Vecinos de Bocagrande se quejan de locales ruidosos

06 de octubre de 2011 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Así se expresa Nazly Jiménez, una habitante del barrio Bocagrande, quien, al igual que sus vecinos, dice venir padeciendo, desde hace ocho meses, el que la Avenida Tercera de ese sector se esté convirtiendo paulatinamente en una zona rosa, sin que eso esté contemplado en las normas urbanísticas que maneja el Gobierno Distrital.
Los afectados señalan que entre las calles octava y novena vienen proliferando estancos, terrazas, tabernas y toda clase de negocios en donde se consumen bebidas alcohólicas y se programan equipos de sonido a  volúmenes que sobrepasan los niveles permitidos.
Rodrigo Vega, otro de los residentes exasperados con la situación, relató que cuando comenzó la problemática los afectados dialogaron con los propietarios de los establecimientos, pero éstos hicieron caso omiso a las peticiones.
“Al principio —continuó el morador—, ponían música dentro de sus locales. Después, no se conformaron, sino que empezaron a poner sillas y mesas en las aceras. Ahora sacan los bafles a las terrazas sin importarles que el volumen moleste a los residentes de los edificios cercanos”.
Una vez agotada la instancia del diálogo, los moradores se dirigieron a la “Asociación de Vecinos de Bocagrande, Castillogrande y El Laguito (Asobacala)”, “pero, según ellos, no se puede hacer algo para detener el abuso, porque esos comerciantes pagan impuestos y eso parece que les da derecho a manejar sus negocios como quieran”, asegura Nazly Jiménez.
Posteriormente, el 15 de junio del presente año enviaron una comunicación al alcalde de la Localidad Uno, Amaury Lora Márquez, quien, de acuerdo con los vecinos, aún no ha respondido, por lo cual los afectados piensan entablar una acción de cumplimiento para que las autoridades exijan al mandatario que cumpla con su deber.

Riñas en la madrugada

Nazly Jiménez cuenta que no son pocas las trifulcas que se han presentado entre jóvenes en alto estado de alicoramiento, “hasta el punto que ya ha habido personas heridas con arma blanca, además del escándalo y la tiradera de botellas cuando se forma una pelea. Podrían herir a un transeúnte sin que éste tenga que ver con lo que está pasando”.
Rodrigo Vega manifiesta que los mencionados locales no cumplen con los mínimos requisitos para funcionar de la manera en que lo hacen, “empezando porque sobrepasan los decibeles permitidos, además de que carecen de los aisladores de sonido que se les exige a esos sitios”.
El afectado prosiguió diciendo que en la Carrera Tercera está la Maternidad Bocagrande, “de manera que las exigencias de mesura deberían ser más exigentes, pero resulta que frente al mismo centro médico hay tres establecimientos de música y licor”.
Los vecinos están de acuerdo en que no se están respetando las normas de convivencia que maneja el Distrito, según las cuales en zonas residenciales, en donde también haya establecimientos comerciales, debe primar el aspecto residencial por encima del comercial.
Nazly Jiménez señala que el no cumplimiento de esas normas redunda en que los consumidores de licor no sólo protagonizan escándalos en la madrugada, sino que riegan las basuras por las calles y toman como orinales los parqueaderos de los edificios residenciales.
“Ahora —prosiguió— lo que hacen los dueños de los establecimientos es cerrarlos y quedarse con los clientes dentro, pero de todas formas la música molesta a quienes vivimos en los edificios contiguos”.
Asimismo asegura que el funcionamiento de los referidos locales ha llegado hasta las 4:00 de la madrugada, “pero cuando uno llama al 112, ni le contestan. La última vez que hablamos con la Policía, nos dijeron que ellos no podían perturbar el derecho al trabajo de esas personas”.

Sí hay controles

El alcalde menor de la Localidad Uno, Amaury Lora Márquez, aseguró que desde junio pasado su despacho viene realizando operativos en la zona, con el resultado de que ha habido cinco cierres, por los cuales los comerciantes lo han denunciado ante la Procuraduría, supuestamente porque dichos procedimientos han sido ilegales.
Igualmente, afirmó que en días pasados presidió una reunión con los dueños de los establecimientos, quienes se comprometieron a controlar el volumen de sus sistemas de sonido y a mantener el orden público, so pena de exponerse a un cierre definitivo, labor ésta en la que, según el mandatario, también han participado la Policía Metropolitana, con sus patrullajes permanentes; y los funcionarios del EPA Cartagena.
Manifestó que la presencia de esos locales comerciales en la Carrera Tercera no es impropia, porque se trata de una zona que tiene vocación mixta, aunque todos los habitantes deben comprometerse a no perturbar la tranquilidad de sus vecinos, algo de lo cual la Policía está siempre pendiente.

Hemos coadyuvado

El director de Asobocala, Ignacio Villarreal Porras, aclaró que “en ningún momento nuestra organización ha dicho que no podemos ayudar en esa problemática, porque los propietarios de esos locales pagan impuestos”.
Anotó que sólo hasta ayer (martes) “me enteré que se está planeando una reunión para tratar ese asunto, pero nosotros sí hemos pedido la ayuda de la Alcaldía Local y de la Policía, quienes efectivamente nos han respondido. Es más, supe que los comerciantes y el alcalde menor firmaron un acuerdo, que no se está cumpliendo al cien por ciento”.
Villarreal explicó que “muchas veces la gente cree que nosotros podemos actuar como autoridad, cuando en realidad lo que podemos es coadyuvar a que se solucionen las problemáticas que plantean los vecinos. Ya tenemos la experiencia de que en los entes autorizados nos dicen que no somos nosotros quienes debemos poner las quejas, sino los vecinos directamente afectados”.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS