Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Exabogada y mamá de Carlos Cárdenas, absueltas

-A A +A
 

La Juez 19 de Conocimiento profirió su sentido del fallo a favor de la exabogada de Carlos Cárdenas, Aidé Acevedo, y la madre del joven, María del Pilar Gómez, a quienes absolvió de los delitos de fraude procesal y favorecimiento de homicidio en marco del caso por la muerte de Luis Andrés Colmenares.

La juez determinó que no existen pruebas que sustenten Acevedo y Gómez hayan incurrido en dichas conductas.

Mario Camacho, defensor de María del Pilar Gómez, fue enfático en que no se pueden atacar delitos, cometiéndolos.

Ademas señaló que, "el fiscal 11 de la Unidad de Vida, tendió una trampa Laura Moreno y Carlos Cárdenas".

A su turno el defensor Iván Cancino, quien representa a la abogada Aidé Acevedo indicó que no había pruebas en contra de su defendida y que "incluso pensé que la Fiscalía solicitaría su absolución".

Al final de la diligencia, Cancino dijo que en todas las investigaciones en que se ha conocido un testigo falso, ellos se han constituido en víctimas.

Respecto a su opinión del caso Colmenares aseguró que "no hay mayor impunidad que investigar al que no es, yo tengo el mayor de los respetos por la familia Colmenares y creo que el país les ha fallado al no responder a sus inquietudes de la manera que es, al buscar perseguir inocentes de la manera que no es".

De igual forma, dijo que "el tiempo que pasa los va alejando de conseguir una verdad que puede ser delictual o no, pero ellos merecen justicia y no de la manera como se está efectuando".

A su vez la abogada Acevedo dijo, "que no se probó absolutamente nada, que fue un proceso largo y tortuoso, que la afectó de manera personal y profesional".

"La defensa y los defensores penalistas en Colombia han salido avantes con esta decisión, pero las demandas vendrán posteriormente", aseguró. 

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64177 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Si yo fuera juez

Las evidencias recaudadas durante el juicio confirman que una vez concluida la fiesta de disfraces en la discoteca Penthouse la madrugada 31 de octubre de 2010 (3:05 AM), el joven Colmenares salió en estado de alicoramiento en compañía de sus amigas Laura Moreno y Jessy Quintero. El frio y la humedad de la noche Bogotana aumentaron aun más su resaca y mientras se comía un perro caliente, sin previo aviso salió corriendo rumbo al Caño el Virrey (canal obscuro y resbaloso). En medio de la obscuridad de la noche el estudiante no se dio cuenta de la presencia del canal y de manera accidental impactó fuertemente de cara contra el fondo del mismo, a una profundidad aproximada de 2 metros.

La fiscalía no pudo probar que fue homicidio por que solo hubo fracturas en su rostro y en 2 vertebras de la columna cervical (donde se apoya la cabeza), esto mismo reafirma el hecho evidente de que sus heridas fueron causadas por un fuerte impacto de cara. Si hubiera sido una brutal golpiza a mano de varios hombres habría fracturas o moretones por todo el cuerpo, pero este no es el caso. Adicionalmente no hay testigos que den fe que hubo una golpiza, pues los tres que rindieron esa versión se retractaron, reconocieron haberle mentido a la justicia y ya todos fueron condenados. En cambio si hay una testigo presencial de los hechos, Laura Moreno, quien infructuosamente intentó evitar que el joven siguiera corriendo y fue escuchada vía celular por Jessy Quintero y otros amigos de Colmenares mientras ella lo seguía y justo en el instante cuando presenció el accidente (cerca de las 3:30 AM). Los análisis link de ubicación de los celulares de cerca de una docena de amigos del joven Colmenares, dan fe de la veracidad de sus testimonios.

Los bomberos del primer turno (4:47 AM) no vieron el cuerpo dentro del túnel ubicado en la calle 87 con carrera 15 (justo debajo del CAI el Virrey) pues nunca lo cruzaron, solo alumbraron desde los costados por procedimientos de seguridad y entraron máximo 6 o 7 metros hasta donde sus cuerdas de seguridad lo permitieron, dado que el túnel de 67 metros de largo contenía abundante cantidad de agua (la directora de meteorología del ideam certificó lluvias torrenciales durante esa noche). Luego de la reconstrucción de la primera búsqueda ordenada por la juez del caso el pasado lunes 28 de abril en el Caño el Virrey, la líder del primer equipo (Yadira Piamonte) no pudo observar ni siquiera entrando 10 metros por el costado oriental del túnel, el maniquí ubicado en el desnivel de 50 centímetros de profundidad que hay a 25 metros de la misma entrada. Esto condujo a que en el juicio la socorrista no tuviera más remedio que admitir que fue un error no haber cruzado el túnel esa madrugada. Fueron los bomberos del segundo turno (7:07 PM) quienes encontraron el cuerpo del universitario justo en dicho desnivel, al tomar la decisión de atravesar el túnel ante la insistencia de la madre del joven Colmenares y porque ya se podía caminar con seguridad (el nivel del agua en el túnel había bajado a 15cm).

Aunque el cuerpo fue encontrado boca abajo, las livideces (acumulación de sangre) aparecen en la espalda porque el cuerpo fue ubicado por los miembros del CTI en esa posición desde que se hizo el levantamiento del cadáver el domingo 31 de octubre (10:30 PM) y hasta cuando Medicina Legal inicio la necropsia el día siguiente a las 2:45 PM (lunes 1 de noviembre), tiempo suficiente para que la sangre se transpusiera a la espalda. La necropsia practicada por la forense de Medicina Legal Lesly del Pilar Rodríguez y la realizada por la Fiscalía por intermedio del Forense Máximo Duque son complementarias, se diferencian por la forma en que describen las heridas pero ambas concluyen que la muerte fue violenta a determinar (homicidio, suicido o accidente) y que el joven murió ahogado pues había agua en sus pulmones.

Teniendo en cuenta el material probatorio (técnico, testimonial y científico) la conclusión a la que se llega es que claramente se trató de un lamentable accidente: caída de altura que produjo graves fracturas en el rostro, inmediata pérdida de conciencia y ahogamiento mientras el cuerpo era arrastrado por la corriente de agua hasta el desnivel del túnel. El único responsable de la muerte del joven Luis Andrés Colmenares fue el propio estudiante, por haber sido imprudente al excederse en el consumo de licor (Vodka, Aguardiente y Cerveza) y porque infortunadamente lo mezcló con bebida energizante (hubo presencia de cafeína en su sangre, ingrediente esencial en este tipo de bebidas). Fue justamente esta combinación, la causante de que se alterara su estado de consciencia hasta el punto que decidiera de manera impulsiva salir corriendo.

Por lo anterior, ajustado a la constitución y la ley, absolvería a las acusadas por certeza y ordenaría que fueran reparadas ejemplarmente tanto económicamente como en su honra, dignidad y buen nombre, pues fueron vulnerados gravemente sus derechos (libertad y presunción de inocencia) al haber sido privadas de su libertad injustamente durante un año y un mes y haber sido víctimas de linchamiento mediático por cuatro años. Contra esta decisión se interpondrá en segunda instancia un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Bogotá y otro en tercera instancia ante la Corte Suprema de Justicia, los cuales confirmarán la inocencia de las estudiantes y ratificarán la sentencia absolutoria, así como la manera de muerte accidental del estudiante Luis Andrés Colmenares Escobar (qepd).