Indicadores económicos
2018-10-22

Dólar (TRM)
$3.079,88
Dólar, Venta
$2.817,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,46
Euro
$3.532,62
UVR, Ayer
$259,83
UVR, Hoy
$259,84
Petróleo
US$79,81

Estado del tiempo
2018-10-22

marea

Marea min.: -2 cms.

Hora: 02:49

Marea max.: 19 cms.

Hora: 09:41

Dirección viento: Este

Intensidad viento: 17 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 28 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2018-10-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

/ - /
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Colombia-Venezuela, una relación tan difícil como milenaria

Por Arcadio González Ardila

Unidas por un mismo origen geológico, con una bicentenaria historia republicana en común y una cultura e idiosincrasia tan semejantes que solo las divide las barreras políticas, Colombia y Venezuela son como dos hermanas unidas por un cordón umbilical de 2.212 kilómetros de frontera porosa.

A lo largo de los siglos las dos naciones han desarrollado una relación binacional tan simbiótica, que lo que suceda a un lado de la frontera se siente del otro lado del mojón.

De hecho, la historia de la relación binacional parece un electrocardiograma donde el punto más alto se vivió durante la época conocida como la 'Venezuela Saudita' debido al boom petrolero de los años 70 y 80, y el punto más bajo llegó con el nacimiento de la Quinta República, el movimiento que lideró el fallecido Hugo Chávez con su proyecto político 'Socialismo del Siglo 21'.

Tras la desaparición del excoronel golpista (marzo de 2013), las cosas no han sido mejores con su sucesor, el polémico Nicolás Maduro, quien capotea la peor crisis política, económica, social y humanitaria en la historia de su país.

Aunque Venezuela jugó un papel importante como facilitador y acompañante en el proceso de paz con las Farc, y así siempre lo ha reconocido Colombia, las relaciones entre los dos países comenzaron a deteriorarse al mismo ritmo que el desplome de los precios internacionales del crudo.

Vinieron entonces el desmonte obvio de todos los subsidios estatales a productos de primera necesidad como alimentos y medicamentos, el cierre de empresas y la crisis social, y la debacle económica comenzó a reflejarse en el incumplimiento del pago de deudas a empresarios colombianos. Luego vendría la expulsión de más de 350 mil colombianos y un largo año del cierre de la frontera (agosto 2015-2016), un hecho sin precedentes.

Hoy, cuando al presidente Juan Manuel Santos le resta un año para terminar su mandato y a Maduro tres para alcanzar su periodo constitucional, las relación no parece mostrar mejoría.
“No ha sido el mejor momento para ninguno de los dos, porque se trata de una relación difícil e hipócrita que va a empeorar cuando la comunidad internacional comience a tomar sanciones drásticas contra el régimen de Maduro”, advierte el internacionalista de la universidad del Rosario Enrique Serrano López.

El experto dice que ambos “están de salida”: Santos, porque le queda un año, y Maduro porque “está aferrado al poder” para terminar el mandato, por eso pareciera que han decidido “hacerse pasito”, porque a ninguno le conviene romper relaciones bilaterales pues sería un hecho que aprovecharía la oposición política de cada país.

El supuesto fraude en las elecciones presidenciales de 2013 -cuando Maduro reemplazó a Chávez-, la represión a la oposición política, la vulneración del principio de separación de poderes y ahora la elección de una Constituyente cuestionada en su legalidad, han distanciado aún más la relación Santos-Maduro.

“Maduro está haciendo todo lo posible por mantenerse en el poder y está afianzando la dictadura con el apoyo de las Fuerzas Militares. Y Santos, aunque no es muy popular en Colombia, goza de una democracia mucho más sólida. Pero mientras Venezuela no regrese a los cauces democráticos y respete la carta de la OEA, la relación bilateral no va a mejorar”, destaca el excanciller colombiano Fernando Araújo Perdomo”.

El también rosarista experto en Derecho Internacional Ricardo Abello Galvis, tampoco ve una pronta salida a la nueva crisis. “Maduro aprovecha cualquier disculpa para radicalizar aún más su discurso anticolombianista basado en un falso nacionalismo, pero es que Maduro no tiene nada que perder, y Santos está de salida. Por eso en el corto plazo no es fácil resolver la crisis”, señala el catedrático.

El senador Jimmy Chamorro Cruz, del Partido de La U, respalda “la posición firme” del presidente Santos frente a la “ruptura del orden constitucional” en el vecino país, pero señala que la solución debe venir de la comunidad internacional.

“Es una situación compleja, pero ante la crisis social y humanitaria en Venezuela que nos está afectando, todos los países de la región deben ser firmes en exigir soluciones prontas y democráticas, no es un asunto exclusivo de Colombia”, sostiene Chamorro, integrante de la Comisión Segunda de Relaciones Exteriores del Congreso de la República.

EL FUTURO DE VENEZUELA

A los ojos del mundo entero, la Constituyente venezolana lejos de trazar la hoja de ruta para el vecino país ahondará todavía más la crisis, pues su origen no fue democrático y sus poderes son propios de una dictadura constitucional, como han reconocido varios expertos.

En ese sentido, las fuentes consultadas por COLPRENSA coinciden en que la salida para Venezuela no pasa por la intervención militar que sugirió el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aunque sostienen que sí pueden ayudar algunas decisiones individuales como “perseguir en todo el mundo los bienes de los miembros de la dictadura Maduro, o incluirlos en la Lista Clinton, además del cerco diplomático internacional”, según dice Chamorro Cruz.

No obstante, el profesor Abello Galvis señala que la crisis del vecino “va a empeorar”, pero prevé que una solución extrema como no volverle a comprar petróleo a Venezuela “afectaría más al pueblo que al propio régimen dictatorial”.

Lo claro para los expertos, es que cualquier solución en Venezuela tiene que pasar por el pueblo y en elecciones directas y transparentes, con supervisión de la comunidad internacional. “Mientras no haya un giro radical y democrático, el mundo no quitará sus ojos de Venezuela, un país que permanecerá los próximos meses en un profundo marasmo, pero finalmente lo que se avisora es que el chavismo como proyecto político desaparecerá en el corto plazo”, afirma el catedrático Serrano López.

Empero, la permanencia del régimen en el poder dependerá, ni siquiera del pueblo, sino de las Fuerzas Militares venezolanas. “El dictador Maduro ha demostrado ser sordo frente a la comunidad internacional porque tiene el apoyo de las Fuerzas Armadas, pero ellas deberían ser leales no a un dictador sino a las instituciones. Cuando se decidan a hacerlo, ahí termina el régimen”, concluye el excanciller Araújo Perdomo.



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

¿Milenaria?

Dígame lo que toma, es de una calidad extraordinaria.

Que rápido pasan los milenios

Hace mil años no existían ni Colombia ni Venezuela, ni siquiera antecendentes como España, la Confederación Muisca o el imperio Inca, todo eso surgió unos siglos después.
En cuanto a las relaciones entre estos dos países ni siquiera deberían existir porque deberíamos ser el mismo país como ya lo hemos sido y espero que esa frontera artificial desaparezca de nuevo.