Indicadores económicos
2017-07-27

Dólar (TRM)
$3.026,22
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.523,73
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,59
Petróleo
US$48,75

Estado del tiempo
2017-07-27

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 09:27

Marea max.: 12 cms.

Hora: 02:06

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 11 a 29 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 35 ºC

Pico y placa
2017-07-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4 -
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Inmunidad celular

 Mantener un sistema inmunológico en optimas condiciones es vital para garantizar la salud y extender las expectativas de una vida con calidad. Los médicos precisan que la mejor forma de fortalecerlo es a través de una alimentación balanceada, pero el problema radica en que comúnmente las personas no saben combinar los alimentos para obtener los nutrientes necesarios. Además, la exposición diaria a situaciones adversas como el estrés, la polución, alimentos manipulados químicamente y antibióticos mal usados, entre otras cosas van acumulando en el organismo diferentes antígenos que con el tiempo terminan por debilitar la capacidad del cuerpo para defenderse por sí mismo. Los factores de transferencia son moléculas que potencian de forma máxima la capacidad del sistema inmunológico. No son medicamentos, están considerados como un nutriente que el organismo no produce en la cantidad suficiente y necesita ser llevado al cuerpo a través de la ingesta. Su principal función es transferir inmunidad celular de individuos inmunes a individuos no inmunes. De manera natural, los factores de transferencia se encuentran en el calostro que es la primera leche materna que la madre produce después del parto. Están compuestos por agua, proteínas grasas, carbohidratos y principalmente por una alta concentración de inmunoglobulibas, vitales para la prevención de todo tipo de infecciones. Dicho de otra manera, la madre le transmite al recién nacido por medio del calostro todos los agentes inmunológicos que ella ha adquirido a lo largo de su vida. "Toda esta información valiosa que la madre transfiere en el calostro va desapareciendo a medida que el nuevo ser va creciendo y desarrollando sus propios anticuerpos. En ese proceso, el sistema inmune puede sufrir trastornos que le impiden funcionar adecuadamente. Para evitar la desaparición de esta información inmune, muchos estudios han coincidido con los beneficios de ingerir los factores de transferencia, como un complemento nutricional. Para su presentación comercial, estos se obtienen a través del calostro de la vaca", manifiesta la nutricionista, Cecilia Espitaleta. Raymundo Moreno, médico homotoxicólogo, comenta que los científicos han identificado que de todos los mamíferos, la vaca es la que más produce diferentes inmunoglobulinas en su calostro, capaces de causar una inmunización pasiva en otras especies mamíferas.


 Sistema y factores


 Un sistema inmunológico sano es imprescindible para gozar de buena salud. Cuando el sistema es óptimo puede distinguir entre los tejidos del propio organismo y los extraños que pretenden invadirlo. Si el sistema inmunológico falla empiezan los problemas porque se vuelve incapaz de combatir los virus y bacterias externas que atacan al cuerpo, causando un sin número de infecciones, algunas muy graves, como el herpes o la sobre infección causada por el sida.  Además, no diferencia las células propias de las ajenas y en virtud de esto ataca por error las células y tejidos del propio cuerpo, dando origen así a lo que se conoce como enfermedades autoimunes, entre las que se enmarcan un gran número de patologías graves y clasificadas de alto costo como los cánceres, la artritis reumatoide, el lupus, la espondilitis anquilosante, el vitiligio, entre muchas otras.  "Las enfermedades autoinmunes se generan por deformaciones de las células sanas. Como el sistema inmune no reconoce las propias células del cuerpo, las ataca y ese ataque produce tales alteraciones celulares. Lo que muchos estudios han precisado es que los factores de transferencia, valga la redundancia, transfieren nueva información a las células del sistema inmunológico para que reaprendan a distinguir las células del propio cuerpo de antígenos diversos (virus y bacterias) y puedan hacer bien su trabajo, es decir ataquen al enemigo correcto. En caso que ya haya células malignas, las destruya", explica el homotoxicólogo, Raymundo Moreno.  ¿En que consiste esta información? Se renuevan las cargas de inmunoglobulibas. "Es como darle nuevas armas a las células defensoras para que libren la batalla", dice Moreno. "Los factores de transferencia no son medicamentos, por lo tanto, no curan, ni difieren de tratamientos médicos convencionales. La función primordial de ellos es de prevención. Al tener un sistema inmunológico fuerte, suponemos que es menos probable adquirir infecciones y enfermedades. "Si ya la infección o la enfermedad existe, puede pasar que el sistema inmunológico se fortalece con esta nueva información molecular y se potencializa para defender el cuerpo. Esa defensa puede ser exitosa en detener las invasiones dañinas, cualquiera que sea su origen: virus, bacterias, desordenes celulares. Igualmente, puede actuar en contra de patologías idiopáticas (que se desconoce su origen) como la migraña y ordena la función de todas las células, procurando el mejor funcionamiento de los demás sistemas del organismo (respiratorio, digestivo, excretor, esquelético, muscular, cardiovascular, linfático, nervioso, hormonal, reproductor y tegumentario)", afirma Cecilia Espitaleta. La especialista comenta que a una paciente con un cáncer avanzado de vagina le ordenó una dosis muy alta y de manera diaria de factores de transferencia. "En un caso extremo como el de esa señora había que tomar una medida extrema. Ya estaba desahuciada, ya nada de lo que se le diera podía causarle daño. Así que se tomó la decisión y para satisfacción de todos, la señora salió bien librada de esa experiencia", precisa Espitaleta. La demanda en el uso de los factores de transferencia coincide con una creciente conciencia de que la prevención es el mejor tratamiento, puntualiza Moreno.


 Historia


 A fines de la década del 40, mientras estudiaba la tuberculosis, el Dr. H. Sherwood Lawrence determinó que una sustancia en un extracto de leucocitos (glóbulos blancos) tomada de un individuo que se había recuperado de la tuberculosis podía transferirle a un receptor que no había sido infectado todavía una respuesta inmunitaria positiva a la tuberculosis. Le dio el nombre de factor de transferencia a la sustancia.. Poco después de los hallazgos del Dr. Lawrence, los investigadores comprendieron que los animales ofrecían una fuente efectiva y económica de moléculas de factores de transferencia.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese