Villa Estrella: aquí brilla el caos

11 de octubre de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los habitantes del barrio Villa Estrella están contrariados, porque hace unos diez años lucharon para que los camiones Camel de la empresa Aguas de Cartagena dejaran de usar su vía principal.

El fruto de la lucha resultó en que la empresa abrió una vía alterna, por donde los camiones siguieron arribando hacia la planta de tratamiento que también tiene vecindad con el barrio El Pozón.

Pero ahora, de un momento a otro, abandonaron aquella vía y de nuevo están usando la vía de Villa Estrella, que se ha vuelto caótica, debido a que por allí también trafican los busetones de Transcaribe, busetas, motos y camiones proveedores de tiendas.

Villa Estrella es uno de los barrios cartageneros que  hace treinta, o más años, comenzaron a crecer a las afueras de la ciudad, sobre la Carretera de La Cordialidad; es estrato uno, pertenece a la Localidad 2, tiene 3.000 viviendas y 9 mil habitantes.

Colinda con tres sectores del barrio El Pozón: Los Lagos, San Nicolás, e Isla del León. Y con los barrios Villas de la Candelaria y Villa Zuldany.
María Eugenia Vivanco Cárdenas, la presidenta de la Junta de Acción Comunal, sostiene que aún son muchas las calles y callejones que faltan por pavimentar, mientras que en otras se comenzaron las obras y se dejaron por la mitad. Esa falencia hace que los aguaceros llenen de cráteres los terrenos destapado y, al mismo tiempo, amenazan con dañar el poco pavimento que se les puso.

La dirigente comunal supone que el mal estado de las calles es también la causa de que algunos sectores del barrio se inunden, sobre todo las instalaciones de la Institución Educativa Villa Estrella, donde los docentes deben suspender clases siempre que hay un aguacero, porque las aguas entran a las aulas.

Al  mismo tiempo, los tramos del barrio por donde cruza el caño El Limón también se inundan cuando ese cuerpo de agua eleva sus niveles, no solo por los aguaceros sino también porque algunas familias están rellenando las riveras para levantar cambuches que, poco a poco, se van convirtiendo en casas de material que le restan anchura al caño.

Abel Marrugo Cervantes, delegado  de la JAC, llama la atención sobre algunos planes de vivienda en ciernes, los cuales, según él, cubrirán los entornos del barrio sin cumplir las especificaciones urbanas correspondientes, queja que la dirigencia comunal ha llevado ante las autoridades distritales, pero hasta el momento no se ha visto la presencia de las mismas.

Y como si los problemas con las vías y las malas planificaciones no fueran suficientes, la inseguridad reclama su papel protagónico.

“Aquí atracan hasta debajo de las cámaras”, afirma Abel Marrugo, mientras que sus compañeras de la JAC no cesan de relatar anécdotas de los atracos y fleteos que se registran en la zona diariamente, a cualquier hora y en cualquier sitio.

“Necesitamos –prosiguen-- que la Policía vuelva a ser amiga del barrio. Anteriormente, los comandantes se compenetraban con la comunidad, nos visitaban constantemente y de la vigilancia no teníamos quejas, pero actualmente nos tienen abandonados, mientras los ladrones actúan delante de niños y gente de la tercera edad”.

Un escenario testigo de las incursiones de los forajidos es la única cancha de microfútbol que tiene el barrio (al lado de la estación da Acuacar), la cual, dicho sea de paso, se encuentra en malas condiciones por la falta de mantenimiento. Los únicos que la usan son los expendedores de estupefacientes, lo mismo que los consumidores y malandrines en motos.


OTROS PUNTOS

**El servicio de energía eléctrica  ya está mejorando, pero hace un tiempo sufría de fluctuaciones y racionamientos en cualquier tiempo.

**Según los líderes comunales, en las noches los malos olores de la planta de tratamiento de Acuacar inundan el barrio y casi no se puede respirar.

**La única cancha deportiva nunca fue sometida a mantenimiento y ahora está ruinosa y en manos de los facinerosos.

**El barrio no cuenta con centro médico. Los pacientes deben frecuentar el CAP de El Pozón.

**Los padres de familia temen que, con las nuevas urbanizaciones que se anuncian para esa zona, la I.E.Villa Estrella resulte insuficiente hasta por los mismos estudiantes del barrio.

**El caño El Limón lleva dos años sin ser aseado.

**Los moradores llaman “sentido de pertenencia” a que todo el mundo responda cuando  convoquen a bloquear una vía  en son de protesta.

**Por el momento, el barrio cuenta con un buen transporte público representado en las busetas de Junín-Paraguay, Transcaribe y mototaxis.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS