Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Recuperación de información: "Los discos duros son como su conciencia"

-A A +A
 

No importa si un computador quedó sumergido en el barro, se salvó de un incendio o le cayó un rayo. La información que allí reposa se puede recuperar siempre y cuando el plato, ese objeto entre mágico y vital, no se haya rayado o destruido.

Así lo explica Juan Ricardo Palacio, gerente de Digital Center, cuando destapa, con un simple toque del tornillo, este dispositivo que almacena, con la ayuda de un mecanismo de relojero, la información en un computador.

Juan Ricardo, ingeniero electrónico de profesión, lo conoce como la palma de su mano desde hace 14 años. Aunque promete hacer un diagnóstico en cuatro horas, su rápida mirada, como de cirujano entrenado, le permite ver en segundos lo que está mal: las huellas, casi indelebles, que indican que ha sido manipulado, o al acercarlo a la luz, y con una lupa, observar múltiples rayones que harán difícil el proceso.

Sin embargo, actúa con sigilo. Sabe que allí se almacenan las memorias de un viaje, las fotos de toda una vida, la tesis sin una copia de respaldo o la contabilidad de la empresa. La lista de probabilidades es interminable.

"Un disco duro es como la conciencia del usuario". Aunque se piense que una información guardada, borrada y luego formateada desaparecerá para siempre, existe el software indicado para traerla de nuevo a la luz.

En su trabajo recupera contabilidades dobles borradas, secretos con los que se arma el perfil de una persona e información privada y financiera que si cayera en otras manos... los acuerdos de confidencialidad le impiden decir más.

Nunca viola un disco duro encriptado sin autorización del dueño. Aunque en algunos casos, esa búsqueda se convierte en evidencia digital para un caso judicial. Para investigarlo se ha capacitado en informática forense en diversos países, entre ellos México.

Algunos llegan con su dispositivo en la mano y un par de lágrimas en la cara. A otros no les importa el tiempo y el dinero. En su bodega tiene más de 3.500 discos que algunos no reclaman porque ya nada importa en ese pedazo de metal. La clave es el archivo binario de unos y ceros, que por esa suerte de magia, se logra rescatar.

En Rionegro cuenta con dos cámaras limpias con una peculiar restricción: en un metro cúbico de volumen de aire, no pueden haber más de 100 partículas de 0,05 micras de tamaño.

En estos espacios asépticos se realizan las reparaciones físicas de los discos dañados por, lo más frecuente, un cortocircuito, un rayo, un reformateo hecho por error, un virus o una caída, que puede afectar el mecanismo, aún si el computador está apagado.

Lo peor que un usuario puede hacer cuando le pasan este tipo de incidentes, en el caso de un disco externo, es volver a conectarlo al computador, dice Juan Ricardo. Con ello, sella una muerte segura de la información.

Son las cabezas, las cuales flotan sobre el plato, los ejes de los discos magnéticos actuales, esos que en palabras de Juan Ricardo, tienen vida para rato.

No solo porque son más baratos que sus rivales, las unidades de estado sólido (basadas en memoria flash) sino porque permiten almacenar en teras.

Aunque estas unidades flash empiecen a dominar, en especial en dispositivos de nueva generación como las tabletas o algunos netbooks, los datos allí guardados también se pueden recuperar. Al igual que en memorias USB, tarjetas de cámaras y cualquier otro medio magnético. Incluso los prehistóricos discos de cinco y medio.

Nada es imposible para él, aún si es un grupo de servidores, que en un hecho inexplicable, ya no almacenan diez teras de información clave: las bases de datos de una gran empresa.

En este caso, como en otros, Juan Ricardo es el último recurso. Él convierte la frustración en esperanza.

 

Síganos en Twitter: @ElUniversalCtg

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64118 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese