Indicadores económicos
2017-09-20

Dólar (TRM)
$2.904,60
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.477,38
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,69
Petróleo
US$49,48

Estado del tiempo
2017-09-20

marea

Marea min.: -1 cms.

Hora: 05:15

Marea max.: 15 cms.

Hora: 11:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 6 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-09-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Así fue el crimen contra los niños Vanegas Grimaldo

El domingo, el Juez Promiscuo Municipal de La Montañita con funciones de Control de Garantías, declaró legales las capturas de Cristopher Chávez Cuéllar, de 42 años de edad, y de Edison Vega García, de 25, detenidos el pasado sábado por unidades de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía, Dijín, y del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI de la Fiscalía. 

A estas personas se les señala de sospechosos de haber participado en la masacre del pasado 4 de febrero en la que fueron asesinados los niños Deiner Alfredo, Juliana, Laura Ximena y Samuel Vanegas Grimaldo. 

Chávez Cuéllar y Vega García fueron detenidos el pasado sábado en una operación conjunta y simultánea, en dos sitios de Florencia para darle cumplimiento a las órdenes de captura 392210 y 392211 expedidas el mismo día en que se hicieron efectivas, y ayer domingo durante las audiencias concentradas, el Fiscal 11 Seccional de la ciudad, les imputó los presuntos delitos de homicidio agravado, tentativa de homicidio, porte ilegal de armas de fuego, y hurto calificado y agravado. 

Según el representante el órgano judicial que orientó a un selecto grupo de investigadores del CTI y de la Dijín, el día de los hechos, es decir, el 4 de febrero pasado, Edison Vega García, residente en la vereda Campo Hermoso del municipio de Suaza, Huila, muy cerca al lugar en el que ocurrió la masacre, fue hasta una tienda de la zona y llamó desde un celular que la propietaria del establecimiento tenía en funcionamiento para la venta de minutos, a una persona a la que se le identificó como ‘Chencho’ y le dijo que "el Ejército no está por ahí", que podían "subir a hacer la vuelta". 

Luego, de acuerdo con el testimonio de otro poblador de la zona, en horas de la tarde, pasaron dos hombres a bordo de una motocicleta, preguntando dónde vivía Edison. El lugareño manifestó que les dijo que la casa del hombre era más abajo. 

El testigo que fue determinante para que la Fiscalía lograra identificar a los sospechosos, les contó a los investigadores, que le llamó la atención que la persona que manejaba el rodante, llevaba puestas unas botas de las que usan los petroleros, cafés, puntudas, mientras que el parrillero, lucía unas de caucho normales. 

Seguido, la noche del 4 de febrero, los dos sujetos, llegaron hasta un cambuche en el que pasaban la noche dos jóvenes de la familia Vanegas Grimaldo, uno de 16 y otro de 17 años. Según el menor, los sujetos llegaron al inmueble y le dijeron a Samuel, el mayor, que ellos eran de la guerrilla y que sus papás, se habían metido en un problema, que necesitaban que los llevara hasta la finca principal. 

De acuerdo con la declaración del joven, su hermano, les dijo que él los llevaba, pero que no lo fueran a matar. El muchacho narró además que como se asustó, decidió anotar las placas de la moto, por si algo. 

Hacia las 8:20 de la noche, el par de asesinos, llegaron hasta la finca Las Doradas en la vereda Las Brisas, jurisdicción del corregimiento El Caraño, en el kilómetro 22 en la vía Florencia-Suaza, donde estaban cuatro niños de la familia Vanegas Grimaldo, quienes al sentir que Samuel les tocó la puerta, abrieron. 

Acorde a lo que le contó Pablo a la Fiscalía, el menor que sobrevivió a la matanza, los hombres les dijeron: “acuéstense”, por lo que todos en medio de su inocencia, corrieron hacia sus camas, pero los homicidas, les indicaron que no, que en el piso. 

El niño de 12 años narró que como él percibió algo raro, arrancó a correr y se metió debajo de un colchón, pero ‘el tipo flaco alto’, le disparó dos veces. Según la declaración del menor, él se hizo el muerto, mientras que los pistoleros, le pegaron dos tiros a Samuel, el joven de 17 años, luego impactaron a Deiner Alfredo, después a Laura Ximena y finalmente a Juliana. 

El niño les dijo a las autoridades que él se escapó por una ventana del cuarto, sin que los asesinos lo notaran, porque éstos se fueron para la sala de la casa. 

El sobreviviente se lanzó por una pendiente y cuando salió a la vía, aún estaba la moto de los homicidas a la orilla de la carretera; por eso, malherido en el cuello, se apuró y caminó hasta la casa de su prima Ana Milena Grimaldo, a quien le dio parte de lo ocurrido, por eso, la mujer fue hasta la base militar de La Fortaleza a pedir ayuda. 

LA INVESTIGACIÓN 

Una vez se realizaron las inspecciones a los cadáveres en las que se determinó que los niños fueron asesinados con tiros de gracia, propinados con armas de fuego calibre 32 y que fue tal la tensión a la que sometieron a las víctimas que se orinaron antes que les disparan, el selecto grupo de investigadores, orientados por el Fiscal 11 Seccional de Florencia, iniciaron las labores de vecindario. 

Así, en las averiguaciones, llegaron hasta la tienda a la que fue Edison a llamar el día de crimen. La propietaria del establecimiento les dijo a los agentes de la Policía, que el 4 de febrero, Vega García había ido a comprar un minuto y que como en la zona casi no hay señal, la gente tiene que subirse hasta un terraplén y hablar muy duro, y que alcanzó a oír lo que dijo el hombre. 

Los investigadores revisaron el teléfono móvil y con base en la hora en la que la tendera indicó que Edison había hecho la llamada, extrajeron el número al que marcó e iniciaron las pesquisas a fin de establecer a quién pertenecía esa línea. 

En las indagaciones encontraron que el celular, pertenecía a un tal ‘Checho’, quien sería Generson Ordóñez. Con un análisis link y un cruce de llamadas autorizado por un Juez de Garantías, los peritos encontraron que luego, de ese abonado telefónico, se llamó a otro celular perteneciente a la compañera sentimental de Chistopher Chávez Cuéllar, apodado como ‘el Desalmado’, con antecedentes penales por haber violado, asesinado y desaparecido a una mujer en 1998 en Ibagué, Tolima. 

Aunado a eso, durante las pesquisas, se interceptaron unas llamadas, en las que ‘Checho’ y ‘el Desalmado’ hablaban de conseguir una motosierra para dañar un tubo, porque se habían metido en un problema. 

Así mismo, con base en las declaraciones de un poblador que manifestó haber atendido a los sujetos que le preguntaron cómo llegar a la casa de Edison, se elaboraron los retratos hablados y tras obtener la identificación de los sospechosos, Pablo, el sobreviviente, identificó a Chávez Cuéllar como el gatillero, y el joven de 16 años que junto con Samuel, el de 17 que fue timado para ir hasta la casa en la que estaban los demás niños, reconoció a Ordóñez, como el que conducía la moto. 

Con base en esos indicios, se expidieron las órdenes de captura y durante el allanamiento a la vivienda de la compañera sentimental de ‘el Desalmado’, los agentes encontraron en el patio de la casa, una plancha de 2 X 2, cuyo cemento aún estaba fresco. 

Al remover el concreto, hallaron enterrada y por partes, la motocicleta usada para llegar a la casa de las víctimas, la vestimenta que al parecer, usaron el día de los hechos y que corresponde a la descripción que dio un poblador de la zona. 

Así mismo, en el inmueble se encontró el computador marca Dell de dos gigas que les regalaron a los niños Vanegas Grimaldo en la Navidad y una hoja de cuaderno con los nombres de los papás de tres de las víctimas y abuelos de una. 

LA IMPUTACIÓN 

Por esos hechos, el Fiscal 11 Seccional de Florencia, les imputó a los sospechosos, los delitos de homicidio agravado, tentativa de homicidio, porte ilegal de armas, y hurto calificado y agravado. Sin embargo, Cristopher Chávez Cuéllar está siendo investigado en calidad de autor material, mientras que Edison Vega García como cómplice, porque su participación en el hecho se remitió a suministrar información para que otros materializaran la matanza. Por eso, como ninguno aceptó cargos, el primero de ser hallado penalmente responsable, podría ser condenado a una pena de entre 33 y 50 años de prisión y el segundo de 16 a 47. 

El líder pudo establecer que aún falta por hacer efectivas otras tres órdenes de captura contra Generson Ordóñez, quien al parecer condujo la moto en la que llegaron a la vivienda en la que ocurrió el crimen y Luz Mila Artunduaga y Jaime Ureña, presuntos determinadores. 

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Pena de muerte

Asi de simple ... pena de muerte a quien asesine a otro por robar, por exorsionar, por vengaza... en fin "a quien a hierro mata... a hierro muere" u "ojo por ojo .. diente por diente"

Pena de muerte?

si por pena de muerte (para casos como este) se refiere a matarlos con un corta-uñas o un procedimiento doloroso, estaría de acuerdo con usted, pero vivimos en un mundo donde los Derechos Humanos priman sobre toda situación, y bajo ese supuesto, hay que matarlos dignamente (cosa que este señor no hizo con los niños) un procedimiento rápido e indoloro. Prefiero yo, que le den cadena perpetua (si existiese en Colombia) o en su defecto la máxima pena en Colombia que seria de 60 años sin derecho de negociarla, y así cada día se convertirá en un eterno infierno cargando con tan atroz acontecimiento que lo atormentara de por vida y limitando uno de los mas preciados derechos del hombre, la libertad, que le sera restringida prácticamente de por vida.
Matarlo solo le hace un favor que no tiene derecho a disfrutar, hasta que cumpla en vida el mas grande sufrimiento que provoca la misma conciencia.
Un abrazo.

Pena de muerte.

Por cada violador y asesino de niños que no se condene a muerte, estarán condenado a muerte en promedio 20 niños que ese desadaptado matará o abusará. Eso quiere decir que en Colombia si hay pena de muerte... Pena de muerte a los niños. (Que tristeza escribir esto).

PENA DE MUERTE PARA ESTOS HIJOS DE SU DESAFORTUNADA MADRE

ESCORIA DE LA SOCIEDAD, ANIMALES IMUNDOS, ESOS ES LO QUE SON ESTAS LACRAS VIOLADORES Y ASESINOS DE NIÑOS. POR FAVOR SEÑOR PRESIDENTE PROPONGA EL REFERENDUM PARA MODIFICAR LA CONSTITUCIÓN PARA APROBAR LA PENA DE MUERTE PARA ESTOS ENGENDROS DEL MAL, COLOMBIA LO ESTÁ PIDIENDO A GRITOS SEÑOR PRESIDENTE, NECESITAMOS LA APROBACIÓN DE LA PENA DE MUERTE YA!! NO PODEMOS ESPERAR MÁS!!