Indicadores económicos
2017-08-19

Dólar (TRM)
$2.994,39
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.515,41
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$48,51

Estado del tiempo
2017-08-19

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 04:17

Marea max.: 30 cms.

Hora: 21:43

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 0.9 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 29 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-08-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Cuenta regresiva para la boda que abrirá una nueva era para monarquía británica

El Reino Unido ultima sus preparativos para la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton, con la que la familia real espera empezar a escribir una nueva página, tres décadas después del enlace de los padres del novio, Carlos y Diana. 

Dos mil millones de personas en todo el planeta seguirán en directo por televisión o por internet esta “boda del siglo” XXI, que corre el riesgo de estar pasada por agua si no mejora el pronóstico del tiempo en las próximas horas. 

Pero sólo 1.900 privilegiados recibieron la invitación que les permitirá cruzar el majestuoso umbral de la Abadía de Westminster para asistir a la consagración del matrimonio entre el segundo en la línea sucesoria, de 28 años, y su prometida, de 29, tras ocho años de noviazgo y varios de vida en común. 

Londres ha aseado sus calles y monumentos y se ha engalanado con banderas y fotos de los novios para recibir a los invitados, así como al medio millón de británicos y turistas que se apiñarán en las calles para mostrar su cariño a la pareja en su boda que, según el cronista real Robert Jobson, “debe ser un éxito por el bien de la monarquía”. 

Un imponente dispositivo de seguridad, en el que participarán 5.000 policías, velará por que nada empañe esta jornada de celebración nacional que culminará con más de 5.000 fiestas callejeras en todo el país, incluidas algunas organizadas por los republicanos. 

Un millar de militares uniformados se entrenaron para sus papeles. Los coros, la orquesta y las bandas militares que amenizarán musicalmente la boda también repasaron sus partituras en la Abadía, con el clero y las cámaras de televisión, pero sin los novios. 

Todo debe estar perfectamente ajustado para la ceremonia, programada con precisión suiza, para comenzar a las 11H00 de la mañana local (10H00 GMT) con la entrada de Kate en el templo del brazo de su padre, Michael Middleton. 

Será el momento en que el mundo descubrirá, incluso antes que el propio Guillermo que estará esperando al final del altar bordeado de árboles enmacetados, el vestido de novia mantenido en el mayor de los secretos. 

El arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, celebrará la unión por el rito anglicano a la que asistirán en las primeras filas la reina Isabel II y el príncipe Carlos con su segunda esposa, Camila, de un lado, y la familia Middleton, del otro. 

La princesa Diana estará presente en todas las mentes en el escenario donde en 1997 se celebró su funeral tras su muerte en un trágico accidente de coche en París que estremeció los cimientos de la monarquía un año después de divorciarse del príncipe Carlos tras un tormentoso matrimonio. 

A pesar del enorme despliegue mediático, los recién casados dispondrán de unos minutos de intimidad lejos de las cámaras junto con sus familias para firmar el registro en la capilla de Eduardo el Confesor, patrón de los matrimonios difíciles, antes de presentarse ante sus admiradores. 

Ajenos a las inclemencias del tiempo, los más ansiosos acampan ya frente a la abadía para estar seguros de ver salir al príncipe y a su princesa... o duquesa, puesto que los títulos nobiliarios de la pareja no se darán a conocer hasta el día de la boda. 

Guillermo y Catherine -nombre con el que se la conocerá oficialmente- recorrerán entonces en coche de caballos los dos kilómetros que les separan del Palacio de Buckingham que, dadas las previsiones de lluvia, deberá estar seguramente cubierto y será por tanto la carroza de cristal que usó Diana camino de su boda. 

Allá, les esperarán los 650 invitados al convite ofrecido por la Soberana, entre los que estarán la reina Sofía de España, los príncipes de Asturias Felipe y Letizia y los príncipes de Holanda Guillermo y Máxima. 

Antes del almuerzo, los novios saldrán al balcón del palacio para el primer beso. 

La maratónica jornada nupcial culminará con una cena para los 300 parientes y amigos de Guillermo y Kate, seguida de un baile animado por un disc-jockey y un desayuno organizado por el príncipe Enrique, hermano del novio y padrino de boda, para los más noctámbulos. 



 

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese