Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

La periferia perdió ante el centro del país

-A A +A
 

División. No hay otra manera de describir lo sucedido este domingo de cara a la refrendación del plebiscito, que se hundió en las urnas con 6.367.862 votos, frente a los 6.430.396 que alcanzó el no, una diferencia muy apretada, pero suficiente para improbar lo negociado entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las FARC.

La división se notó en la manera como votaron las capitales de departamento, versus lo sucedido en muchas de las zonas consideradas como los focos del conflicto armado que ha vivido el país por 52 años.

Mirando las cifras arrojadas por la Registraduría es posible ver como en 15 capitales de departamento se impuso el NO, frente a 17 en las que el SI le sacó ventaja.

En el primer escenario están: Medellín, Arauca, Risaralda, Florencia, Yopal, Montería, San José del Guaviare, Neiva, Villavicencio, Cúcuta, Armenia, Pereira, Bucaramanga, Ibagué y Puerto Carreño.

En la otra orilla, la que permite ver como ganador al SI, sin que los votos alcanzaran para que el aval a los acuerdos se impusiera están: Leticia, Barranquilla, Bogotá, Cartagena, Tunja, Popayán, Valledupar, Quibdó, Inírida, Rioacha, Santa Marta, Pasto, Mocoa, San Andrés y Providencia, Sincelejo, Cali y Mitú.

Sobre lo sucedido Germán Sahid, docente de la Universidad de El Rosario, consideró que en este caso lo que sucedió es que “la gente entendió que este no era un plebiscito por la paz, sino que era para validar lo acordado con un grupo armado ilegal”.

En criterio de Sahid lo que se vio en este aspecto fue como los argumentos del NO “construidos más allá del expresidente Uribe, por los líderes de opinión se sustentaron desde la institucionalidad y la democracia que evidenciaban el manoseo constitucional al que había sometido el Gobierno al tratar de meter estos acuerdos al bloque de constitucional”.

Pero más allá de las consideraciones que se puedan hacer, lo que se evidencia en este caso, y sobre ellos hace claridad el experto, es lo polarizado que está el país, pues ninguna de las dos opciones, si o no, se impuso sobre la otras de una manera significativa.

“Una cosa es cierta al final y es que los expresidentes Uribe y Pastrana son los que lideran la mayoría de la opinión pública en Colombia y con ello le quitan toda legitimidad al Presidente Santos y a los partidos de la Unidad Nacional, a pesar del presupuesto público destinado”, precisó Sahid.

Diego Cediel, catedrático de la Universidad de La Sabana, encontró la respuesta a los sucedido en los efectos de una democracia nacional, más que territorial. “Esto fue lo que se manifestó en las urnas”, dice el experto.

“Las perspectivas políticas e ideológicas de los distintos partidos en este caso, de las distintas posiciones tienen repercusiones distintas, y eso se refleja en las visiones que en cada sector se tienen del conflicto”, precisó.

Para este analista el gran error de sí es que sus apuestas se centraron en las zonas rurales y periféricas donde naturalmente se vive más la guerra. El no por su parte, se concentró en hacer una campaña dirigida a los acuerdos, no a la guerra, no a la oposición entre buenos y malos, y entre un país mejor y otro peor.

Lo cierto es que el país urbano, donde están los grandes grupos de opinión, le pasaron una cuenta de cobro al Gobierno y a las FARC. “El gobierno ha tenido graves crisis ministeriales, económicas y políticas”, dice Cediel, para quien este es un voto de censura para Juan Manuel Santos y un evidente rechazo a la guerrilla. “Lo que la gente dijo hoy fue simplemente un rechazo a la guerrilla, a la cual considera inadecuada para la política”, dijo.

Finalmente, el expresidente de la Corte Suprema de Justicia, Jaime Arrubla, consideró que lo visto este domingo es “un sentimiento nacional es un sí a la política de paz, pero un no a los acuerdos con las FARC”.

El error en este caso –dijo Arrubla- fue haber juntado 297 páginas del acuerdo  con el plebiscito, cuando éste debió ser sólo por la política de paz, y a esto -dice- se suma el haber mostrado a los jefes de la guerrilla prácticamente a la altura del jefe de Estado.

El deseo en este caso es invitar a la guerrilla a seguir sentada en la mesa y renegociar los acuerdos. En ese sentido, Arrubla se mostró confiado en que el cese al fuego se mantenga y se puede satisfacer las dudas que los votantes tenía, y que se relacionaban con los temas de justicia, lo mismo que la jurisdicción especial para la paz o la materia agraria, o los delitos conexos al narcotráfico.

“Este es sólo un obstáculo que habrá que superar”, dice el exmagistrado, para quien la diferencia tanto en el nivel rural como el urbano, y el general, no es amplia por lo que considera “que en este caso no se puede considerar que no hay un triunfo del NO, pues se trata de una diferencia de poco más de 60 mil votos”.

“Lo sucedido el domingo es una clara muestra de que el país está divido, el gobierno debe oír a los  demás grupos políticos. Una cosa es clara. Este proceso se perdió en Antioquia, los votos allí son aplastantes”, señaló Arrubla, quien remata afirmando como el conflicto que ha sido en su mayoría rural, se vio afectado por lo que se vio en las urnas en las capitales. “Eso es muy desconcertante”.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2324 fotos
63953 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

SEGUIMOS EN GUERRA

Por hacerle caso al deseo de venganza del guerrerista Uribe, seguiremos 52 años mas en guerra. Un país violento es lo que espera a nuestros hijos y nietos. Otro daño mas de Uribe para los colombianos, a quienes se les olvido el mal que le hizo a la salud y al trabajo creando la ley 100 y quitando las horas extras. Los votantes por el no, le pusieron la lapida a los campesinos colombianos.