Indicadores económicos
2018-05-21

Dólar (TRM)
$2.897,37
Dólar, Venta
$2.755,00
Dólar, Compra
$2.580,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.407,01
UVR, Ayer
$257,84
UVR, Hoy
$257,73
Petróleo
US$79,22

Estado del tiempo
2018-05-22

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 12:26

Marea max.: 9 cms.

Hora: 19:08

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-05-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

- - -
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

"Recibimos con ilusión la noticia del fin de las hostilidades de las Farc"

La excandidata presidencial del Partido Conservador Marta Lucía Ramírez se unió a las voces de apoyo por el avance del proceso de paz con las FARC, aunque hizo advertencias sobre detalles que falta por conocer en esa negociación.

"Recibimos con ilusión la noticia de terminación de las hostilidades armadas de las FARC, lo que debe acompañarse de la total entrega de armas, que nadie sabe cuántas son", dijo la también exministra, a través de un comunicado publicado esta mañana.

Ramírez, que ha sido una de las más serias críticas sobre este proceso de negociación con la guerrilla recordó también la necesidad de aclarar las salvedades hechas sobre acuerdos pasados y renovó el llamado a la transparencia absoluta en el proceso.

El siguiente es el comunicado expedido hoy por Marta Lucía Ramírez:

"Colombia vive hoy un momento muy importante de un proceso definitivo para el futuro de nuestra nación. Ha sido un proceso lleno de tensiones, incertidumbres y preocupaciones que sin duda se habría podido hacer de mejor manera.

"La decisión de negociar con las FARC ameritaba hacer una verdadera convocatoria a la unidad de los colombianos, actuar con transparencia y tener la disposición de recoger los aportes constructivos de distintos sectores de la sociedad. Lamentablemente no sucedió así.

"Un proceso distinto de seguro hubiera producido resultados mejores. A pesar de ello, recibimos con ilusión la noticia de terminación de las hostilidades armadas de las FARC, lo que debe acompañarse de la total entrega de armas, que hoy nadie sabe cuántas son.

"No conocemos aún y nos preocupa la letra menuda de lo firmado entre las FARC y el Gobierno. No sabemos qué se acordó sobre las salvedades planteadas por las FARC, ni las condiciones en que operarán las zonas de concentración en las cuales debe haber presencia de la Fuerza Pública.

"Han sido demasiados e innecesarios los cambios efectuados a la Constitución y al régimen legal para acomodarlo a estos acuerdos, cuando son ellos los que debían ajustarse a nuestro Estado de Derecho. Sobre estas reformas deberá pronunciarse la Corte Constitucional, en derecho y sin influencias ni intenciones políticas.

"Lo que se ha anunciado hoy es importante; la firma final del acuerdo será determinante, pero lo que realmente marcará para siempre el futuro de Colombia es lo que defina el pueblo colombiano en el plebiscito que convocará el Gobierno Nacional –aparentemente para la primera semana de septiembre–.

"Una vez se conozca la totalidad del acuerdo requerirá de varias lecturas y que todos contemos con los medios y la información necesaria para analizarlos con serenidad, preguntar e informarnos mejor, comprender su contenido y alcance, y poder así ejercer de forma consciente, responsable y suficientemente informada nuestro derecho a aprobar o no lo acordado con las FARC. El día del plebiscito cada uno tendrá que votar sí o no, o abstenerse de manera responsable, sin dejarnos impresionar, ni presionar por la propaganda oficial ni mucho menos, por amenazas de guerra urbana o por una cascada de impuestos.

"Quienes hemos hecho críticas a aspectos del proceso y de los acuerdos –como en mi caso por los temas de participación en política, el régimen de justicia transicional a responsables de crímenes de lesa humanidad, los delitos conexos a los delitos políticos, así como por la pretendida incorporación automática del acuerdo al bloque de constitucionalidad, tenemos que seguir jugando un papel constructivo en la comprensión de la letra menuda, interpretar de la forma más benéfica para la sociedad el alcance de lo acordado y contribuir a proponer mecanismos de verificación futuros con participación de la sociedad civil que den mayores garantías de la terminación de cualquier hostilidad en su contra y de la extorsión generalizada que hoy practica ese grupo contra nuestros campesinos.

"El día que se firme un acuerdo con las FARC en La Habana no tendremos aún la paz de Colombia. Por esta razón, nos mantendremos haciendo crítica constructiva en la actitud propositiva que hemos tenido, para vigilar no solo la implementación y cumplimiento de lo acordado, sino para garantizar que la agenda del país conlleve el mejor manejo del Estado y sobre todo, que acabe con la corrupción que es el peor enemigo que tenemos dentro del sistema.

"A pesar de lo positivo del anuncio, el dolor de muchas generaciones de colombianos y tanta sangre derramada, nos impiden aplaudir un acto protocolario, pues falta aún que se den las condiciones de verdad, justicia y reparación que permitan a Colombia avanzar con certeza para que los colombianos tengamos un mejor amanecer que despeje y materialice todas nuestras posibilidades de tener una vida digna y de progreso.

"Siempre hemos insistido en el acompañamiento y verificación internacional para las actuales negociaciones y la implementación de los acuerdos. Sin duda es positiva la presencia del secretario de la ONU, Ban Ki-moon, la del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y la de algunos presidentes de la región para garantizar no solo hoy, sino en el largo plazo, el cumplimiento estricto de lo acordado. En ese sentido, ensombrece el acto protocolario la presencia del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pues él no representa los valores de libertad, democracia y progreso que queremos para los pueblos de Colombia y Venezuela.

"La defensa del Estado de Derecho es la mejor garantía para la paz verdadera y sostenible. Tenemos desconfianza de las FARC y de quienes están con ellos, pero ahora el escenario de confrontación será distinto: los combatiremos con la palabra, con las ideas, con nuestra trayectoria y compromiso de trabajar por Colombia para que encontremos de una vez y para siempre el camino hacia el progreso de nuestra Nación y de cada uno de los colombianos. Esa será nuestra tarea hasta el último de nuestros días". 



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese