Indicadores económicos
2017-10-20

Dólar (TRM)
$2.921,92
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.457,80
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,00
Petróleo
US$51,29

Estado del tiempo
2017-10-20

marea

Marea min.: -1 cms.

Hora: 20:31

Marea max.: 21 cms.

Hora: 11:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Saúl Hernández, el líder de Caifanes se confiesa

Durante década y media, Saúl Hernández y Alejandro Marcovich, alma y nervio de “Caifanes”, no se encontraban, no cruzaban palabra alguna, un reencuentro parecía un sue-ño imposible para esta banda clave en la historia del rock latino alternativo.

En noviembre de 2010, Saúl visitaba Ámsterdam (Holanda) cuando conoció la noticia de que Alejandro estaba en México, a punto de entrar a un quirófano de urgencias para ser sometido a una cirugía de alto riesgo, con el fin de extraerle un tumor que le encontraron en el cerebro.

Hernández no lo pensó dos veces, buscó su correo electrónico y logró enviarle un mensaje de apoyo antes de dicha cirugía. “No teníamos relación alguna, jamás volvimos hablar en todos esos años, pero pensar que un compañero estuviera en una situación así, me tocó en lo más profundo. Por eso decidí escribirle, decirle que aquí estaba, que le enviaba mu-cha luz y que todo saldría bien”, afirmó Saúl Hernández.

Fue un acercamiento de corazón a través de un e-mail, luego de una ruptura como consecuencia de la falta de expe-riencia, comunicación y conocimiento interno. Todo esto superado para retomar una amistad que nació en 1984 y que ahora volvió más fuerte y de vuelta a escena.

“No eran momentos fáciles los que pasábamos en 1995. No parábamos de girar por el mundo, teníamos el álbum ‘El nervio del volcán’ con un éxito superior al de los anteriores discos, que igualmente habían impactado en la gente de manera tal que nosotros éramos los primeros sorprendidos, más cuando te pones a pensar que veníamos de una situación de música subterránea y de vidas muy tranquilas. Todo esto no era fácil de manejar”, continuó Saúl Hernández.

La noticia fue la sensación en México el año pasado y ahora para Colombia, con la confirmación de su participa-ción en la tercera edición del Festival Estéreo Picnic el viernes 30 de marzo en el Parque Zona F al norte de Bogotá.

Eso sí, un encuentro con el quinteto original, encabezado por Saúl Hernández en la voz y guitarra; Alfonso André, en la batería; Diego Herrera, teclados y saxofón; junto a Sabo Robo, en el bajo y por supuesto Alejandro Marcovich, en la guitarra eléctrica.

Es sin duda el plato fuerte de este evento, con la reconciliación de lo que algunos expertos han considerado uno de los tres pilares del rock en español de los últimos 30 años, con “Soda Stereo” desde Argentina, “Héroes del Silencio” por España y “Caifanes” desde México.

Una labor desarrollada a través de cuatro álbumes en estudio, con “Caifanes”, “Caifanes II” o más conocido como “El diablito”, junto a “El silencio” y “El nervio del volcán”. Trabajos discográficos clásicos del rock latino alternativo.

Desde México, Saúl Hernández habló con Colprensa sobre esta reconciliación, los planes con “Caifanes”, el futuro de “Jaguares”, otra de sus bandas, así como su proyecto en solitario y su trabajo filantrópico.

Muchos años después…

Desde el año pasado vienen haciendo conciertos con “Caifanes”, ¿Cómo ha sido el comienzo de este nuevo camino?

-Nos sentimos muy renovados. Parece que han pasado como dos meses y no 17 años desde que nos separamos. Bajo esa perspectiva nos sentimos muy bien, lo que es una sorpresa porque todo estaba como olvidado entre nosotros.

La música nunca tuvo la culpa de lo que sucedió, y muestra de ello, es la magia que reencontramos desde el primer ensayo, con la misma conexión que sentimos en los ini-cios de “Caifanes”, en 1987, lo que demostró que el tiempo no tiene que ver en muchas de las cosas en la vida. Dentro de nosotros “Caifanes” sigue estando latente y bien fuerte el deseo de hacer cosas como banda.

Además del reencuentro en el escenario, ¿Qué viene para la banda?

-No queremos abusar de las circunstancias y declarar ya una nueva carrera de “Caifanes” con disco nuevo y los ele-fantes y jirafas del circo mediático que suele montarse en estos casos (Risas).

Ahora la vida la vemos con más conciencia y queremos disfrutar paso a paso lo que estamos haciendo, viendo lo que se va dando con alegría.

El 2011 fue el encuentro de “Caifanes” con su público en México. ¿Cómo fue la acogida?

