Indicadores económicos
2017-10-17

Dólar (TRM)
$2.932,05
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.462,75
UVR, Ayer
$251,96
UVR, Hoy
$251,97
Petróleo
US$51,45

Estado del tiempo
2017-10-17

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 03:18

Marea max.: 19 cms.

Hora: 09:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Ante una convulsión mantenga la calma

Que no se puede dejar que se trague la lengua, ni que se la muerda. O que hay que sostenerle el dedo índice para que deje de convulsionar, son algunos de los mitos que rodean los ataques epilépticos.

Pero la verdad, como lo señala el neurólogo William Cornejo, sólo es necesario evitar que la persona sufra algún tipo de traumatismo.

"Lo principal es que no se golpee y, en especial, mantener la calma frente a esta situación", agrega el especialista.

En Colombia se calcula que por cada mil personas, alrededor de 20 tienen epilepsia.

Es un número importante de pacientes, reconoce el también neurólogo, Hugo Medina.

Más allá de la convulsión

Un ataque puede presentarse en cualquier momento de la vida, pues sus causas son diversas, anota Cornejo.

Van desde un defecto neurológico en el nacimiento, hasta exposición a drogas, "abstinencia de algunos medicamentos, una fiebre alta o niveles anormales de sodio o glucosa en la sangre", como lo señala la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Medina aclara que además es la repetición de los ataques ("que no siempre son convulsiones"), lo que define a un paciente como epiléptico.

"Hay quienes se quedan en silencio, como perdidos, o que caminan como sin rumbo", explica Cornejo. En todos los casos es fundamental para los testigos, prestar atención a los comportamientos de los pacientes, pues esa información será útil para el médico tratante, en especial si son casos repetitivos.

Entonces, ¿qué hacer?

Nada de meterle los dedos a la boca a quien está convulsionando. Así no evitará que se muerda la lengua y en cambio se podrá ganar un mordisco.

Tampoco es recomendable introducir algún objeto en la cavidad bucal. "A veces terminan quebrándole los dientes a la persona, y por hacer un bien terminan haciendo un daño", agrega Cornejo.

Lo que sí hay que hacer es evitar que se ahogue con sus secreciones y, en caso de que la persona vomite, pues voltearlo.

Trate de prevenir una caída; si esta no se presenta, lleve a la persona al suelo en un área segura, libre de objetos puntiagudos.

También es recomendable sostenerle la cabeza y aflojar la ropa ajustada, en especial la que tenga alrededor del cuello, "como corbatas o incluso collares", anota Medina.

Cuando la produce una fiebre

La mayoría de convulsiones ocasionadas por fiebre, se presentan en niños.

Pero las convulsiones febriles no son peligrosas para los pequeños.

Eso de que se le podían quemar neuronas al niño durante una convulsión por fiebre, está totalmente desmitificado.

Las convulsiones febriles no provocan ni eso ni ningún otro daño cerebral.

Lo que sí sucede es que es muy impresionante y temeroso para los padres ver a su hijo tener una convulsión.

Su hijo no se va a tragar la lengua, pues es físicamente imposible que una persona se trague su propia lengua.

Las convulsiones febriles por lo general no duran más de cinco minutos.

Lo importante es que usted maneje la situación siguiendo las indicaciones de manejo de cualquier convulsión, que no intente restringir los movimientos a la fuerza, mantenga los ojos en un reloj para que calcule el tiempo y pueda contarle al médico.

Una sola convulsión no significa que su niño tenga epilepsia. Inclusive convulsiones febriles repetidas no se consideran epilepsia puesto que los niños superan el riesgo de tener una convulsión causada por fiebre. Un niño con epilepsia usualmente tiene dos o más convulsiones que no son por causa de fiebre. Las convulsiones febriles no causan epilepsia.

Atento

La epilepsia está en incluida en el Plan Obligatorio de Salud, POS, por lo tanto todo paciente tiene garantizado su tratamiento.

El 11 de noviembre de 2010 el presidente Juan Manuel Santos sancionó la ley 1414, o de Protección a las personas con epilepsia.

En la actualidad hay una nueva generación de medicamentos a los que se puede tener acceso. Pregunte a su médico tratante. 

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese