Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Alzheimer, camino al olvido

-A A +A
 

No es raro que a alguien se le olvide dónde dejó las gafas, las llaves o el periódico que estaba leyendo hace solo unos minutos; casi todo el mundo, sin importar la edad, ha experimentado alguna vez esa situación pero cuando se presenta con frecuencia en personas mayores de 65 años puede ser una primera señal de Alzheimer.

Guillermo Restrepo Sánchez, psiquiatra, especialista en neuropsiquiatría geriátrica, invitado a la ciudad por la Fundación Apoyo Alzheimer, explica que el Alzheimer es una enfermedad degenerativa de las neuronas del cerebro, especialmente de las que están en la parte más superficial conocida como corteza cerebral.
Comienza lenta pero progresivamente, es irreversible y se puede tratar pero no tiene cura en la actualidad.
“Es dramática en el concepto de la convivencia familiar; podría decirse que la persona deja ser ella misma porque su mente, su conducta, sus pensamientos, actitudes y recuerdos van desapareciendo hasta llevarla a la muerte”, dice el neuropsiquiatra quien dirige en Bogotá el Instituto Gerontológico de Colombia.
El Alzheimer es prototípica del adulto mayor, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta categoría cobija a las personas mayores de 65 años.

Señales
Inicialmente se compromete la memoria a corto plazo, se olvidan cosas cotidianas y sencillas, luego empieza a afectar la memoria para hechos pasados que es donde están los recuerdos y la asociación de los seres queridos.
Otro síntoma relevante es el cambio de personalidad o en los estados de ánimo.
“Si una persona que tenía un comportamiento cotidiano alegre, jocoso, era activo y dispuesto, empieza a presentar apatía, indiferencia, conducta irascible o comportamiento incontrolable puede atribuirse erróneamente a la evolución de la persona con el paso de los años pero en esa evolución jamas dejamos nuestra personalidad, en el caso del Alzheimer el cambio de la personalidad es uno de los síntomas del comienzo de la enfermedad”, explica el especialista.
Según Restrepo Sánchez es importante determinar algunas patologías que afectan con frecuencia al adulto mayor, una de ellas es producto de la exclusión que hace la sociedad de los ancianos y el culto excesivo que hay a la juventud que provoca que, aún dentro del contexto familiar, los ancianos se vean relegados llevándolos a la depresión.

Estadios
El Alzheimer tiene tres estadios: leve, moderado y severo.
En el leve, los inicios de la enfermedad empiezan los cambios en la personalidad, se afecta la memoria y la persona se deprime porque sabe que algo está fallando.
En el estadio moderado, se pierde el control de esfínteres, puede presentar delirio paranoide, pierde el sentido de la orientación y empieza a desconocer a sus seres queridos.
En el estadio tres ya no reconocen a ningún ser querido y terminan postrados en la cama.
“Lamentablemente hay una negación en las familias y en los pacientes cuando empiezan a presentar los primeros síntomas”, indica el especialista.
Esos cambio en el comportamiento de los ancianos no se puede atribuir a “achaques de la edad”.
El neuropsiquiatra explica que con la edad hay un deterioro natural de la cognición, la inteligencia, la memoria, la percepción, el juicio y el racionamiento; aproximadamente entre el 30 y 40 por ciento de la reserva neuronal funcional del cerebro se pierde después de los 65 años.
Si a eso se le suma que la persona durante su vida no estimuló su cerebro con la lectura, si eran sedentarias y tenían malos hábitos el deterioro cuando llega a ser un adulto mayor será más significativo.

Tratamiento
Restrepo Sánchez afirma que hay una gama de medicamentos para tratar la enfermedad, “lo único infortunado es que son muy costosos y no están incluidos en el POS.
“No dar medicación es permitir que la enfermedad evolucione y que la persona pierda sus facultades mentales”, indica el especialista.
Para los pacientes que presente depresión hay que recetarles antidepresivos específicos para la tercera edad, no todos los antidepresivos se pueden usar. Si la depresión no es tratada se potencializa el Alzheimer.
También se debe tratar los trastornos de conducta usuales en estos pacientes como las conductas agresivas, la agitación psicomotora, ideas delirantes tipo paranoide o alucinaciones con medicamentos antipsicóticos que producen menos efectos secundarios que los formulados hace algunos años.
Es fundamental que la persona que se encuentre al cuidado del paciente cree un entorno armonioso que no lo altere ni perturbe.
El especialista recomienda a las familias rendirle un homenaje a sus familiares en vez de entrar en la tragedia de no aceptar su enfermedad.
“Deben trascender en un concepto que tiene que ver con lo filosófico y con lo religioso: si mi padre o mi madre tienen Alzheimer me pueden entender perfectamente en la dimensión espiritual aunque no me entiendan en la dimensión de la mente, la espiritualidad existe como nuestra mejor huella para perpetuarnos para siempre”, aconseja el neuropsiquiatra.

Esto me interesa
La Fundación Apoyo Alzheimer lidera en la ciudad una campaña educativa sobre la enfermedad, constantemente realizan conferencia y charlas para instruir a los familiares y personal interesado sobre los cuidados que se deben tener con estos pacientes. Mayor información en el celular 316.740.6116.

Señales de alarma
Según la Fundación Acción Familiar Alzheimer Colombia, las señales de alarma son:
Olvida cada vez con mayor frecuencia las palabras, los nombres, donde dejó las cosas, afectando no solo su desempeño en el trabajo sino las actividades de la vida diaria.
No se da cuenta que ha hecho varias veces la misma pregunta o repetido el mismo evento en un corto espacio de tiempo.
No recuerda en que día, fecha o año se encuentra y se desorienta en lugares conocidos.
Reacciona de manera exagerada e inusual ante la menor contrariedad.
Parece no gustarle o llamarle la atención nada. Se muestra apático, deprimido, falto de iniciativa.
Tiene dificultad con el manejo del dinero, se ha vuelto inseguro y desconfiado.
Le cuesta trabajo organizar y planear tareas. Su capacidad de decisión no es la misma.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64104 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese