Indicadores económicos
2017-09-23

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-23

marea

Marea min.: -2 cms.

Hora: 22:47

Marea max.: 18 cms.

Hora: 14:16

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 10 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-09-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Nuevas generaciones son propensas al sedentarismo

Las nuevas tecnologías trajeron consigo además de entretenimiento una nueva cultura en la que la ley del menor esfuerzo físico es la que prima. El uso desmedido de videojuegos, televisores, teléfonos móviles con acceso a redes sociales y computadores, ha cambiado los hábitos de la humanidad y creado generaciones cuya principal característica es la pereza para realizar diferentes actividades.

Ramón Flórez* tiene 15 años, dentro de sus pasatiempos favoritos están ver televisión, navegar en Internet y escuchar música. No ejerce ninguna actividad deportiva ni emprende proyectos que le exijan dedicación y disciplina. “Ejercitarme no es lo mío, me da pereza hacer deportes. En el colegio me da ‘mamera’ hacer proyectos largos, me parece mejor lo que es fácil y rápido de hacer”, explica.

Ramón tiene problemas de sobrepeso y aunque asegura que no está muy conforme con su imagen, no contempla la posibilidad de bajar sus kilos de más haciendo deporte. “Preferiría una cirugía, es más práctico y los resultados se ven rapidísimo”.

La forma de pensar de Ramón no es única, de hecho, ese tipo de reflexiones son compartidas por una gran mayoría de adolescentes.

La neuropsicóloga Carolina Beltrán explica que diferentes factores sociales influyen en esta visión de los jóvenes.

“La crianza es uno de los grandes determinantes sociales que influyen en la pereza que los jóvenes expresan actualmente. En este momento todo lo tienen fácil, a los jóvenes y niños de hoy les falta estimulación. Eso determina que ya no se esfuercen por nada”.

Desde la psicología la pereza es entendida como un bajo estado de ánimo en el que se carece de interés y en el que la motivación es nula cuando se trata de realizar diferentes actividades.

Al respecto la psicóloga Ana Juliana Becerra señala que “la cultura de la inmediatez en la que nos movemos ha calado fuertemente en los adolescentes. Muchos buscan beneficios inmediatos cuando realizan cualquier actividad, y se les dificulta tener que esperar los resultados”.

Esto según Becerra es lo que ha provocado que características como la disciplina y la constancia sean vistas como una pérdida de tiempo en las nuevas generaciones.

“Cuando antes los estudiantes tenían que leerse un libro para encontrar respuestas, ahora sólo con escribir en un buscador una palabra se encuentra toda la información. Esto también genera pereza, pero de tipo mental”, asegura Becerra.

La pereza, según la neuropsicóloga Carolina Beltrán, es una manifestación de la disminución  de atención y la capacidad de seleccionar los estímulos del entorno, lo que además repercute en la capacidad de memorizar.

Consecuencias de la pereza

La pereza y el sedentarismo tienen más consecuencias. La psicóloga Sonia Pacheco explica que, “normalmente las personas perezosas se aíslan socialmente, ya que carece de interés para ellos establecer relaciones interpersonales, lo que en últimas cala negativamente en sus habilidades sociales”.

La salud es de los aspectos más afectados por el sedentarismo. La licenciada en educación física, recreación y deporte Melina Urrea, explica que el sobrepeso y los problemas cardiovasculares a temprana edad  son las principales consecuencias de una vida sin actividad física.

“La poca capacidad de respuesta física, el cansancio continuo en las tareas cotidianas y la tendencia a aumentar de peso, son consecuencias que no se harán esperar si se lleva una vida sedentaria”.

La especialista asegura que es necesario que se realicen mínimo 30 minutos de ejercicio diario para mantener saludable al cuerpo.

“Lo ideal es que sean continuos los 30 minutos de ejercicio cardiovascular, que se puede realizar caminando, corriendo, patinando, montando bicicleta o jugando algún deporte”.

Sin embargo, el ejercicio también puede ser dosificado. “Se puede dividir en 2 momentos de 15 minutos, o en 3 de 10 minutos. Lo importante es que el cuerpo realice ejercicios y que se mantenga activo durante día”, concluyó.

Puede tener una causa médica

La pereza también influye en los hábitos alimenticios. Estudios señalan que los jóvenes no consumen frutas porque les da pereza quitarles la cáscara.

La pereza también puede tener orígenes médicos. La neuropsicóloga Carolina Beltrán señala que una desregulación en las hormonas puede causar bajo nivel de atención, que ante el desconocimiento  puede ser confundido con pereza.

“La pereza puede confundirse con un déficit en la capacidad de poner atención. Este síndrome conocido como Lesión Accional Difusa, causa que  la información no vaya tan rápido y que por ende exista una disminución en la velocidad en la que el niño procesa la información, es decir, que el ritmo de aprendizaje es menor”.

Este tipo de síndromes se identifican cuando la ‘pereza’ es generalizada y no selectiva, o sea cuando en general tiene un bajo rendimiento académico. “Esta situación le genera mucho estrés a los niños pues los frustra responder de una manera más lenta que sus compañeros”.

Es muy importante que una vez se identifique este tipo de comportamiento “se consulte con un especialista para diagnosticarlo y tratar el problema médica y psicológicamente”

Desde hace algunos años se recomienda cada vez más la práctica de ejercicio de forma regular. Esto es debido a que el cuerpo humano está diseñado para moverse y requiere por tanto el ejercicio físico regular para mantenerse funcional y que no se enferme.

Posibles causas

Las personas sedentarias no queman las grasas que consumen, y éstas se acumulan en aéreas como el abdomen, por lo que aumenta su volumen. Una dieta sin deporte está condenada al fracaso.

Cansancio inmediato ante cualquier actividad que requiera esfuerzo físico como subir escaleras, tener relaciones sexuales, caminar, levantar objetos o correr.

El aumento del volumen de grasas en el organismo implica también aumento del colesterol, en el cual, arterias y venas se vuelven igualmente almacenes de grasas inutilizadas, lo que hace que el flujo sanguíneo hacia el corazón sea menor y, por lo tanto, tenga que hacer un doble esfuerzo. De esto vienen los problemas cardiacos y las fatigas ante cualquier esfuerzo.

Debilitamiento Óseo: la carencia de actividad física hace que los huesos pierdan fuerza y se debiliten, lo que abre el camino a enfermedades como la osteoporosis.

Problemas de espalda que generan dolores frecuentes debido a una musculatura débil como consecuencia de la falta de actividad física.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese