Una ‘Chambaculera’ para salvar el caño Juan Angola

16 de septiembre de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

POR: MAURO ALFONSO PARÍS

El caño Juan Angola, en la zona norte de Cartagena, es hoy el centro de atención de un grupo importante de habitantes de la ciudad que busca un objetivo en común: salvar este cuerpo de agua que pide a gritos ayuda desde hace varios años.

Distintas iniciativas han surgido en pro de recuperar el caño, pero existe una en especial, que más allá de velar por una limpieza, tiene como meta convertirlo en una fuente de empleo para todos los habitantes y lograr darle un cambio rotundo a un sector tan golpeado por la falta de oportunidades.

La iniciativa
¿Alguna vez han visto, leído o escuchado algo de las famosas trajineras?, esas embarcaciones icónicas del turismo en México que año tras año transitan los canales de agua en Xochimilco. Bueno, en ese espectáculo de música, colores y cultura se inspiró Juan Carlos Zárate, edil de la Localidad 1 de Cartagena, quien está detrás de la iniciativa de las Chambaculeras, que tiene el objetivo de reproducir las trajineras en nuestra ciudad.

“La idea nace un día cuando estábamos realizando un recorrido por el caño y nos percatamos que se había convertido en una letrina pública para todo quien quisiera tirar sus desechos en ella. Entonces decidí en ese momento realizar una jornada de limpieza en la orilla del caño con ayuda de la comunidad. Sembramos varios árboles pequeños y luego reconstruimos un pequeño muelle artesanal. Luego de eso me pregunte ¿qué más se podía hacer?, y fue cuando pensé en las embarcaciones de Xochimilco”, comentó Zárate en entrevista con El Universal.

El edil, en su plan de implementar este medio de transporte fluvial en Cartagena, viajó a México para conocer en detalle cómo funcionan y operan las trajineras. También habló con los dueños de las embarcaciones, visitó la delegación de Xochimilco, la de medio ambiente y de turismo, todo para regresar con el conocimiento pertinente para darle rienda suelta a este creativo proyecto.

“Tenemos construida una Chambaculera para que la gente se diera cuenta que estábamos trabajando con seriedad y se comprometieran aún más con lo que queremos lograr en el caño Juan Angola”, dijo Zárate.

La comunidad vecina al caño ha tomado como suya la iniciativa al considerarla una “bendición de Dios”, ya que ha sido capaz de unir a niños, jóvenes y adultos a trabajar mano a mano por este proyecto que ven con buenos ojos de cara al futuro.

“Hemos visto un cambio increíble desde que se inició el proyecto, porque esto antes era un basurero. La comunidad está muy emocionada con la posibilidad de salvar todo el caño y convertirlo en un escenario donde podamos trabajar y darle sustento a nuestras familias”, expresó Eduardo Mancilla, habitante del sector.

Nicolás Arrieta, que ha estado vinculado a las Chambaculeras desde hace seis meses, destaca el logro que significa haber recuperado un gran segmento del caño y el haber vinculado a jóvenes en riesgo en el proyecto, quienes han encontrado en esta iniciativa una manera de escapar de los peligros de la calle.

“Queremos recuperar el caño un 100 % en un plazo de dos años, ese es el compromiso que todos nos hemos trazado desde el primer día”, afirmó Arrieta.

Tal ha sido el impacto y el ruido hecho por las Chambaculeras, que distintas entidades de la ciudad se han acercado para sumar su granito de arena para hacer realidad esta iniciativa. El SENA, a través de unos cursos especiales en manipulación de residuos sólidos, capacita a los jóvenes interesados en conformar un grupo élite de limpieza, que estaría a cargo de la recolección de residuos en las inmediaciones del caño. Otros interesados han sido el EPA y la Fundación Tecnológico Comfenalco, que han ofrecido su total colaboración a las Chambaculeras.

“Desde la Fundación Tecnológico Comfenalco hemos aportado todo el componente metodológico y formular como tal el proyecto. Les ofrecimos a todo nuestro equipo de expertos para darle la forma académica para su presentación a cualquiera interesado en conocerla”, dijo Ruby Morelos, coordinadora de la Unidad de Gestión de Proyectos.

Pero más allá de la ayuda teórica, Morelos manifestó que el caño Juan Angola, a través de las Chambaculeras, puede convertirse en un espacio de estudio académico para los estudiantes que quieran hacer sus prácticas académicas o realizar trabajos de campo, ampliando el radio de beneficio del proyecto.
“El Tecnológico Comfenalco está comprometido 100 % en prestar todo su equipo multidisciplinario y toda su infraestructura para trabajar en la recuperación de este cuerpo de agua”, agregó.

Permiso
El Registro Nacional de Turismo (RNT) era uno de los pasos a cumplir para darle rienda suelta a la etapa comercial de las Chambaculeras, y gracias a la colaboración de la Cámara de Comercio de Cartagena, este permiso esencial hace ahora parte de esta iniciativa, que el día viernes, 14 de septiembre, recibió la visita de representantes de gremios de turismo como la Asociación Colombiana de Agencia de Viajes y Turismo (Analco), Asociación Hotelera de Colombia (Cotelco), Fenalco y Corpoturismo, quienes conocieron a detalle el proyecto y dieron sus observación de cómo puede tener una mejor oferta para los turistas.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS