Indicadores económicos
2017-07-27

Dólar (TRM)
$3.026,22
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.523,73
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,59
Petróleo
US$48,75

Estado del tiempo
2017-07-27

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 09:27

Marea max.: 12 cms.

Hora: 02:06

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 11 a 29 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 35 ºC

Pico y placa
2017-07-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4 -
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Padres obesos, hijos con sobrepeso

Los malos hábitos alimenticios y la falta de actividad física se han catalogado como las principales causas de la obesidad.

Entonces la situación iría más allá  del dicho ‘como mi padre es obeso, yo seré obeso’, para ser parte del nuevo dicho ‘como mi padre no come bien ni hace ejercicio, yo tampoco’, lo cual da como resultado obesidad en los hijos.

Esto sacaría la obesidad en los hijos de ser sólo una cuestión genética, para convertirla en una situación que también es hereditaria.

Por eso es tan importante que sus hijos adquieran buenos hábitos alimenticios y de actividad física, como también lo es que usted les de ejemplo.

Estos se les debe enseñar desde pequeños, pues en la infancia es que los niños aprenden las bases esenciales sobre la comida y el acto de comer, pero también sobre la realización de actividad física. Poco a poco adquieren diferentes hábitos alimenticios que se practican en casa, hasta integrarlos por completo en su conducta.

“Cuando las costumbres del núcleo familiar no son las más sanas, esto afectará negativamente a los hijos, en cuanto a su propio estilo de vida y su salud a futuro”, afirmó Rosa Elena Mora, endocrinóloga pediatra.

Entre genes y hábitos

A mayor grado de obesidad en los padres, mayor riesgo de sobrepeso en sus hijos, niños o adolescentes: así lo señala un estudio realizado en el año 2008 acerca de la influencia de la obesidad de los padres y de los abuelos en la obesidad infantil.

El riesgo es 80% mayor cuando ambos padres son obesos que cuando sólo uno lo es, sobre todo si se trata de una madre obesa, según lo observó el investigador Matthew Davis y sus colaboradores.

El hecho se presenta porque generalmente las mujeres son las encargadas de inculcar los hábitos alimenticios en el hogar –cuándo y cómo comer, qué comer, qué evitar, qué limitar-.

Cuando la madre padece de obesidad y mantiene hábitos nutricionales inadecuados en cuanto a la comida, es más fácil que los hijos repitan este comportamiento, con el consecuente peligro de subir ellos mismos de peso.

Vida poco saludable

Los cambios genéticos han sido pocos en los últimos 40 años, pero la prevalencia de la obesidad mundial sigue en aumento, lo que explica que los cambios en los hábitos de vida afectan el control del peso.

Desafortunadamente el 90% de los padres de niños con sobrepeso no aceptan que sus hijos tienen un problema, según Marilyn W. Edmunds y Laurie Scudder, profesoras clínicas de las Universidades de Baltimore, Maryland.

La falta de autoridad moral para manejar adecuadamente la alimentación de sus hijos y  estimularlos a realizar ejercicio, pueden ser las causas de esta negativa, debido a que esto significaría que los mismos padres no están dando ejemplo desde sus hogares.

Pero es imposible generar hábitos correctos de alimentación y actividad física cuando los padres de familia no cambian su propia conducta.

“Comprender que el sobrepeso y la obesidad representan un verdadero problema de salud independientemente de la edad de quienes lo padezcan, es el primer paso para resolver el problema. Luego, aceptar que no hay soluciones mágicas y que adoptar un estilo de vida saludable que involucre a todo el grupo familiar es la solución a largo plazo”, señaló Rosa Elena Mora.

A quemar calorías

El hábito de realizar actividad física de forma regular, es tan importante para contrarrestar el sobrepeso como lo es mantener una alimentación balanceada.

Para generar un hábito que les dure toda la vida como el de la actividad física, se les debe inculcar a los niños desde la temprana edad.

“Analizar los hábitos alimenticios y la actividad física que realizan sus hijos, para buscar un balance entre la ingesta y el gasto calórico, es primordial para alcanzar un estilo de vida activo y saludable”, dijo la endocrinóloga pediatra, Rosa Elena Mora.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese