Indicadores económicos
2017-09-26

Dólar (TRM)
$2.924,57
Dólar, Venta
$2.790,00
Dólar, Compra
$2.640,00
Café (Libra)
US$1,53
Euro
$3.470,58
UVR, Ayer
$251,73
UVR, Hoy
$251,76
Petróleo
US$52,22

Estado del tiempo
2017-09-26

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 17:01

Marea max.: -6 cms.

Hora: 00:44

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-09-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La soledad puede ser contagiosa

La soledad puede ser tan contagiosa como una gripa, reveló esta semana un grupo de investigadores de la Universidad de Chicago.

Los investigadores, luego de observar a 5.100 personas y sus contactos sociales durante 10 años, detectaron un patrón de contagio que lleva a la persona a moverse a los límites de la red social cuando se vuelven solitarios.
“En la periferia de los grupos sociales tienen menos amigos, y su soledad los lleva a perder los pocos vínculos que tenían”, le explicó el principal autor de la investigación, John Cacioppo, a la AFP.
Antes de perder esas pocas amistades, transmiten los sentimientos de soledad a los amigos que les quedan, quienes también empiezan a sentirse solos.
Según la investigación, las más propensas a dejarse “atrapar” por la soledad son las mujeres, la mayoría de las veces es producto de un cambio en las redes sociales más que por un cambio en las redes familiares.
El psicólogo Edgar Acuña Bermúdez, docente e investigador de la facultad de psicología de la Universidad de San Buenaventura y director del grupo de investigación en psicoanálisis INSIGHT, explica que las relaciones interpersonales con personas que viven en soledad se pueden tornar contagiosas debido a que se guían consciente o inconscientemente por factores que influyen de una persona a otra, sobre todo si no cuentan con una estructuración yoica adecuada.
En psicoanálisis, la identidad yoica significa saber quiénes somos y cómo encajamos en la sociedad.

Seres sociables
Esa identidad empieza a formarse desde los primeros años.
Según el psicólogo, desde que se nace se establecen vínculos afectivos con las personas cercanas, primero con la figura materna, luego se extiende a la figura paterna, la familia y las amistades.
“Se parte de un proceso donde la niña, por ejemplo, se vincula ‘edipicamente’ con su padre y rivaliza con la figura materna, luego busca reprimir sus impulsos o identificarse positivamente con la madre optando por tomar rasgos de su personalidad, se quiere parecer en algunos aspectos a ella desarrollando sus características femeninas”, dice el psicólogo.
Lo mismo ocurre con los niños, señala el especialista, pasan de desear la figura materna y rivalizar con la figura paterna a identificarse positivamente con la última.
“Buscan parecerse al padre, vestir o ser como él, desarrollando las características masculinas”, indica.
En la pubertad y la adolescencia se independizan de sus padres, aunque van a seguir siendo fundamentales en su estado emocional y de maduración, empiezan a reclamar sus espacios y libertades para desarrollarse como desean ser y no en función de sus progenitores.
En la edad adulta, “la independencia e identidad positiva conducen a la persona a establecer vínculos afectivos, vienen los hijos y sus relaciones con otras personas van a permanecer siempre presentes”.

Solitarios
La soledad, es entonces, un estado donde la persona se aparta de su entorno, sus amistades o realiza un desprendimiento afectivo del vínculo con otras personas.
“Es un estado delicado y genera conflictos de orden mayor o psicopatológicos, pues nadie vive en soledad, somos personas socializadas”, señala el psicólogo.
Acuña Bermúdez destaca que toda persona tiene sus “momentos” de soledad que resultan sanos si los desarrolla constructiva y creativamente para beneficio personal o incluso grupal.
Si por el contrario, es una actitud constante que la persona busque apartarse de su entorno, esté retraída, ensimismada, que opte por una vida sedentaria, se aparte de sus amistades, corte sus relaciones afectivas o sentimentales, se queje de vacío o de no encontrarle sentido a su vida, se encierre, esté triste y se sienta incomprendido, se deben entender como señales de alerta para buscar ayuda, sobre todo si se trata de adolescentes a los que se les debe prestar especial cuidado y comprensión.
“Las consecuencias de este comportamiento pueden desencadenar depresión, sentimientos de abandono, no le encuentran sentido a su existencia y en muchas personas viene el suicidio. Pueden incluso desarrollar impulsos destructivos y autodestructivos”, advierte el especialista.
Precisamente el estudio norteamericano que encontró contagiosa la soledad tiene por objetivo reducir ese estado que puede llevar a fomentar enfermedades mentales como la depresión y el estrés, e incluso enfermedades físicas.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese