Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Vida sexual después de un ataque cardiaco

-A A +A
 

“Después de un ataque cardiaco un 25 por ciento de los pacientes manifiestan que no sufren ningún cambio en su vida sexual, el 25 por ciento afirman que disminuye después del infarto, otro 25 por ciento dice que la empeora definitivamente y el 25 por ciento restante no vuelve a tener vida sexual usualmente por miedo a tener un nuevo infarto durante la relación”, comenta el médico internista cardiólogo, Orlando Navarro Ulloa, director médico del Instituto de Cardiología del Caribe y presidente del capitulo Bolívar de la Sociedad Colombiana de Cardiología.
Tener o no tener relaciones sexuales después de un infarto cardiaco es una de las preocupaciones de los pacientes, desafortunadamente un gran porcentaje se abstienen de consultar con su especialista por el recelo con el que aun en la actualidad son abordados los temas relacionados con el sexo.
El especialista asegura que si se tienen inquietudes y no se expresan al médico se está generando mayor ansiedad que no contribuye con la recuperación del paciente.
Explica que la base del funcionamiento del sistema cardiovascular es también la base del deseo sexual y de la erección en los hombres.

Sexo y corazón
El endotelio, tejido que recubre el interior de los vasos sanguíneos incluyendo el corazón, tiene sustancias anticoagulantes y otras que ayudan a la dilatación de las arterias.
“Es un órgano vivo que regula la parte circulatoria, hormonal, la coagulación y el aclaramiento de los lípidos entre otras”, dice el cardiólogo.
Y agrega que “si fumamos, no hacemos ejercicio, comemos cosas que no debemos comer porque son tóxicas para el organismo y dejamos de comer otras que son muy saludables para el sistema circulatorio, como los vegetales que tienen una cantidad de micronutrientes que fortalecen a nivel molecular ese sistema, se deteriora esa membrana que puede ser poderosa pero a la vez delicada”.
Un estilo de vida poco saludable en algún momento va a deteriorar ese teflón, la arteria se vuelve vulnerable, empieza a acumular grasa lo que inicia un proceso inflamatorio que llega a las células, se puede romper y formar un trombo que trata de sellar la ruptura de esa placa pero el trombo termina obstruyendo completamente la arteria.
Cuando se obstruye la arteria todo el tejido que depende de ese vaso sanguíneo empieza a sufrir por falta de oxígeno y se produce un infarto ya sea en el corazón, el cerebro o cualquier otro órgano.
Si el taponamiento es en una arteria del corazón se presentará un infarto cardiaco.
“Es probable que un porcentaje significativo de las personas que sufren infarto hayan tenido algún tipo de disfunción sexual antes porque la enfermedad cardiovascular está indicando que hay un problema a nivel endoteliar”, afirma el médico.
El especialista le aconseja a los pacientes con enfermedades cardiacas consultar con su medico todas las dudas, “el desempeño sexual y la cardiología van de la mano y es algo que no debe avergonzar”.
En esas consultas debe participar la pareja ya que muchas veces el temor no es de quien padeció el infarto sino de su compañero.

Recomendaciones
Después de un infarto, las dos primeras semanas se debe mantener reposo, limitar todas las actividades que impliquen esfuerzo entre esas las relaciones sexuales.
De la tercera a la sexta semana se considera que la persona puede estar en condiciones para retomar su actividad sexual, bajo ciertos parámetros.
“Hay métodos sencillos para determinar la condición de un paciente y en qué momento puede retomar sus actividades”, dice el cardiólogo.
Agrega que “se considera que si una persona puede subir dos pisos, por escaleras, sin sentir dolor en el pecho y sin ahogarse, puede tener una relación sexual normal, tranquila, sin grandes esfuerzos”.
También hay una prueba que ayuda a los cardiólogos a determinar el riesgo que tiene una persona de sufrir otro infarto pero a la que los pacientes le tienen un poco de miedo.
Es una prueba de esfuerzo llamada Submaximal en la que el paciente hace ejercicio en una banda caminadora mientras está conectado a unos monitores que le miden la frecuencia cardiaca y la presión arterial, es una prueba en la que el cardiólogo debe estar presente.
Si durante la prueba, el paciente hace cinco minutos de ejercicio moderado se considera que puede tener relaciones sexuales sin ningún problema.
“Las personas que siente temor de que les pase algo durante la relación sexual con la prueba se les puede mostrar que el esfuerzo que hacen allí es superior al que podrían hacer durante una relación sexual y comprobar que su corazón se comporta perfectamente bien”, señala el especialista.
Las personas que han tenido un infarto deben evitar el uso de estimulantes sexuales (sildenafil) porque seguramente están tomando vasodilatadores y nitratos que potencializarían su efecto si se combinan con fármacos como el Viagra.
Hay algunas medicinas que pueden producir disminución de la erección en los hombres o en el deseo sexual en el caso de las mujeres, el médico debe tener en cuenta eso e indagarlo con el paciente para realizarle el tratamiento adecuado.
“Por lo general los pacientes no comentan sobre su vida sexual si uno no les pregunta y por lo general las mujeres son mucho más reservadas”, señala.
Después de un infarto viene una vida completamente diferente donde la persona tiene que organizarse, cambiar los hábitos alimenticios, sacar tiempo para el deporte y la familia y eso incluye retomar la vida sexual con su pareja, según el especialista, un infarto cardiaco ha sido el renacer de muchos pacientes que llevaban una vida desordenada.
“Que necesidad tiene uno de llegar a un infarto o a una muerte súbita para tomar la decisión de cambiar de vida si se puede hacer antes”, sugiere el cardiólogo.

El corazón de los cartageneros
En Bolívar, un 50% de las personas mueren por problemas cardiovasculares, siendo los más frecuentes la hipertensión y el infarto de miocardio. Las cifras que se manejan en el departamento son más altas en comparación con Bogotá por ejemplo, donde el porcentaje por muerte por enfermedad cardiovascular está entre el 27 y el 30 por ciento.
Esto se debe generalmente a las diferencias culturales que se evidencia en la comida sobre todo. Los costeños comemos más grasas, más salado, más condimento, se frita todo: los patacones, el pescado, incluso alimentos tan saludables como la yuca.
La grasa del coco es la única grasa vegetal saturada y muchos alimentos que se consumen en la región llevan coco.

La edad del corazón
En los hombres los infartos cardiacos son más comunes después de los 50 años.
Las mujeres están protegidas por su sistema hormonal durante la edad fértil pero después de la menopausia la protección disminuye y aparecen las enfermedades cardiovasculares.
En las mujeres el infarto tiende a ser más grave, responde menos a los tratamientos y se complica con más frecuencia, tiene de dos a cuatro veces más riesgo de hacer un segundo infarto que un hombre en la misma condición.
Lo preocupante es que la edad en la que se presentan los problemas coronarios se está corriendo. Cada vez son más los hombres de 30 a 35 años con enfermedades cardiacas. Navarro Ulloa dice que incluso ha tratado pacientes con infarto a los 25 años por enfermedad coronaria que no es congénita, un fenómeno que se está viviendo en todo el mundo.

Clave secreta: prevención
El cardiólogo dice que no hay una edad estipulada para iniciar la prevención. “Hay familias de hipertensos donde la medición de la presión arterial debería empezar desde los niños y controlarlos durante el crecimiento. Se sabe que en las familias de hipertensos dan hipertensiones en personas jóvenes”.
Después de los 40 años es recomendable que cada dos años las personas se hagan un chequeo médico completo.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64199 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese