Indicadores económicos
2017-04-23

Dólar (TRM)
$2.868,89
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,52
Euro
$3.069,13
UVR, Ayer
$248,80
UVR, Hoy
$248,84
Petróleo
US$49,62

Pico y placa
2017-04-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Intento de asalto en Cali, 'película' con final triste para su protagonista

Jhon Anderson Saa, el hombre sorprendido al intentar robar un banco en el sur de Cali, ya había ido a la entidad financiera. Llegó casi a las 4:00 p.m. del lunes, día anterior al robo, y dijo que quería consignar $80 millones.

Afirmó que estaba esperando que el banco se desocupara por motivos de seguridad y que la transacción era urgente. Sin embargo, los empleados del banco, ubicado en la Avenida Pasoancho con Carrera 44A, le dijeron que regresara al día siguiente, pues ya acababa la jornada de atención y él ni siquiera tenía una cuenta en esa entidad.

Entonces regresó el martes. Hacia las 7:30 a.m., cuando los funcionarios comenzaban a entrar a la sede en pequeños grupos, intimidó con un arma de fuego -que resultó ser de juguete- a tres empleados y ya adentro le quitó el revólver al guarda de seguridad. También lo obligó a entregarle su uniforme, pues pensaba que de esta manera podía burlar a las autoridades al momento de la huida.

Adentro alcanzó a tomar como rehenes a once funcionarios del banco (seis mujeres y cinco hombres), a los cuales inmovilizó con unos brazaletes de plástico en sus muñecas y los reunió en el baño y la oficina de gerencia.

Saa, de 25 años, guardó en su canguro cerca de $12 millones que hay en las taquillas y los celulares de tres empleados. No contento con este botín pidió que le abrieran la bóveda, proceso que demora cerca de una hora.

Fue durante esa espera que llegó la patrulla del cuadrante a verificar, como lo hace diariamente, si había alguna irregularidad. “Tocaron la puerta y salió la Gerente del banco, no el guarda como de costumbre. Ella rompió el protocolo y le dijo a los policías que entraran, porque el mismo asaltante le ordenó que lo hiciera”, contó una persona cercana al caso.

Los uniformados entendieron inmediatamente que algo estaba sucediendo, por lo que en vez de ingresar informaron a la central, pidieron refuerzos y comenzaron a despejar el área.

El sitio fue acordonado por miembros del Gaula, el Goes, la Sijín y el CTI de la Fiscalía. La Policía, en uno de los ventanales, le puso un letrero con un número celular para que se comunicara y negociara su entrega.

“Siempre habló en plural, pidió hasta desayuno y una camioneta para huir. Quería dar a entender que estaba con otros asaltantes y pensaba huir con una de las funcionarios como rehén”, contó un investigador. Pero la Policía, tras revisar el video de las cámaras de seguridad, había constatado que el ladrón estaba solo (Lea aquí: Un capturado por intento de hurto y toma de rehenes a Banco de Bogotá, en Cali).

En medio de su desesperación, Saa solicitó un helicóptero y descuidó por un momento el revólver que le había quitado al guarda de seguridad, quien se había aflojado los amarres. “El guarda fue un héroe. Le quitó el arma y le disparó en el muslo derecho, por lo que el tipo salió corriendo con las manos arriba”, dijo un funcionario del banco que siguió el caso.

SOBRE EL ASALTANTE

La madre de Jhon Anderson Saa no entiende en qué momento a su hijo se le ocurrió robar un banco. Tras la captura del joven, la mujer contó que en su familia sí hay deudas, que deben el predial de cerca de dos años de su casa en San Judas y la remodelación de una vivienda familiar en otro barrio, pero que él mismo le decía que no se preocupara tanto por eso.

La señora contó, también, que al verlo detenido ella misma le preguntó si andaba en malas compañías, pero que él le afirmó que ese no era su caso.

Recalcó que él siempre fue trabajador. Que estuvo seis años en un hospital público, en el que solían pagarle a destiempo, por lo que mantenía endeudado. Que ahora trabajaba en una mueblería de un familiar y le había dicho que el martes iba a entregar unas hojas de vida.

Las mismas autoridades confirmaron que Saa no tiene antecedentes judiciales y que aparentemente no hace parte de ninguna organización delincuencial. “Actuó solo. Dijo que había visto esto en una película y se había decidido a hacerlo. Por su forma de expresarse no parece que tuviera claridad mental”, dijo uno de los investigadores.

Ahora, Saa se enfrenta a un mínimo de 16 años de cárcel por el delito de secuestro simple que le imputará la Fiscalía, al cual se le suman hurto calificado y agravado y porte ilegal de armas, pues aunque la suya era de juguete, intimidó a los funcionarios del banco con el revólver que le quitó al guarda.

Este miércoles, a las 8:00 a.m., un juez decidirá si el joven será cobijado con medida de aseguramiento, tras la ‘película’ que protagonizó, tal como la había visto en televisión. 

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

loco

ese man lo que está es loco

No esta loco

Es una persona conciente de lo que hace. Solo que desesperado por las deudas tomo la peor desicion. Ahora viene lo peor para el en su vida. Ojala y a los 20 años que le esperan en la carcel, le enseñen a tomar conciencia.

Que se vaya para la Habana,

Que se vaya para la Habana, que allá están perdonando de todo, lo dejan libre y lo montan en el congreso jajajajajajaj

pobre muchcho , desperado por

pobre muchcho , desperado por la deudas y ver a su madre preocpada
lo que hace un ser humano por el amor a su madre

a este joven le daran 16 años de carcel

vamos a ver cuantos le daran a los de ls farc
por que tal y como van las cosas segun el goberino es mas rentable ser narcotarficante maton de las farc.
que ser un simple trajador o ladron de medio palo