Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Éxtasis, una adicción común en Cartagena

-A A +A
 

Esas “pepas” pequeñas llamadas éxtasis, que tanto afectan la salud y que pueden generar demencia a largo plazo, son una realidad inminente en Cartagena.

Las autoridades no reportan capturas por tráfico de éxtasis, ni incautaciones de esta droga, a diferencia de lo que sucede con la cocaína, base de coca, basuco y marihuana.

Sin embargo, profesionales dedicados a atender adicciones confirman que su expendio y consumo es tan común, que se vuelve “pan de cad                                a día”.

Es una droga que se viene consumiendo desde hace bastante tiempo en la ciudad y en todo el país. Los mismos chicos confirman que sí la han consumido y que no es difícil conseguirla, sobretodo en los lugares nocturnos y demás espacios de rumba en la ciudad”, afirma la psicóloga Janeth Carballo Mansiglia, quien trabajó durante 12 años en la fundación y centro de rehabilitación Quiero Vivir, en Cartagena, atendiendo directamente los casos de adicción.

Carballo es especialista en Desarrollo Personal y Familiar, y orientadora de diplomados, talleres, y veedurías, sobre adicción.

“Lo que no permite detectar un porcentaje fiel del consumo, seguramente son los efectos engañosos de esta droga porque no produce tufo, ni se detecta fácil. Es que no hay alcohol en el organismo de quien la consume”, agrega.

Jóvenes, los que más consumen

Sus efectos engañosos, colores y diseños atractivos, que hasta parecen emoticones, hacen que estos comprimidos que crean adicción, sean especialmente atractivos para los jóvenes y adolescentes.

“El consumo en nuestro país es alto, consumen desde los adolescentes en edad temprana de más o menos 14 años en adelante, hasta los universitarios. Es la etapa de los cambios y búsqueda de alternativas que los lleven a experimentar sensaciones fuertes. La mayor parte de adicciones a esta droga, se presentan en la juventud. No es difícil deducirlo porque incluso se vende en sitios de rumba juvenil”, dice la Psicóloga.

Una fuente que habló con El Universal en la publicación Así se mueven las drogas en las rumbas de Cartagena, también lo confirma.

“Hoy, turistas  y propios, en su mayoría jóvenes, llegan a estas discotecas en busca de pepas de éxtasis que los mantengan ‘prendidos’ durante más de 6 horas. Las consiguen desde 13 mil hasta 28 mil pesos; dependiendo el precio de la época del año”, cita el artículo, publicado el pasado 27 de junio de este año, basado en la narración de una joven de 25 años, quien estuvo inmersa durante 6 años en este mundo de rumbas nocturnas.

“Los chicos cuentan que esta es una forma de engañar fácil a sus padres porque no llegan a sus casas borrachos ni con olor a tufo. Además comprar éxtasis y mantenerse con agua toda la noche, les sale mucho más económico que comprar licor”, cuenta Carballo Mansiglia.

“Es indispensable que los padres de familia estén muy pendientes del comportamiento de sus hijos para que reconozcan sus cambios de actitud y no se fíen porque no consumen licor. Deben recordar que características como la pupila dilatada, y señales como la resaca extrema y depresión luego de una rumba, sin haber consumido licor, pueden indicar riesgo de que su hijo esté consumiendo éxtasis”, añade.

Fácil de conseguir

La profesional de salud indica que no hay dificultad en conseguir éxtasis en sitios públicos.

“Es muy fácil contactar a alguien para adquirirlas, en ocasiones incluso algunas personas que ingresan como usuarios de los lugares, están al acecho de las ventas. Hay un consumo alto de esta sustancia en la ciudad, por eso es importante que desde la familia, los colegios, la Alcaldía y las autoridades, se conforme un bloque de lucha contra este flagelo, con capacitaciones, información permanente o incluso desde programas de rehabilitación y prevención, formando grupos de veedores entre los mismos jóvenes  y capacitarlos para hacer declinar su consumo”.

Su tamaño permite camuflarla de forma sencilla en los bolsillos, billeteras, e incluso pegadas en las botellas de agua que los chicos consumen.

Este medio también preguntó a sus seguidores a través de las redes sociales que si habían presenciado ventas y consumo de éxtasis en Cartagena.

Todas las respuestas en la página oficial de El Universal en Facebook indicaron que sí. Entre los tuiteros, solo uno respondió no haberlo presenciado, mientras los demás respondieron de forma positiva.

La alarma es inminente si se tiene en cuenta que aunque no hay registros oficiales de que exista éxtasis en la ciudad, personas de diferentes sectores expresan que su consumo y venta  se viene dando desde hace bastante tiempo en sitios de rumba exclusivos para jóvenes.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63882 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

ASECHO -ASECHO -ASECHO-

ASECHO -ASECHO -ASECHO- ASECHO- ASECHO. POR DIOS, UNA PLANA PARA LA "PERIODISTA" ESCRIBIENDO MIL VECES LA PALABRA CON SU ORTOGRAFIA CORRECTA.

al acecho: Observando o

al acecho: Observando o vigilando a escondidas.
acecho: Acción y efecto de acechar. Expectación, espionaje, inspección. Lugar desde el cual se acecha.
Que haga la plana