-En los conciertos nos encontramos con mucha gente joven, metidos de lleno en la historia de la banda y que nunca nos habían visto tocar. Esto nos mostró que íbamos por buen camino, retomando la esencia del grupo, el sonido de los ochenta y noventa, plantándolo en el escenario.

“Caifanes” suena muy bien, incluso me atrevo a decir que sonamos mucho mejor que antes, con una presencia en el es-cenario bastante clara. La verdad que se llenan las expectati-vas de nosotros en el escenario, como para la gente vernos allí.

Y para Saúl, ¿Cómo ha sido su reencuentro con el repertorio de “Caifanes” década y media después?

-Sobretodo tocar ciertas canciones que te llevan a momentos claves, como cuando la ensayamos por primera vez, la grabamos, cuando la estrenamos en el escenario o lo que pasó alrededor de nuestras vidas cuando la tocábamos. Hay mucha historia detrás de todo para nosotros también y todo eso se va visualizando con esta continuación de lo que es el grupo.

¿Vienen con el repertorio completo al Festival Estéreo Picnic?

-Montamos todos los discos. El 80 por ciento de las canciones del grupo está en vivo, porque las canciones que no nos gustan son las que nunca grabamos (risas). Siempre hi-cimos una selección del material que íbamos a grabar. Hacíamos lo que nos latía, lo que nos gustaba y lo transportábamos al escenario, así que en el Estéreo Picnic vamos con todo de “Caifanes”.

“Remando” en solitario

Justo en el momento en el que se da el reencuentro de la banda Saúl Hernández estaba terminando su proyecto musical en solitario, ¿Qué pasó con él?

-En ese momento lo puse en pausa porque no quería per-derme detalle alguno de lo que ocurriría con “Caifanes”. Igual entendí que era lo mejor para que todo pueda fluir de la mejor manera.

Ya en pocos meses quiero retomar esa idea, trabajar ese camino, “Remando”, es mi disco en solitario y del cual pronto espero que puedan conocer.

¿Diferente el trabajo de un álbum como solista que hacerlo dentro de una banda?

-Una dinámica distinta. Yo estaba acostumbrado a trabajar pensando en mis compañeros, siempre en grupo. Cuando abordo “Remando”, lo empiezo a escribir ante el individuo que está frente al espejo y ese es un trabajo bastante profundo. Me encantó la experiencia, con otro tipo de libertad y lo quiero seguir desarrollando, no quedarme solo en el descu-brimiento.

¿Y qué pasará con Jaguares?

-Estamos en una pausa. Mis compañeros también están haciendo trabajos personales, por lo que es un buen momento para desarrollar otras ideas.

¿Hasta cuándo irá el encuentro con “Caifanes”?

-No sabemos hasta cuando vamos a tocar, sólo vamos a seguir tocando en la medida que lo sigamos disfrutando y se de la oportunidad de llegar a diferentes partes con nuestra música.

¿Proyecto de álbum?

-Ahora no hay proyectos de un nuevo álbum. Queremos sentir cómo van las cosas y ver hasta qué medida estamos preparados para entrar a un estudio, que te lleva a una rela-ción más íntima. Además, debemos pensar bien cómo vamos abordar ese disco y no intentar hacer “La célula te explota” o “La negra Tomasa” segunda parte.

Hay que sentarnos y buscar una motivación interna que nos lleve a generar esta cuestión creativa. Ideas siempre hay, pero otra cosa es sentarse a hacer un disco de un grupo que hace 17 años no hace nueva música.

Activista social

Desde sus inicios en la música, Saúl Hernández ha sido un activista en pro de la defensa de los derechos humanos, apoyando los movimientos indígenas de su país y buena parte de Centroamérica, pidiendo acciones en casos como los asesinatos de las mujeres de Ciudad de Juárez, el respeto por la vida y dignidad de los inmigrantes latinos en Estados Uni-dos.

Trabaja de la mano de Amnistía Internacional y las Nacionales Unidas a favor de quienes defienden los Derechos Humanos en América Latina.

¿Cómo siguen este tipo de actividades sociales?

-Desgraciadamente falta mucha cultura por los Derechos Humanos, conciencia sobre todo eso, y en países como los nuestros, se siguen pisoteando los derechos de la mujer, y ni qué decir de los derechos de los indígenas.

Hay otros factores que están generando una dislocación en todo el mundo. Hay que seguir apoyando, divulgando, promoviendo la investigación como lo que hacemos con Amnistía Internacional

Con Naciones Unidas trabajamos en una campaña para defender a quienes defienden los Derechos Humanos, llamada “Yo me declaro”, para invitar a la gente a denunciar cual-quier tipo de circunstancia que afecta a estas personas.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese