Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Así fue la política de violencia sexual perpetrada por las Farc

-A A +A
 

La guerrilla de las FARC acordó con el Gobierno Nacional los términos para poner fin a 52 años de conflicto e iniciar el tránsito hacia la vida política en democracia, en un compromiso que incluye necesariamente la verdad sobre los crímenes cometidos en la Jurisdicción Especial de Paz.

Uno de los capítulos más dolorosos y, tal vez más silenciados, tiene que ver con una política de violencia sexual que existió al interior de las FARC, de la cual se sospechaban detalles escalofriantes, pero que solo hasta hace poco fue calificada por la Fiscalía General de la Nación como tal: una política emanada de la comandancia y de la dirigencia de esa organización.

Tras dos años de investigación, la Fiscalía afirma, por ejemplo, que en una reunión de 1997 se consagró la planificación forzada y el aborto, según los reportes hallados en el computador del extinto jefe guerrillero Víctor Julio Rojas, alias ‘El Mono Jojoy’.

No obstante, ya desde  la Octava Conferencia, celebrada en abril de 1993, se decía que el aborto era forzado para todas las guerrilleras, según confirmó la guerrillera que alcanzó mayor rango en las FARC, Elda Neyis Mosquera, alias ‘Karina'.

La violencia sexual llegaba al punto que las mujeres en las FARC no podían casarse sin aprobación del Estado Mayor y solo podían tener un compañero, contrario a los hombres que podían tener varias compañera y hasta mujeres civiles, según testimonios recopilados por COLPRENSA en las cárceles del país.

Helena*, por ejemplo, de 40 años, estuvo nueve en la guerrilla.  Para ella lo más duro fueron los abortos. El primero sucedió cuando tenía 24 años, en 2000. El comandante del frente en el que estaba, en el sur del Tolima, la mandó a hacerle la prueba de embarazo a dos muchachas y de paso a ella, quien insistía en que estaba bien. Ya en el pueblo, las encerraron en un lugar, con candado y la orden era el aborto o el consejo de guerra.

"Nos aplicó unas inyecciones. Me durmieron de la cintura para abajo y vi todo el procedimiento. Vi el bebé, me lo sacó, se lo veo en la mano y lo echa en una bolsa rayada, pequeña (de tienda, de basura) y lo tiró a una cajita. Yo quedé dormida y cuando despierto ya no veo la cajita ahí. La orden era que no lo dejara ver porque uno queda enfermo", relató.

El segundo aborto fue en la selva en 2004. Le dieron un bebedizo y el feto se le murió por dentro y solo cuando estuvo muy enferma, fue trasladada a un hospital que no la quiso atender, por ser guerrillera. La llevaron a donde una señora que le hizo el aborto y al día siguiente se la llevaron al campamento, justo un día donde el Ejército estaba acechando y había mucha lluvia.

Helena* alegaba que la planificación no le había servido. Según la Fiscalía era una completa obligación, pues había un responsable de salud en cada bloque, así como una ‘clínica móvil’ que contaba con los instrumentos necesarios en caso de urgencia y la aplicación de las inyecciones necesarias. Ese era el método de planificación más usado y le seguían el DIU y el implante subdérmico.

Según la Fiscalía, hay un total de 232 investigaciones por este tipo de conductas contra las Farc, de las cuales 214 mujeres fueron víctimas, es decir el 92 %; mientras que el 8 % de los casos restantes se registraron contra hombres, con 18 situaciones detectadas.

Los rangos de edad en los que se habrían presentado casos de violencia sexual dentro de las filas de las Farc, serían de seis a diez años, 14 casos; de 11 a 14 años, 141 casos; y de 15 a 17 años 77 casos.

En ese orden de ideas el delito que más se habría cometido es el de esterilización en persona protegida, con un 43 %, seguido de acceso carnal violento en persona protegida con un 27 %, actos sexuales con persona protegida menor de 14 años (15 %) y aborto forzado en persona protegida (14 %).

Además, entre los bloques en los que la Fiscalía ha documentado los 232 casos de violencia sexual, se encuentra el Oriental con 62 investigaciones, seguido del Magdalena Medio (39 casos), Sur (33), Occidental, Comando Conjunto de Occidente (33), Comando Conjunto Central (27), Noroccidental (21), y el Caribe (17).

Pero la violencia sexual de las FARC va más allá. De acuerdo con la Fiscalía, se reclutaba al interior de la guerrilla con fines de esclavitud sexual. Uno de los testimonios más desgarradores es el de una niña, reclutada a los 10 años, quien tuvo ‘su primer marido’ a esa edad.

“Mi primer marido fue el comandante Efraín, ‘El Pájaro’, ese tipo desde antes de ingresar a la guerrilla comenzó a cortejarme, a echarme los perros. Él me decía que me fuera a vivir con él, yo le decía que era una niña para esas cosas, pero tanto molestó que mire a dónde llegué. Cuando eso él tenía como 40 años de edad, recuerdo que él era barbado. Él me dijo que yo iba a ser la mujer de él y esa misma noche me llevó para la carpa de él y pasó lo que tenía que pasar. Yo me aguanté todo eso porque él me daba mucha información y la intención que yo tenía era matarlo, coger el fusil y entregarme al ejército”.

A esto se suma la violencia sexual como factor para  someter a las guerrilleras a los consejos de guerra. En testimonio recogido por COLPRENSA, Julia*, una guerrillera de monte, que combatió con el ‘Mono Jojoy’, contó como sobrevivió a tres consejos de guerra, uno de estos por resistirse a abortar: “yo no quería abortar pero me hicieron abortar y me amarraron y me hicieron el Consejo".

Lo que no entendía Julia* era por qué las mujeres de los comandantes podían tener sus hijos, al igual que otras guerrilleras rasas y ella no. En esos días hubo un operativo muy duro del Ejército y el aborto se ordenó y se hizo en plena selva con pastillas: a los tres días ya estaba trabajando con la misma carga que un hombre o un jefe.

Más allá de la radiografía realizada por la Fiscalía, hay cientos de testimonios de personas víctimas de violencia sexual y de género perpetrada por la guerrilla de las FARC a civiles inocentes.

El libro “Violencia Sexual como Crimen Internacional Perpetrado por las FARC”, del departamento de Derechos Humanos de la Universidad Sergio Arboleda publicará señala que las niñas entre 11 y 15 años que pertenecen a comunidades indígenas  son las principales víctimas y data en 1.800 las guerrilleras que tuvieron que abortar a la fuerza.

La publicación de Andrés Fajardo y Rosa Yineth Valoyes afirma que las FARC cometieron ataques generalizados en contra de las mujeres adultas, adolescentes y niñas en Colombia desde hace varias décadas.

“La sistematicidad se predica de los actos de violencia sexual cometidos por las Farc, los cuales implican un comportamiento suficientemente organizado que denota la sujeción a una política deliberada, aun cuando esta sea implícita. Adicional a lo anterior, resulta pertinente indicar que las experiencias citadas no solo demuestran una organización lo suficientemente estructurada y articulada para delinquir, sino que los actos, conductas o comportamientos que quebrantan la normatividad interna o internacional no obedecen a casos aislados, toda vez que el patrón que se utiliza es orientado al mismo fin, es decir, a satisfacer las necesidades sexuales de los integrantes del grupo por encima de la voluntad o consentimiento de las víctimas", afirma la investigación.

DECLARACIONES DE VÍCTIMAS, EN PRIMERA PERSONA
Entrevista tomada a niña del Bloque Occidental por la Fiscalía
“Vi a una amiga de nombre “alias Lorena” que estaba en embarazo y ya tenía como cuatro meses entonces la obligaron a abortar quien ordeno (sic) fue Albeiro Guzmán “alias Morroco” y quien lo realizo (sic) fue “alias Micofis”…en ese momento era el que realizaba los abortos era enfermero y cuando le hizo el aborto a alias Lorena lo realizo (sic) con una especie de motorcito que sacaba unas navajas que le introducían por dentro de la vagina y molía al bebe y salía en pedacitos pero alias Lorena murió en esa operación”.

Mónica. Líder comunitaria, 43 años. Tomado de la investigación de la Sergio Arboleda
“Una noche, en 2002, las Farc se tomaron el caserío donde yo vivía, a orillas del río Munguidó. En ese tiempo los comandantes eran ‘Rosero’ y ‘La Moña’. Era medianoche cuando entraron a mi casa y sacaron por la fuerza a mi esposo y a mis hijos. Yo les suplicaba que no me mataran. Entonces pusieron a mis hijos enfrente mío y les apuntaron con sus armas. Tres guerrilleros me violaron delante de los niños y después llevaron a mi marido donde yo estaba tirada y le dijeron: “Vea, ahora sí cómase el sobrado”. A mi esposo le tocó irse de la comunidad: yo quedé en embarazo y con gonorrea. Cuando tenía cinco meses de gestación la guerrilla me obligó a abortar de una manera inhumana. También amenazó con matar a mi hijo mayor, por lo que tuve que mandarlo para el Ejército”.

Entrevista de la Fiscalía a integrante del Bloque Magdalena Medio
“Me encontraba durmiendo sola en mi cambuche cuando llego el comandante Alias Anderson, me despertó y le dijo que tenía que estar con él, yo le dije que no quería, pero él me cogió a las malas y me dijo que no gritara, que él era el comándate y que debía obedecer. Me tapó la boca para que no gritara y que la tropa se diera cuenta, porque es que allá uno no puede decir nada y menos al comandante porque si no lo matan, a uno le toca aguantarse todo eso”.

Nidia. Líder social, 45 años. Tomado de la investigación de la Sergio Arboleda
“Cuando tenía 18 años vivía en Riosucio, estaba casada y tenía siete meses de embarazo. Un día mi marido recuperó una madera que las Farc le habían quitado. Después de eso un jefe guerrillero, al que le decían el ‘Cholo’, me amenazó con un arma y me violó. Me dijo: “Esto es para que su marido aprenda a respetar a la guerrilla”. Tres días después perdí a mi bebé. Luego, en 1996, otro guerrillero me acosó porque no quería bailar con él en el parque del pueblo. Desde ese día me tocaba y me besaba a la fuerza; por eso me desplacé. En mi comunidad violaban a muchas mujeres, pero ninguna denunciaba porque el inspector de la vereda también era parte de la guerrilla. Los guerrilleros nos obligaban a bailar con ellos y nuestros maridos y nuestros papás se tenían que quedar callados”.

Abuso sexual a indígenas. Tomado de la investigación de la Sergio Arboleda
“El 10 de julio de 2010, en el resguardo indígena de Huellas, ubicado en el municipio de Caloto (Cauca), mientras se encontraba en un establecimiento público departiendo con varios amigos, una mujer indígena fue sacada del lugar por dos personas, que son identificadas como milicianos de las Farc. Posteriormente su cadáver fue encontrado por la comunidad, en la vereda el Tierrero, luego de haber sido violada”.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64166 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese