Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

No pierda de vista a sus ojos: présteles más atención

-A A +A
 

Hacerse análisis para saber cómo andan los niveles de colesterol, triglicéridos, hemoglobina, entre otros, suelen estar en la agenda de muchas personas a manera de chequeo general. Pero pocos son los que sacan rato para practicarse exámenes periódicos de la vista, sobre todo cuando el “calendario” va caminando.

Según el oftalmólogo Larry Iglesias, incluso, en el caso de las personas que han disfrutado de una visión y salud ocular perfectas toda la vida, el riesgo de sufrir complicaciones visuales aumenta con la edad.

Los exámenes oculares periódicos pueden ayudar a detectar ciertos problemas antes de que causen daño permanente.

Recomienda Iglesias que los adultos, especialmente los mayores de 40 años, se sometan a exámenes de rutina al menos una o dos veces al año.

“A menudo, las enfermedades oculares graves se desarrollan y comienzan a causar daños a largo plazo, a veces antes de que el paciente advierta que existe el problema. En las personas diabéticas o hipertensas, se debe de tener una especial atención, ya que estas enfermedades pueden causar problemas graves en la visión y, en ocasiones, pérdida permanente de la misma”, dice.

Años y visión

A medida que se envejece, el tejido ocular tiende a romperse y a perder elasticidad. El resultado puede ser una visión nublada y oscurecida que impide hacer las cosas que se hacían cuando se era más joven.

Sin la ayuda del cuidado ocular concebido para adultos, explica Larry Iglesias, esta degradación paulatina del tejido del ojo produce la pérdida de la visión y hace que éste sea más propenso a anomalías de importancia.   

Trastornos oculares más comunes

A continuación algunos de los trastornos oculares más comunes y de aparición más frecuente en la vida adulta, según Larry Iglesias.

Presbicia

Afecta a la mayoría de las personas de entre 40 y 49 años en adelante, incluso a aquellas que no cuentan con antecedentes familiares de problemas oculares.

En algún momento de la vida casi todas las personas comienzan a experimentar visión borrosa al mirar objetos de cerca, por ejemplo, al leer, usar la computadora o coser. Se debe al endurecimiento del cristalino que sobreviene con la edad.

Aunque su aparición es inevitable, desde hace algún tiempo se trata con una técnica denominada facorrefractiva, que trabaja en el cristalino del ojo, que es donde está el problema. Los lentes intraoculares que se colocan permiten que el paciente vea de cerca y de lejos, reduciendo, y a menudo eliminando en forma total, la necesidad de gafas para ver de cerca.

Cataratas

Con la edad, las proteínas del cristalino se descomponen, lo que impide que la luz llegue a la retina en forma adecuada, generando visión nublada o borrosa. Si no se las trata como es debido pueden causar ceguera.

Con procedimientos quirúrgicos avanzados y lentes artificiales es posible extraer las cataratas. Los exámenes periódicos para detectar el inicio de cataratas son una parte crucial del cuidado ocular de rutina en adultos.

Degeneración Macular

Si bien la mayoría de los problemas de la visión relacionados con la edad se manifiesta como un tipo general de visión borrosa o nublada, la degeneración macular a menudo produce un patrón muy distintivo de pérdida y distorsión de la visión.

Este problema genera que la imagen en el centro de la visión queda en blanco, y las figuras alrededor de la misma se deforman.

La mayoría de las personas notan por primera vez este trastorno cuando miran sus persianas venecianas, ya que las líneas paralelas con poca separación tienden a hacer el problema más evidente.

Glaucoma

Existen diversos tipos de glaucoma, pero todos tienen algo en común: generan un bloqueo del flujo normal de líquido en los ojos y pueden causar daños oculares permanentes. También se puede registrar dolor agudo y mareos en casos extremos.

Debido a que los signos y los síntomas del glaucoma no suelen ser muy notorios en las primeras etapas de la enfermedad, es necesario someterse a exámenes en el consultorio de un especialista para prevenir las consecuencias a largo plazo.

Sólo un especialista capacitado puede obtener un diagnóstico de glaucoma preciso, que representa una parte importante del cuidado ocular en adultos.

Ojos secos

En ocasiones, el ojo seco es un síntoma más que una enfermedad en sí misma, ya que puede ser causado por una serie de diversos problemas de base.

Aun así, la mayoría de los pacientes que sufren de este trastorno que genera irritación (caracterizado por ojos secos, rojos y con picazón, que empeoran a medida que transcurre el día) tan solo tienen una disminución en la producción de lágrimas, que son el lubricante para conservar una buena salud visual.

Para las personas que trabajan frente a un computador, quienes tienden a tener la vista fija, se le recomienda espabilar varias veces para evitar que el ojo se seque.

Retinopatía diabética

La diabetes es una enfermedad muy grave, que incluso se puede extender hasta los ojos. La retinopatía diabética, de la cual el edema macular es una clase, es un trastorno en el que los vasos sanguíneos de la retina se debilitan y rompen, y de este modo liberan sangre en los líquidos oculares.

Todas las personas con diabetes corren riesgo de sufrir este problema. Sin embargo, con un cuidado ocular adecuado, los adultos que sufran el trastorno pueden experimentar mejorías en la visión; por eso es crucial que los diabéticos consulten a un especialista periódicamente.

Retinopatía hipertensiva 

La hipertensión arterial no tratada o tratada inadecuadamente puede provocar daño a los vasos sanguíneos en la retina. Cuanto más alta sea la presión arterial y mayor sea el tiempo que ésta haya estado elevada, más probable será que el daño sea grave.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63910 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese