Indicadores económicos
2017-11-18

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-18

marea

Marea min.: -5 cms.

Hora: 02:19

Marea max.: 21 cms.

Hora: 11:09

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 06 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-11-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Tribunal confirma asesinato de Colmenares y mantiene absolución a Cárdenas

“Asesinos, son unos asesinos”. Con estas arengas salieron gritando los familiares y amigos del estudiante Luis Andrés Colmenares, después de que el Tribunal Superior de Bogotá ratificó que el estudiante, que murió el 31 de octubre de 2010, fue golpeado, lo que sería prueba de que su muerte no fue producto de un accidente.

El pronunciamiento lo hizo el magistrado José Joaquín Burbano, quien señaló que la muerte de Colmenares fue un homicidio, hecho que se hizo evidente por las heridas que registraba su cuerpo.

“El estudiante Colmenares falleció con violencia, este fue agredido por terceros y no se pudo defender de la golpiza”, indicó el magistrado durante el desarrollo de la diligencia judicial.

Al resolver la apelación de la Fiscalía y la familia contra la decisión del juez de primera instancia de librar de toda responsabilidad a Carlos Cárdenas por la muerte de Colmenares, el Tribunal estableció que no hay ninguna prueba relevante que lo incrimine con la muerte de Colmenares y por eso confirmó su absolución.

Al respecto, Mario Iguarán, abogado de Carlos Cárdenas, sostuvo que este caso demuestra que hay justicia en este país porque ya no es un solo juez sino el propio tribunal quien confirmó la inocencia de Cárdenas.

“El Tribunal concluyó ciertamente que hubo homicidio en el joven Colmenares pero también concluyó que Carlos Cárdenas es inocente. Es más, le llamó la atención a la Fiscalía en el sentido de que adelantó con testigos falsos un proceso y que violó el principio de la presunción de inocencia cuando investigó de esa manera y encarceló a Carlos Cárdenas”, señaló el abogado.

Por su parte, Luis Alonso Colmenares, padre del universitario de Los Andes, insistió que no va a descansar para que el caso no quede en la impunidad. “Desde hoy notificó a todos los compañeros de la universidad de Luis porque todos saben lo que pasó y todos van a responder por la muerte de mi hijo”, dijo Luis Colmenares.

La decisión de dejar en firme la absolución contra Carlos Cárdenas fue nuevamente apelada por las víctimas y la Fiscalía, por lo que el caso pasará a manos de la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema, que deberá definir la situación jurídica del joven. 



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Sera la Prueba

Este caso sera la prueba reina si no se descubre la verdad, que la justicia en colombia funciona para los de ruana, amanecera y veremos.

Confirman asesinato,

Confirman asesinato, absuelven y no buscan culpables, vaya que justicia colombiana.....

Si yo fuera juez

Las evidencias recaudadas durante el proceso judicial confirman que una vez concluida la fiesta de disfraces en la discoteca Penthouse la madrugada 31 de octubre de 2010 (3:05 AM), el joven Colmenares salió en estado de alicoramiento en compañía de sus amigas Laura Moreno y Jessy Quintero. El frio y la humedad de la noche Bogotana aumentaron aun más su resaca y mientras se comía un perro caliente, sin previo aviso salió corriendo rumbo al Caño el Virrey (canal obscuro y resbaloso). En medio de la obscuridad de la noche el estudiante no se dio cuenta de la presencia del canal y de manera accidental impactó fuertemente de cara contra el fondo del mismo, a una profundidad aproximada de 2 metros.
La fiscalía no pudo probar que fue homicidio por que solo hubo fracturas en su rostro y en 2 vertebras de la columna cervical (donde se apoya la cabeza), esto mismo reafirma el hecho evidente de que sus heridas fueron causadas por un fuerte impacto de cara. Si hubiera sido una brutal golpiza a mano de varios hombres habría fracturas o moretones por todo el cuerpo, pero este no es el caso. Adicionalmente no hay testigos que den fe que hubo una golpiza, pues los tres que rindieron esa versión se retractaron, reconocieron haberle mentido a la justicia y ya todos fueron condenados. En cambio si hay una testigo presencial de los hechos, Laura Moreno, quien infructuosamente intentó evitar que el joven siguiera corriendo y fue escuchada vía celular por Jessy Quintero y otros amigos de Colmenares mientras ella lo seguía y justo en el instante cuando presenció el accidente (cerca de las 3:30 AM). Los análisis link de ubicación de los celulares de cerca de una docena de amigos del joven Colmenares, dan fe de la veracidad de sus testimonios.
Los bomberos del primer turno (4:47 AM) no vieron el cuerpo dentro del túnel ubicado en la calle 87 con carrera 15 (justo debajo del CAI el Virrey) pues nunca lo cruzaron, solo alumbraron desde los costados por procedimientos de seguridad y entraron máximo 6 o 7 metros hasta donde sus cuerdas de seguridad lo permitieron, dado que el túnel de 67 metros de largo contenía abundante cantidad de agua (la directora de meteorología del ideam certificó lluvias torrenciales durante esa noche). Luego de la reconstrucción de la primera búsqueda ordenada por la juez del caso el pasado lunes 28 de abril en el Caño el Virrey, la líder del primer equipo (Yadira Piamonte) no pudo observar ni siquiera entrando 10 metros por el costado oriental del túnel, el maniquí ubicado en el desnivel de 50 centímetros de profundidad que hay a 25 metros de la misma entrada. Esto condujo a que en el juicio la socorrista no tuviera más remedio que admitir que fue un error no haber cruzado el túnel esa madrugada.
Fueron los bomberos del segundo turno (7:07 PM) quienes encontraron el cuerpo del universitario justo en dicho desnivel, al tomar la decisión de atravesar el túnel ante la insistencia de la madre del joven Colmenares y porque ya se podía caminar con seguridad (el nivel del agua en el túnel había bajado a 15cm). El oficial del cuerpo de Bomberos de Bogotá William Gómez quien hizo parte del segundo grupo de rescatistas, aseguró ser la persona que encontró el cuerpo del universitario al ingresar al caño el Virrey. Según el bombero, la iluminación en el sitio era bastante regular, "sólo a un metro se podía ver el cuerpo porque desde más lejos se veía un espejo de agua", dijo.
Por su parte el investigador de criminalística del CTI, Héctor Calderón Parra, aseguró que el cuerpo de Luis Andrés Colmenares solo presentaba lesiones en su cara y cabeza. "Llevaba un pantalón oscuro y una camisa oscura, llevaba tenis. Las prendas se encontraban en perfectas condiciones (...) No tenía lesiones en las manos, ni en las piernas, sólo se encontró lesiones en el rostro" dijo. El investigador, quien realizó la inspección al cadáver aseguró que no se pudo observar que el universitario presentara algún tipo de lesiones que evidenciaran golpes ocasionados por terceros, "no hay lesiones en las manos, ni en los nudillos, ni falanges, ni en las uñas (...) No se encontró ninguna otra lesión en el cuerpo", afirmó. El testigo también manifestó que tampoco se registraron alteraciones en las prendas de vestir que portaba Colmenares cuando fue encontrado su cuerpo en el caño del Parque El Virrey. "La ropa no tiene ninguna rasgadura, la ropa está puesta de manera debida, los zapatos calzados. La ropa y el cuerpo están totalmente mojadas. La foto lo muestra en cubito dorsal y el fue encontrado en cubito abdominal" precisó. Fuente: El Universal
Aunque el cuerpo fue encontrado boca abajo, las livideces (acumulación de sangre) aparecen en la espalda porque el cuerpo fue ubicado por los miembros del CTI en esa posición desde que se hizo el levantamiento del cadáver el domingo 31 de octubre (10:30 PM) y hasta cuando Medicina Legal inicio la necropsia el día siguiente a las 2:45 PM (lunes 1 de noviembre), tiempo suficiente para que la sangre se transpusiera a la espalda. La necropsia practicada por la forense de Medicina Legal Lesly del Pilar Rodríguez y la realizada por la Fiscalía por intermedio del Forense Máximo Duque son complementarias, se diferencian por la forma en que describen las heridas pero ambas concluyen que la muerte fue violenta a determinar (homicidio, suicido o accidente) y que el joven murió ahogado pues había agua en sus pulmones.
Teniendo en cuenta el material probatorio (técnico, testimonial y científico) la conclusión a la que se llega es que claramente se trató de un lamentable accidente: caída de altura que produjo graves fracturas en el rostro, inmediata pérdida de conciencia y ahogamiento mientras el cuerpo era arrastrado por la corriente de agua hasta el desnivel del túnel. El único responsable de la muerte del joven Luis Andrés Colmenares fue el propio estudiante, por haber sido imprudente al excederse en el consumo de licor (Vodka, Aguardiente y Cerveza) y porque infortunadamente lo mezcló con bebida energizante (hubo presencia de cafeína en su sangre, ingrediente esencial en este tipo de bebidas). Fue justamente esta combinación, la causante de que se alterara su estado de consciencia hasta el punto que decidiera de manera impulsiva salir corriendo.
Por lo anterior, ajustado a la constitución y la ley, absolvería a las acusadas por certeza y ordenaría que fueran reparadas ejemplarmente tanto económicamente como en su honra, dignidad y buen nombre, pues fueron vulnerados gravemente sus derechos (libertad y presunción de inocencia) al haber sido privadas de su libertad injustamente durante un año y un mes y haber sido víctimas de linchamiento mediático por cuatro años. Contra esta decisión se interpondrá en segunda instancia un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Bogotá, el cual confirmará la inocencia de las estudiantes y ratificará la sentencia absolutoria, así como la manera de muerte accidental del estudiante Luis Andrés Colmenares Escobar (qepd).

Si yo fuera juez

Las evidencias recaudadas durante el proceso judicial confirman que una vez concluida la fiesta de disfraces en la discoteca Penthouse la madrugada 31 de octubre de 2010 (3:05 AM), el joven Colmenares salió en estado de alicoramiento en compañía de sus amigas Laura Moreno y Jessy Quintero. El frio y la humedad de la noche Bogotana aumentaron aun más su resaca y mientras se comía un perro caliente, sin previo aviso salió corriendo rumbo al Caño el Virrey (canal obscuro y resbaloso). En medio de la obscuridad de la noche el estudiante no se dio cuenta de la presencia del canal y de manera accidental impactó fuertemente de cara contra el fondo del mismo, a una profundidad aproximada de 2 metros.

La fiscalía no pudo probar que fue homicidio por que solo hubo fracturas en su rostro y en 2 vertebras de la columna cervical (donde se apoya la cabeza), esto mismo reafirma el hecho evidente de que sus heridas fueron causadas por un fuerte impacto de cara. Si hubiera sido una brutal golpiza a mano de varios hombres habría fracturas o moretones por todo el cuerpo, pero este no es el caso. Adicionalmente no hay testigos que den fe que hubo una golpiza, pues los tres que rindieron esa versión se retractaron, reconocieron haberle mentido a la justicia y ya todos fueron condenados. En cambio si hay una testigo presencial de los hechos, Laura Moreno, quien infructuosamente intentó evitar que el joven siguiera corriendo y fue escuchada vía celular por Jessy Quintero y otros amigos de Colmenares mientras ella lo seguía y justo en el instante cuando presenció el accidente (cerca de las 3:30 AM). Los análisis link de ubicación de los celulares de cerca de una docena de amigos del joven Colmenares, dan fe de la veracidad de sus testimonios.

Los bomberos del primer turno (4:47 AM) no vieron el cuerpo dentro del túnel ubicado en la calle 87 con carrera 15 (justo debajo del CAI el Virrey) pues nunca lo cruzaron, solo alumbraron desde los costados por procedimientos de seguridad y entraron máximo 6 o 7 metros hasta donde sus cuerdas de seguridad lo permitieron, dado que el túnel de 67 metros de largo contenía abundante cantidad de agua (la directora de meteorología del ideam certificó lluvias torrenciales durante esa noche). Luego de la reconstrucción de la primera búsqueda ordenada por la juez del caso el pasado lunes 28 de abril en el Caño el Virrey, la líder del primer equipo (Yadira Piamonte) no pudo observar ni siquiera entrando 10 metros por el costado oriental del túnel, el maniquí ubicado en el desnivel de 50 centímetros de profundidad que hay a 25 metros de la misma entrada. Esto condujo a que en el juicio la socorrista no tuviera más remedio que admitir que fue un error no haber cruzado el túnel esa madrugada.

Fueron los bomberos del segundo turno (7:07 PM) quienes encontraron el cuerpo del universitario justo en dicho desnivel, al tomar la decisión de atravesar el túnel ante la insistencia de la madre del joven Colmenares y porque ya se podía caminar con seguridad (el nivel del agua en el túnel había bajado a 15cm). El oficial del cuerpo de Bomberos de Bogotá William Gómez quien hizo parte del segundo grupo de rescatistas, aseguró ser la persona que encontró el cuerpo del universitario al ingresar al caño el Virrey. Según el bombero, la iluminación en el sitio era bastante regular, "sólo a un metro se podía ver el cuerpo porque desde más lejos se veía un espejo de agua", dijo.

Por su parte el investigador de criminalística del CTI, Héctor Calderón Parra, aseguró que el cuerpo de Luis Andrés Colmenares solo presentaba lesiones en su cara y cabeza. "Llevaba un pantalón oscuro y una camisa oscura, llevaba tenis. Las prendas se encontraban en perfectas condiciones (...) No tenía lesiones en las manos, ni en las piernas, sólo se encontró lesiones en el rostro" dijo. El investigador, quien realizó la inspección al cadáver aseguró que no se pudo observar que el universitario presentara algún tipo de lesiones que evidenciaran golpes ocasionados por terceros, "no hay lesiones en las manos, ni en los nudillos, ni falanges, ni en las uñas (...) No se encontró ninguna otra lesión en el cuerpo", afirmó. El testigo también manifestó que tampoco se registraron alteraciones en las prendas de vestir que portaba Colmenares cuando fue encontrado su cuerpo en el caño del Parque El Virrey. "La ropa no tiene ninguna rasgadura, la ropa está puesta de manera debida, los zapatos calzados. La ropa y el cuerpo están totalmente mojadas. La foto lo muestra en cubito dorsal y el fue encontrado en cubito abdominal" precisó. Fuente: El Universal

Aunque el cuerpo fue encontrado boca abajo, las livideces (acumulación de sangre) aparecen en la espalda porque el cuerpo fue ubicado por los miembros del CTI en esa posición desde que se hizo el levantamiento del cadáver el domingo 31 de octubre (10:30 PM) y hasta cuando Medicina Legal inicio la necropsia el día siguiente a las 2:45 PM (lunes 1 de noviembre), tiempo suficiente para que la sangre se transpusiera a la espalda. La necropsia practicada por la forense de Medicina Legal Lesly del Pilar Rodríguez y la realizada por la Fiscalía por intermedio del Forense Máximo Duque son complementarias, se diferencian por la forma en que describen las heridas pero ambas concluyen que la muerte fue violenta a determinar (homicidio, suicido o accidente) y que el joven murió ahogado pues había agua en sus pulmones.

Teniendo en cuenta el material probatorio (técnico, testimonial y científico) la conclusión a la que se llega es que claramente se trató de un lamentable accidente: caída de altura que produjo graves fracturas en el rostro, inmediata pérdida de conciencia y ahogamiento mientras el cuerpo era arrastrado por la corriente de agua hasta el desnivel del túnel. El único responsable de la muerte del joven Luis Andrés Colmenares fue el propio estudiante, por haber sido imprudente al excederse en el consumo de licor (Vodka, Aguardiente y Cerveza) y porque infortunadamente lo mezcló con bebida energizante (hubo presencia de cafeína en su sangre, ingrediente esencial en este tipo de bebidas). Fue justamente esta combinación, la causante de que se alterara su estado de consciencia hasta el punto que decidiera de manera impulsiva salir corriendo.

Por lo anterior, ajustado a la constitución y la ley, absolvería a las acusadas por certeza y ordenaría que fueran reparadas ejemplarmente tanto económicamente como en su honra, dignidad y buen nombre, pues fueron vulnerados gravemente sus derechos (libertad y presunción de inocencia) al haber sido privadas de su libertad injustamente durante un año y un mes y haber sido víctimas de linchamiento mediático por cuatro años. Contra esta decisión se interpondrá en segunda instancia un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Bogotá, el cual confirmará la inocencia de las estudiantes y ratificará la sentencia absolutoria, así como la manera de muerte accidental del estudiante Luis Andrés Colmenares Escobar (qepd).

asesino llego la hora

Los foristas que participan con la intención de desvirtuar la verdad de este crimen deberían ser menos lenguaraces y no dejar entrever que son pagados para tratar de callar la verdad que incrimina a los ASESINOS de Colmenares, pero muchos Colombianos tenemos la fe que habrá justicia por mucho dinero que se tenga para ocultar la verdad de estos salvajes, cobardes, no vale la pena desgastarnos contradiciendo estos personajes paganinis a servicio de los asesinos de LUIS ANDRES COLMENARES.
LAVERDADHALLEGADO es como el perdidoenelamazonas, que participa en el foro del TIEMPO, llena el foro con sus comentarios ridículos e infames que con facilidad dejan ver que son contratados solo con el fin de pretender callar a un gran numero de personas que saben y en su sentir tienen la absoluta seguridad que todo este proceso ha sido una burla al pueblo ala familia COLMENARES al Colombiano y a la justicia Colombiana.

La verdad y nada más que la verdad

En el juicio que está en curso la justicia aún no se ha pronunciado y por tanto se presume la inocencia de las jóvenes universitarias a menos que un juez o magistrado sentencie lo contrario. Bien podrían la Sra. Juez del caso, el Tribunal Superior de Bogotá y por último la Corte Suprema de Justicia, concluir en su sabiduría y con base en el material probatorio existente que la muerte del joven fue un accidente y no un homicidio.

Después de casi 6 años de incansables y costosas investigaciones y con un arsenal de pruebas recaudadas de parte y parte, parecería que no cabe ninguna duda que se va a revelar toda la verdad de lo sucedido la noche del 31de octubre de 2010 en el Parque el Virrey de Bogotá. De hecho, por lo visto recientemente en los medios todo apunta que el fallo va a ser absolutorio y que probablemente se confirme la hipótesis que siempre ha mantenido la defensa, que la muerte del joven Colmenares se trató de un accidente, que las 2 estudiantes siempre dijeron la verdad y que por tanto son inocentes.

Es entendible el gran dolor que siente la familia Colmenares por perder a su ser querido, pero también es evidente que se han negado terca y ciegamente a reconocer lo que el sentido común y las pruebas están revelando. A ellos no les interesa conocer la verdad de lo ocurrido, si así fuera respetarían y acatarían las conclusiones a las que lleguen jueces y magistrados en este juicio, pero está claro que lo único que buscan es culpables donde no los hay.

Puede que al señor Colmenares no le guste que las pruebas de la defensa revelen que lo acontecido con su hijo fue un accidente, pero eso no le da ningún derecho para irrespetar a la juez del caso, a los testigos de la defensa y a este trascendental proceso judicial. La fiscalía también tuvo su turno para presentar testigos pagos y pruebas, y jamás fueron objeto de irrespeto. Así es como funciona el sistema penal acusatorio, las partes muestran sus pruebas para tratar de demostrar sus respectivas hipótesis, pero es finalmente la juez y los magistrados quienes dictan sentencia, condenan o absuelven, con base en dicho material probatorio.

En los estrados judiciales no cuenta la justicia mediática, no suma puntos el que más grite o se altere, tampoco es tenido en cuenta el protagonismo de las partes. La justicia no se inclina por quien conceda más entrevistas, ni por lo que piensen o publiquen los periodista, o los comentarios que se hagan en los foros de los medios masivos y en las redes sociales. La justicia no dicta sentencia con base en las opiniones o percepciones de la sociedad o en lo que digan las encuestas, de ser así hace rato las jóvenes estudiantes, culpables o inocentes, habrían sido condenadas.

Pareciera ser que para la fiscalía y para la familia colmenares solo es posible tener una (1) fractura en una caída. Que en una caída una persona pueda presentar siete o más fracturas, es un hecho que para el ente acusador desafía todas las leyes de la física. Bajo esta lógica o hipótesis sería imposible que un huevo al dejarse caer presente más de una fractura, o que el piloto de fórmula 1 Michael Schumacher solo hubiera tenido una fractura después de haberse caído, una sola vez valga la aclaración, mientras esquiaba. Hay quienes dudan que una simple caída pueda ocasionar tanto daño, pero solo hay que fijarse en el triste y lamentable accidente sufrido por este talentoso y admirado expiloto, quien a pesar de ser un experto esquiador, llevar puesto casco profesional y esquiar a baja velocidad, terminó en estado de coma por seis meses y prácticamente en estado vegetativo por el resto de su existencia. Tenía toda una vida por delante para disfrutar de sus grandes logros, pero infortunada y tristemente como seguramente le sucedió a Luis Andrés Colmenares, fue frustrada para siempre por culpa de un absurdo accidente.

¿Cuánto caudal de agua se requerirá para que un cuerpo sea arrastrado caño abajo?. Los bomberos del segundo turno, quienes encontraron el cadáver del joven colmenares en horas de la noche (7 pm) en el hueco o desnivel dentro de un túnel, aseguraron que a esa hora la profundidad del caudal de agua en el caño el virrey no era mayor a 10 centímetros, y que a pesar de eso solo fue posible observar el cuerpo cuando estuvieron a pocos metros pues la visual del mismo era imposible desde las entradas. Sin embargo, los bomberos del primer turno quienes lo buscaron en horas de la madrugada, afirmaron que el nivel de la corriente de agua a esa hora (4:30 am - una hora después de los hechos) era superior a 20 centímetros.

No hace falta ser científico, aunque ya se comprobó científicamente en el juicio, para saber que 20 centímetros de corriente de agua son más que suficientes para arrastrar a una persona pendiente abajo, como sucede con frecuencia en los famosos arroyos de barranquilla. De otra parte, gracias al simulacro de búsqueda del cuerpo por parte de los bomberos del primer turno ordenado por la juez del caso, se comprobó que dichos bomberos solo alumbraron desde los costados del túnel de 80 metros de largo y hasta donde sus arneses de seguridad contra lluvias se lo permitieron. Es importante destacar que aparte de poseer una leve inclinación, el canal de aguas del Parque el Virrey es muy resbaloso pues posee musgo y así lo indicaron también los bomberos. Valdría la pena determinar cómo se comporta en la práctica un cuerpo que se desliza sobre ese tipo de superficie, pues por conocimientos básicos de física de bachillerato obviamente la tracción no es la misma.

También es importante señalar que ni las cámaras de seguridad del sector desaparecieron, ni las prendas del joven se extraviaron y así lo certificó en su respuesta a la familia Colmenares el Vicefiscal General de la Nación Jorge Perdomo. Dado que para el primer fiscal del caso (298) fue evidente que la muerte del joven colmenares se trató de una muerte accidental, originada como consecuencia de una caída de altura y donde había una testigo presencial de ese hecho (Laura Moreno), no vio la necesidad de solicitar cámaras de seguridad, como tampoco lo requirió en ese momento la familia Colmenares o sus abogados.

Solo después de casi un año de ocurrido los hechos, y luego de que la familia colmenares contrato y pagó a un perito privado (Rubén Darío Angulo) y posteriormente la fiscalía al experto Máximo Duque, fue que el nuevo fiscal del caso (fiscal Antonio Luis González) cambió la hipótesis que el ente acusador mantenía hasta ese momento de accidente a homicidio y ordenó entonces buscar las cámaras de seguridad. Obviamente no existían grabaciones de un hecho acontecido un año atrás cuando estas solo gravan la última semana.

Respecto de las prendas del joven, el Vicefiscal Jorge Perdomo también les indicó a los Colmenares que estas fueron desechadas por el laboratorio de tanatopraxia de la funeraria al ser consideradas un residuo peligroso. La conclusión a la que llegó la fiscalía tanto en el las grabaciones de las cámaras de seguridad del Parque el Virrey como en las prendas que llevaba el joven Colmenares, fue que no hubo absolutamente ninguna irregularidad.

Laura moreno siempre ha indicado la misma versión de los hechos, hablar con la verdad ha sido su mejor defensa. Aseguró que Luis Andrés Colmenares estaba comiendo un perro caliente en la Av. Cra 15 con calle 85 y salió corriendo intempestivamente. Les señaló a las autoridades tres sitios por donde lo persiguió y que se encuentran a menos de una cuadra del lugar donde posteriormente lo vio caer: una sede de Ecopetrol, la sede del periódico El Heraldo en Bogotá y un puente peatonal que cruza el Caño el Virrey.

La joven estudiante no dio siete versiones sobre la caída Luis Andrés Colmenares, su versión ha sido siempre la misma. Aseguró haberlo visto caer en el caño el virrey y que lo último que vio fue sus pies volando por el aire. Indicó que cuando se acercó al canal estaba muy obscuro por lo que no lo pudo ver. Esperó a los amigos del joven a que llegaran al caño, lo buscaron por toda la zona, informaron inmediatamente al cai cercano (ubicado justo sobre el túnel donde lo encontraron) e incluso se metió al caño a buscarlo como lo atestiguaron algunos amigos de Luis Andrés. Llamaron al hermano, a la madre del joven y luego a los bomberos. Continuaron buscándolo todo el día siguiente pues pensaron que habría logrado salir del caño pero infortunadamente no fue así, su cuerpo fue encontrado sin vida en horas de la noche en el mismo canal de aguas, en un hueco o desnivel que hay dentro del túnel de la Av. Cra. 15 con calle 87.

No existe ninguna contradicción en la versión que Laura Moreno dio a la justicia, son consistentes con los relatos de los amigos del joven Colmenares y con el análisis link de ubicación de las llamadas entrantes y salientes de sus celulares. Su versión es simplemente la verdad que relata como única testigo presencial del accidente, y fue la misma que dio desde un comienzo a la familia colmenares y posteriormente a los medios de comunicación. Los Colmenares anhelan y sueñan que la joven universitaria “confiese” y diga su verdad de los hechos, pero ciegamente lo que no comprenden es que ella se las ha dicho una y mil veces. La verdad es la que la Familia Colmenares desde un comienzo se ha negado a admitir, aquella que el simple sentido común, la lógica señala y que ahora la ciencia corrobora. La justicia será la encargada de revelar toda la verdad de los hechos, incluyendo el contubernio de delincuentes que se prestaron para pagar a tres falsos testigos con el perverso plan de inculpar a inocentes.

No es una paradoja que la justicia haya condenado a esos tres testigos falsos que aseguraron haberle mentido a la justicia, ellos están pagando sus condenas como legalmente corresponde. Si es absurdo que un exfiscal (Antonio Luis González) a quien su propio fiscal de apoyo bajo gravedad de juramento acusó de haber montado dicho cartel de delincuentes, aún después de casi 6 años siga libre. Sorprende y extraña mucho que dicho exfiscal incluso ejerza como abogado litigante, a pesar de que también los mismos falsos testigos confesaron que fue el quien los buscó, instruyó y pago para mentirle a la justicia con el ánimo de inculpar a tres estudiantes universitarios. Esta si es una gran paradoja de la justicia.

De otra parte, es un hecho que tanto el juez del caso como el Tribunal Superior de Bogotá absolvieron al joven Carlos Cárdenas en el anterior juicio. El juez concluyó que: “las pruebas lo situaron en los barrios Quinta Paredes y Pablo VI entre las 3:21 y las 3:40 de la madrugada”, a casi 10 kilómetros de distancia de la zona donde ocurrieron los hechos y en el momento exacto donde presuntamente sucedió el accidente. De hecho, se comprobó que el joven Cárdenas iba acompañado de su hermana, su cuñado y una amiga, con quienes departió horas antes en una fiesta de Halloween en la misma Zona Rosa y en algún momento en la misma discoteca donde estuvo Luis Andrés Colmenares, según lo reveló el análisis link de ubicación de las llamadas de sus celulares. Por su parte el Tribunal sentenció que “no hay una sola prueba que indique que Cárdenas haya participado en una golpiza contra Colmenares” y que “a pesar de que la fiscalía lo acusó, no presentó ni una sola prueba contra él”.

En el juicio serán reveladas pruebas contundentes que están en manos de la defensa y que confirman la hipótesis del accidente, varias de estas pruebas fueron ocultadas por parte de la fiscalía durante mucho tiempo pero afortunadamente la Sra. juez y posteriormente los honorables magistrados ordenaron revelarlas, esto garantizará que haya verdad, justicia y reparación en el caso colmenares. Como ejemplo están las muestras de sangre que confirman que había altos niveles de cafeína proveniente de la bebida energizante que ingirió el joven Colmenares junto con vodka y que explicarían su extraña reacción al momento de decidir salir corriendo intempestivamente.

También está el informe del IDEAM y de la EAAB (ocultada por mucho tiempo por la fiscalía) que confirman lluvias torrenciales la noche de los hechos en el caño el virrey. Trascendental es una prueba que primero extravió y luego ocultó la fiscalía, se trata de informe del levantamiento del cadáver con entrevistas y fotos inéditas elaborado por el investigador del CTI Gerardo Quintero. Otra prueba ocultada férreamente por la fiscalía es el informe del Manuel José Rodríguez Mora, quien fue uno de los primeros investigadores del CTI que tuvo el caso y cuya conclusión fue la muerte de Luis Andrés Colmenares fue accidental.

Ya han pasado por los estrados judiciales reconocidos expertos internacionales que confirman la muerte accidental, como la reconocida patóloga forense puertorriqueña Yocasta Brugal. También se pronunció el prestigioso Antropólogo Forense Español Miguel Cecilio Botella, famoso mundialmente por haber realizado la exhumación de los restos del descubridor de America Cristobal Colón, quien aseguró que la exhumación realizada por Máximo Duque violó todos los protocolos internacionales. El arsenal de testigos a favor de la hipótesis del accidente continúa…