉXITO!
Pese a que en las primeras horas, los invasores pusieron resistencia para evitar ser desalojados, la diligencia se desarrolló con éxito.

“Las personas con oficinas instaladas o alquiladas en el inmueble tuvieron que salir. Es una orden de la Fiscalía que no admite oposición, pues se comprobaron los delitos que cometieron los miembros del sindicato”, dijo Guzmán.

Agregó que “más adelante voy a solicitar una indemnización porque por unos 30 años disfrutaron de este bien inmueble sin pagar arriendo”.

Oswaldo Vega Simancas, uno de los propietarios, se refirió al engaño del que salió victorioso.

“Este ha sido un atropello, una violación de derechos sin calificativo y sin precedentes. El sindicato violó los derechos de menores huérfanos en ese entonces”, expresó.

Ahora, con la propiedad de vuelta, indicó que “hay varios hermanos que están sin vivienda, entonces ellos podrían venir a vivir aquí”.

Vega sostuvo que él y sus 10 hermanos tardaron tantos años en recuperar lo que les pertenecía porque “no sabíamos de los negocios de mi papá. Él mantenía mucha discreción y nos dimos cuenta fue hace aproximadamente 10 años gracias a una consulta en Instrumentos Públicos. De ahí para acá buscamos de un abogado a otro hasta que caímos en las buenas manos de Hugo Guzmán Fonseca, quien nos hizo un excelente trabajo profesional. Él permitió que recuperáramos la casa”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS