Indicadores económicos
2017-07-27

Dólar (TRM)
$3.026,22
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.523,73
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,59
Petróleo
US$48,75

Estado del tiempo
2017-07-27

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 09:27

Marea max.: 12 cms.

Hora: 02:06

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 11 a 29 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 35 ºC

Pico y placa
2017-07-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4 -
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Coma de todo, pero sepa qué está comiendo

Decenas de consumidores en todo el mundo batallan diariamente con la idea de qué comer y cuánto.

Muchos desconocen que estudios científicos comprueban que la restricción de una comida es cuestión del pasado; los expertos ahora optan por una nueva técnica: educar sobre su valor diario en lugar de limitarlo.

Ese porcentaje – también se conoce como el valor relativo nutricional o ingesta diaria- ayuda a que una persona conozca cuánto requiere de ese alimento diariamente sin preocuparse por más. Para ello primero se recomienda ir donde un médico o nutricionista que le ayude a saber qué nutrientes y en qué cantidades los requiere su organismo (que no es igual al de los demás) para que esté balanceado. El segundo paso es leer las etiquetas nutricionales y buscar el valor diario de esa comida. ¡Ahí está la clave!

Ese porcentaje le permite comer de todo y mantener una dieta balanceada y sabrosa. “No hay alimentos buenos o malos sino dietas mal balanceadas, por eso hay que aprender a alcanzar ese equilibrio, la decisión final está en nuestras manos” expresó la nutricionista colombiana Consuelo Pardo.



Con ejemplos

Por ejemplo, si se comparan las etiquetas de dos tipos de quesos, uno en la versión regular y otro en la versión light, los porcentajes cambian significativamente según el nutriente y la versión. En la versión regular una persona que consume una tajada de queso ingiere 293 calorías mientras que en la light 45. Esto demuestra que una persona podrá comer de las dos pero no el mismo día. Así alterna comidas y no se restringe un alimento que le podría causar placer; de acuerdo a lo indicado para conservar la salud.

Otro ejemplo pueden ser las presentaciones regulares y light de una gaseosa de 250 ml (esto equivale a una porción). El consumidor tiene la opción de escoger entre cualquiera de las dos porque ambas hidratan, sólo se guiará por la que tenga los porcentajes más acordes a los que su médico o nutricionista le indicó. Una gaseosa de 250 mililitros puede aportar 100 calorías y una en la versión light puede aportar una.



¡A leer la etiqueta!

Algunos alimentos y bebidas cuentan también con las Guías Diarias de Alimentación, que facilitan la lectura de la etiqueta nutricional pero no la sustituye. Es otra invitación a conocer lo que se consume y realizar la compra con más conocimiento.

Si una persona no comprende con facilidad las etiquetas pero le preocupa únicamente las calorías de un producto, estas guías le brindan la información con rapidez.

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, los latinoamericanos consumen en promedio 2 mil calorías diarias, eso significa que para saber si un alimento es alto o bajo en un nutriente – por regla general- el 5 % del valor diario se considera bajo y 20 % o más se considera alto. Estudios de la Cornell University (Nueva York) demuestran que la mayoría de los consumidores desconoce este valor y consume hasta saciarse.

“La obesidad es una condición multifactorial, asociada con variables como la genética, los  inadecuados hábitos alimenticios y la falta de actividad física.”, destacó Pardo.

Cornell University señala que el promedio de los clientes de un supermercado compra masivamente y que eso repercute no solo en su salud sino en su bolsillo.



MALOS HÁBITOS DE COMPRA

Según la publicación “¿Por qué mis compras terminan en la basura?”, una persona suele sentir atracción por un producto por el recuerdo de su sabor o la presentación, sin saber sobre su contenido nutricional, pero luego termina dejándolo en la cocina o se arrepiente al ver únicamente su contenido en calorías.

La nutricionista Pardo explica que “las calorías no es lo único que debemos leer, primero debemos tomar en cuenta cuántas porciones contiene el envase y seguidamente su valor diario, así aprendemos a comer balanceadamente”.

La Organización Smaller Plate Movement advierte en su investigación sobre “hábitos psicológicos durante la compra de alimentos y bebidas”, que la mayoría de consumidores opta por comprar productos con la frase “light” sin saber si contiene un impacto nutricional diario que su médico o nutricionista le recomendó.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese