Indicadores económicos
2018-10-17

Dólar (TRM)
$3.055,93
Dólar, Venta
$2.817,00
Dólar, Compra
$2.720,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.540,90
UVR, Ayer
$259,75
UVR, Hoy
$259,80
Petróleo
US$81,45

Estado del tiempo
2018-10-17

marea

Marea min.: -9 cms.

Hora: 01:30

Marea max.: 21 cms.

Hora: 18:18

Dirección viento: Sur

Intensidad viento: 8 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2018-10-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

1 - 2
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Identifican tres cuerpos de desaparecidos en el Palacio de Justicia

El fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre, confirmó que en las últimas horas se terminó de identificar los restos de tres víctimas de la retoma al Palacio de Justicia. Hizo claridad que ninguna de las tres personas identificadas por Medicina Legal hacen parte del proceso por el que fue condenado el coronel Alfonso Plazas Vega.

Los restos de las personas corresponden a tres mujeres de las que no se había vuelto a saber nada luego de la toma del Palacio de Justicia, ocurrido los días 6 y 7 de noviembre de 1985.

El Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses permitió la identificación de Cristina del Pilar Guarín Cortés, cajera de la cafetería del Palacio; Lucy Amparo Oviedo, empleada de la cafetería, y Luz Mary Portela León, quien era abogada, e iba para el despacho del magistrado Alfonso Reyes Echandía, el primer día de los hechos.

Según el fiscal general de la Nación, los restos de Portela y de Guarín fueron hallados en fosas comunes del cementerio Jardines de Paz, en el norte de Bogotá, mientras que los de Oviedo estaban en dos cajas que se mantenían embaladas en la Fiscalía General de la Nación.

RESTOS TENÍAN OTRAS IDENTIDADES

Los restos de Cristina del Pilar Guarín Cortés, fueron encontrados en los que se creían pertenecían a María Isabel Ferrer, quien ahora figura como desaparecida.

Lo mismo ocurrió en el caso de los restos de Luz Mery Portela León, que antes había sido identificada como Libia Rincón Mora.

Montealegre explicó que ahora tanto Libia Rincón Mora y María Isabel Ferrer figuran como desaparecidas.

Por otra parte, los restos de Lucy Amparo Oviedo, fueron encontrados junto al cadáver de Carmen Cristina Garzón Reyes en las cajas 55 y 55 A, que contienen restos óseos exhumados en 1998.

Montealegre explicó que gracias a los análisis de ADN se logró establecer la plena identidad de las desaparecidas, "es decir unas personas habían sido inhumadas bajo unos nombres que no correspondían". 

FAMILIAS

Tres décadas de lucha por parte de los familiares se logró un importante paso con la identificación de estos desaparecidos; sin embargo, los familiares de las víctimas demandan que se establezcan las circunstancias, razones y responsabilidades de sus muertes, como las debe suceder con las demás víctimas de ese 6 de noviembre.

Rene Guarín, hermano de Cristina del Pilar, reiteró lo que ha venido diciendo por 30 años, que su hermana "fue sacada viva del Palacio de Justicia, tal como quedó registrado en un vídeo”, a pesar de esto y del anuncio de las últimas horas “El Estado colombiano no ha adelantado la investigación ordenada por la juez tercera especializada para valorar un falso testimonio acerca de si ella (Cristina) había salido con vida".

Por su parte, los familiares de Luz Mary Portela León, recordó como cuatro personas certificaron haber a Luz salir con vida, con su uniforme de trabajo y herida en un brazo, siendo uno de los testigos, la periodista Julia Navarrete.

Igualmente, la desaparecida Lucy Amparo Oviedo Bonilla fue reconocida en un vídeo saliendo viva del Palacio y por llamadas telefónicas los familiares desde el interior de la Casa del Florero afirmaron que se encontraba muy sucia y les solicitaron llevarle ropa, afirmando que al día siguiente la entregarían.

Los familiares de las personas desaparecidas recibieron llamadas anónimas mencionando que sus seres queridos fueron llevadas con vida a la Casa del Florero, ubicada en la esquina nororiental de la Plaza de Bolívar, y luego sacadas por militares a una guarnición militar en el norte de la ciudad donde, se ha contado, habrían sido torturadas.

La identificación de estas tres mujeres contribuye a menguar el dolor de sus familias, que han luchado desde hace 30 años por conocer la verdad de lo sucedido en el Palacio de justicia.

Finalmente, los familiares solicitaron una veeduría y acompañamiento internacional por las injerencias indebidas de la inteligencia militar y las profundas irregularidades a lo largo de toda la investigación.

“Estos crímenes no han sido efectivamente sancionados, frente a las estrategias de impunidad impulsadas por los altos oficiales de las Fuerzas Armadas comprometidos en los hechos”, concluyeron los familiares de Cristina del Pilar, Luz Mary y Lucy Amparo, no sin antes recordar que por la desaparición de once personas el Estado colombiano fue condenado por la justicia internacional. 



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

PLAZAS ES INOCENTE

ESTO DEMUESTRA QUE PLAZAS SIEMPRE HA DICHO LA VERDAD...QUE NO HAY DESAPARECIDOS DEL PALACIO DE JUSTICIA.....QUE LOS SUPUESTOS DESAPARECIDOS ESTAN ENTERRADOS EN LAS FOSAS COMUNES DEL CEMENTERIO DEL SUR DE BOGOTA...TODO ES UNA PATRAÑA DEL RATACOLECTIVO PARA DESANGRAR AL ESTADO

SI SEÑOR, PLAZAS ES INOCENTE

Esto demuestra que el margen de error en la identificación de los cadáveres, hasta ahora ha sido amplio, y por lo tanto, cabe la posibilidad de seguir encontrando restos de unos con otros, lo que quiere decir que por lo menos algunos "desaparecidos" están en duda. Entonces, ¿con que grado de certeza condenan a Plazas?

la fiscalia siempre ha tenido los huesos

Ya no saben qué inventarse. Los autores de la farsa de los “desaparecidos” del Palacio de Justicia montan complicadísimas tramoyas para ocultar lo inocultable: Que el CTI de la Fiscalía ocultó intencionalmente los restos de los cuerpos de 27 personas que exhumaron en la gran fosa común donde se enterraron los cadáveres de las personas que no fueron reclamadas, y entre las que estaban los llamados “desaparecidos del Palacio de Justicia”.
La verdad [-- Censurado --] y lironda es que cuando exhumaron los cadáveres, tal y como lo narramos hace más de 5 años (1):
“En una entrevista concedida a Periodismo Sin Fronteras y La Hora de la Verdad, que dirige el dr. Fernando Londoño Hoyos, el antropólogo José Vicente Rodríguez Cuenca aseguró que en el año 2000 la Fiscalía de Gómez Méndez exhumó 91 cadáveres y le entregó a él 64 restos óseos con el encargo de identificar los cuerpos de los guerrilleros muertos en el macabro asalto al Palacio de Justicia. Y la Fiscalía se quedó con 27 restos correspondientes a los “desaparecidos” del Palacio de Justicia. 27 restos que aún guardan escondidos en algún rincón del CTI sin que tengan interés alguno en identificarlos.
“Increíble, pero es así como lo leen: A José Vicente Rodríguez le entregan 64 cuerpos entre los cuales están los restos de los guerrilleros del M.19, y le encargan la labor “humanitaria” de ayudar a identificarlos, y por otro lado, ocultan 27 esqueletos a sabiendas de que allí están los 11 supuestos desaparecidos por los cuales el coronel Alfonso Plazas Vega está condenado a 30 años de cárcel, es decir, a cadena perpetua.
“¿Cómo sabía la Fiscalía que esos 27 restos pertenecían a los desaparecidos del Palacio de Justicia..?
“Sencillamente porque eran los restos que quedaron incinerados, y que pertenecen a quienes murieron en el cuarto piso del Palacio. Quedaron incinerados, así que como en esa época no existía la tecnología de ADN para identificarlos y entregarlos a los familiares, fueron envueltos en bolsas especiales y marcados explícitamente como “NN Palacio de Justicia”. Luego, abrieron una fosa en el cementerio del Sur y los depositaron allí. Entre esos 27 restos están los siete empleados de la cafetería y tres visitantes que se encuentran “desaparecidos”; por supuesto, allí también deben estar restos de algunos guerrilleros, como los de Cristina Guarín Cortés, que siempre ha pasado por empleada de la cafetería.”
A uno de esos 27 restos se le hizo la prueba de ADN y ¡Bingo! Resultó ser de una de las “desaparecidas”: Ana Rosa Castiblanco, cuyo cadáver fue entregado hace años a sus familiares pero ellos, haciéndose los de la oreja mocha, siguen marchando y sigue reclamando su respectiva indemnización bajo la dirección tramposa del Colectivo de abogados Alvear Restrepo, famoso por falsificar víctimas como las del caso Mapiripán.
Están desesperados los terroristas indultados del M-19 –lo conocidos y los agazapados que pasaron a formar parte de nuestros órganos de justicia. Se les acaba el tiempo para esconder todas las horrendas jugadas que han hecho para condenar a militares inocentes.

La revista Semana, célebre cómplice de los bandidos, especialmente en este tema, también debe andar pagando testigos e historias falsas. En ese medio saben que la denuncia que les corre pierna arriba, por toda la cadena de injurias en contra de Plazas Vega, por todos los montajes mediáticos que levantaron, será descomunal cuando el Coronel Plazas salga libre, como debe ser.
El mamotreto que publicó hoy la Revista Semana muestra su nivel de desespero. Ya se quedaron sin desaparecidos. Y, como aparecieron, van a tener que pegarse de la teoría de que los militares los enterraron en los cementerios donde se dice que aparecieron. (2)
Acá la Fiscalía va a tener que explicar muchas cosas. Lo primero es que deben decirnos dónde están esos 26 cadáveres quemados, envueltos en bolsas plásticas y marcados como “NN palacio de Justicia”.
Deben decirnos también cómo llegaron a los cementerios a “encontrar” los restos de estos “desaparecidos”. Los cementerios deberán explicar, con la documentación del caso, cuándo fueron enterrados allí, y quién lo hizo. Si es cierto que fue el exagente de Inteligencia del Ejército, Bernardo Garzón Garzón, quien supuestamente dio las coordenadas de donde estaban ocultos los restos, él debe explicar las circunstancias de tiempo, modo y lugar en las cuales los cuerpos fueron a dar allá, cómo se enteró de eso y qué personas están involucradas allí. Con toda seguridad, si Semana tuviera pruebas concretas las habría publicado evitándose así un “informe” como el que publicaron, tan evidentemente infundado.
Porque esa historia que cuenta Semana nos parece más otro de sus montajes para proteger a los falsificadores de víctimas y dejar condenados al General Jesús Armando Arias Cabrales y el Coronel Alfonso Plazas Vega
Porque a nosotros, hace cerca de dos años, nos dijeron que en el CTI estaban como locos buscando dónde enterrar esos 26 cuerpos debido a que ya era imposible ocultarlos (gracias a nuestra publicación).
La gente de Semana, del CTI, los bandidos del M-19 y sus colectivos de abogados están en medio de arenas movedizas. Cada vez que intentan salirse de la porquería que ellos mismos montaron, se hunden más y más en la ignominia de sus calumnias.
¡Digan la verdad de una vez! ¡No mientan más!

leer el articulo aqui

http://www.periodismosinfronteras.org/sobre-los-desaparecidos-del-palacio-de-justicia-que-no-nos-mientan-mas.html

sofiavelasquez@hotmail.com

No sé que pensar con todo esto .Soy hija de Marina Isabel Ferrer muerta en el palacio de justicia y cuyo restos nos fueron entregados para darle cristiana sepultura y hoy me encuentro con esta noticia que la creen desaparecida y que los restos de ella eran los que estaban en una fosa común. Entonces quien me aclara que paso aquí?