Indicadores económicos
2017-09-26

Dólar (TRM)
$2.924,57
Dólar, Venta
$2.790,00
Dólar, Compra
$2.640,00
Café (Libra)
US$1,53
Euro
$3.470,58
UVR, Ayer
$251,73
UVR, Hoy
$251,76
Petróleo
US$52,22

Estado del tiempo
2017-09-26

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 17:01

Marea max.: -6 cms.

Hora: 00:44

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-09-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Los pies, primeros afectados por la diabetes

Cuando una persona es diagnosticada con diabetes requiere de múltiples cuidados, no solo en la alimentación sino con ciertas partes del cuerpo. Por eso es necesario conocer qué precauciones y cuidados tendrá que tomar el resto de su vida.

Hay dos tipos de diabetes: la diabetes tipo I, también conocida como diabetes infantil, es una de las más serias. Hasta el momento es incurable y requiere inyecciones diarias de insulina. Y por otra parte está la tipo II, que puede tener distintos grados de seriedad y ser tratada con distintos enfoques, que van desde control de la dieta y recomendación de ejercicios, cirugía para bajar de peso, si la persona padece de obesidad mórbida, hasta inyecciones de insulina de acuerdo a la necesidad.
Según expertos, en ambos casos lo primordial es lograr el control del azúcar en la sangre, pues cuando hay un descontrol, no sólo puede producir la muerte, sino también males cardiovasculares, ceguera y neuropatías de las extremidades inferiores que, conjuntamente con alteraciones del sistema cardiovascular, pueden ocasionar amputaciones.
Según el cirujano podiatra de pie y tobillo del Centro de las Heridas del South Miami Hospital, Abraham Wagner, “el 65 por ciento de los diabéticos tendrá una úlcera en su vida; de esos, el 15 por ciento va a sufrir una amputación y, de ellos, los que sufren una amputación por debajo de la rodilla tienen una expectativa de vida de 5 años”.

En el país
En Colombia, en el año 2007, se estimó que la prevalencia de diabetes era de un 4,6 por ciento, por lo que se puede afirmar que hoy en nuestro país por cada familia existe un caso de alteraciones que pueden proceder de la diabetes.
Para el 2005, último año con estadísticas consolidadas conocidas, se calculó que en Colombia del 7 por ciento al 10 por ciento de la población padecía de diabetes, de igual forma, para ese mismo año la tasa de mortalidad por diabetes mellitas (la del tipo II) fue de 7 hombres y 9 mujeres por cada 100.000 habitantes.
Según la Federación Diabetológica Colombiana, en nuestro país la diabetes está dentro de las diez primeras causas de mortalidad, de ingresos hospitalarios y de consulta externa en mayores de 45 años.

¡Atención a los pies!
Según afirma Wagner, lo primero que se debe cuidar en caso de diabetes son lo pies, pues son más difíciles de sanar en caso de sufrir alguna herida.
“Cuando una persona visita al médico por problemas de diabetes, lo principal que él debe hacer es prevenir que se formen úlceras, prestándole especial atención a los pies”, explica Wagner.
“Es importante que el diabético aprenda a examinarse con detención esta parte de su cuerpo”, dice. Y recomienda que “es importante que el paciente use plantillas o zapatos especialmente confeccionados para él o ella”.
El cuidado de las úlceras es igualmente importante y muchas veces requiere injertos de piel o de otros materiales para promover la cicatrización. Hoy en día, para tratar este tipo de enfermedades se están usando los injertos que están hechos de células vivas, o sea, que han sido desarrollados mediante ingeniería biológica.
Agrega Wagner que “estos productos nos permiten cerrar rápidamente la úlcera, que es nuestra meta principal” e indica que “el mayor tiempo que les ha tomado lograr el cierre de una herida han sido ocho semanas”.
Explica que también disponen de un extensor de tejido, el “taleguito”, que les permite expandir la piel cuando no existe suficiente para cerrar la herida. “Lo importante es disponer de las herramientas necesarias para ayudar al paciente con sus distintos problemas, por esto es importante que visiten al especialista adecuado”, dice Wagner.
Wagner afirma que no hay que olvidar que el equipo médico de cabecera del paciente con endocrinólogo, cirujano vascular y podiatra, son la clave de que no se le formen úlceras diabéticas, o sea, una úlcera venosa o arterial. El contar con un podiatra altamente calificado es fundamental a la hora de analizar qué es lo que está pasando con los pies: si existen juanetes o dedos de martillo que están creando roces peligrosos o si la pisada es incorrecta, creando presión sobre ciertos puntos específicos.

Cuidado de las úlceras
Según Wagner, las úlceras o heridas diabéticas requieren de un enfoque múltiple, ya que también tienen frecuentemente un componente periférico-vascular (mala circulación venosa); de ahí que en el Centro de Heridas dispongan, tanto de podiatras como de cirujanos periférico-vasculares y de enfermeros especializados en la curación de las heridas.
“Los tratamientos endovasculares nos ayudan a reducir la fuga de alta presión en las extremidades”, dice Wagner. Cuando se sufre de diabetes, las válvulas no funcionan adecuadamente y hay que determinar a qué nivel se encuentra el problema para tratarlo y eliminar la razón primaria de la alta presión en las extremidades, que es la que causa las úlceras.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese