Indicadores económicos
2017-10-21

Dólar (TRM)
$2.936,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.470,54
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,01
Petróleo
US$51,47

Estado del tiempo
2017-10-21

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 21:51

Marea max.: 21 cms.

Hora: 12:14

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-10-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

"La prensa regional es fundamental para la democracia": SIP

Elizabeth Ballantine, recientemente nombrada presidenta de la Sociedad Interamericana de Prensa, es una mujer que desde muy pequeña vive sumergida en el mundo de los periódicos, gracias a una tradición familiar de la cual ella es la cuarta generación. 

La presidenta estuvo de visita en Colombia dialogando con algunos directores de medios de comunicación, con el fin de “reforzar el trabajo que hace esta organización en defensa de la libertad de expresión” y plantear alternativas económicas ante la llegada de la era digital. 

Ballantine, quien también dirige el periódico regional Durango Herald en el Estado de Colorado, en Estados Unidos, habló con Colprensa sobre algunas de sus experiencia como directora de medios y nueva presidente de la SIP. 

- ¿Qué se siente haber crecido en el mundo de los periódicos? 
Creo que es uno de los mejores ambientes para crecer, porque siempre hay gente con ideas nuevas y tienes una fuerte conexión con tu comunidad. 

- ¿Su familia siempre ha estado en los medios? 
Mi bisabuelo compró un periódico a principios del siglo XX en Iowa, que es otra región dedicada a la agricultura. Desde entonces, mis parientes han tenido periódicos y revistas, pero cuando empezó la era digital. 

En 1951, cuando mi padre se cansó de los grandes periódicos, los vendió y compró un diario local en un pequeño pueblo del Estado de Colorado. En ese entonces Durango era un pueblo que no tenía caminos pavimentados, donde la gente sacaba a sus ovejas a pastar en la montaña y luego se las volvían a llevar, tenía una vida muy campesina. 

- ¿Y qué interés tenía hacer periodismo allí? 
El primer tema en que mi familia se vio involucrada fue hacer que el agua para consumir fuera purificada antes de entrar a las casas en todas partes del Estado. Esa fue la primera campaña en la que el periódico se vio involucrado y fue muy controversial, porque mucha gente no estaba de acuerdo con eso. Incluso, cuando yo iba a la escuela, había gente que nos decía cosas feas e incluso nos insultaba en la calle gracias a esta campaña. 

- ¿Y por qué pasaba eso? ¿Acaso la gente no quería agua potable? 
En esa época en los Estados Unidos había zonas donde la gente era muy ignorante y no conocía estos temas. Estábamos en plena Guerra Fría y la gente de allí valoraba mucho el ser independientes del gobierno central. Ellos pensaban que si se instalaba el servicio de agua potable iba a haber mucho control por parte del Gobierno. 

Luego de muchos meses de controversia, la campaña fue exitosa y al final varias comunidades de Colorado también decidieron potabilizar el agua. Nosotros ayudamos al progreso y a que las cosas realmente pasaran. Ahí comencé a entender lo que significa creer en aquello por lo que luchas y entender por qué lo estás haciendo. 

- ¿Cómo tomó este avance la gente que criticaba la iniciativa? 
Siempre habrá una minoría de gente con la capacidad de hacer mucho ruido. Cuando estás en el negocio de los periódicos, tienes que hacer que la gente entienda lo que en verdad necesita una comunidad y que cuando uno promueve cosas no es una conspiración no hay nada raro, sino algo que es muy bueno para ellos. 

- ¿Cómo fue que, siendo directora de un diario pequeño, llegó a ser presidente de la SIP? 
El cambio que trae la era digital está generando un declive económico en los grandes periódicos, porque les cuesta adaptarse al cambio. Por otro lado, los periódicos pequeños tienen la capacidad de moverse rápido y de forma más exitosa que los grandes. De hecho, en este momento, mis colegas de pequeños diarios están siendo los miembros más fuertes en la SIP. 

- En ese sentido, ¿en qué consiste la reestructuración económica que usted propone para los periódicos? 
La idea es mantener los altos estándares del periodismo sin importar si trabajas para una publicación impresa o digital. En este momento hay un problema y es que no estamos recibiendo el mismo dinero, porque no vendemos tanta publicidad en Internet como la que se vende en los impresos. 

Estamos tratando de encontrar formas de seguir recibiendo dinero suficiente para continuar funcionando, pagando a nuestros periodistas un salario decente, seguir prestando el servicio a nuestra comunidad y seguir vendiendo publicidad a un precio razonable. En la SIP también estamos en el proceso de cambiar y adaptarnos a la revolución de Internet. 

- ¿Y cuál sería esa reforma para la SIP? 
La historia de la SIP viene de la época en que la primera página de los periódicos era lo más importante. Ahora tenemos el mismo tipo de periodismo pero tiene que salir en computadores portátiles, tabletas y celulares. La SIP tiene que tener la tecnología disponible para poder conectarse con la gente joven. 

Hemos visto que, en muchos sentidos, Latinoamérica se ha convertido en una región que está liderando el tema de la libertad de prensa y queremos que este liderazgo se exprese en la SIP. 

- ¿Por qué dice que tenemos ese liderazgo? 
Porque Latinoamérica siempre ha luchado por la libertad de prensa y tienen una herencia muy distinguida en el tema. Creo que una de las cosas que ustedes estarían en capacidad de hacer es ser más solidarios con sus colegas en Ecuador, Venezuela y otros países. 

El liderazgo de los Estados Unidos se ha visto coartado por varias crisis. De hecho hace apenas unos días la compañía Tribune, dueña de varios periódicos y canales de televisión, anunció que tuvo que despedir a 700 empleados de sus publicaciones impresas, debido a que las ganancias de la publicidad en estos medios estaban cayendo demasiado. 

- ¿Qué opina sobre la libertad de prensa en Colombia? 
Pienso que son muy afortunados en tener fuertes liderazgos en sus gobiernos en términos de libertad de prensa. Conocemos los problemas que han tenido en el pasado, sabemos que uno de los más grandes problemas que existen se da cuando la vida del periodista está en peligro y podría ser asesinado. 

- En este momento Colombia está negociando un acuerdo de paz con la guerrilla de las Farc. ¿De qué manera aportará este proceso a la libertad de prensa en el país? 
El proceso de paz es extremadamente importante, porque la violencia paraliza a una sociedad. Pienso que habrá un mejor clima para la libertad de prensa cuando se firme un acuerdo de paz. 

- ¿Qué se puede hacer desde la prensa para apoyar el proceso? 
Mostrando lo que se vive en el proceso y la historia que cuenta cada lado del conflicto. Debemos decir la verdad nosotros mismos y, sobre todo, convencer a la comunidad de que la paz es mucho mejor que la guerra. Como lo dije antes, nuestra función es explicarle a la gente lo que le conviene. 

- La violencia directa no es la única amenaza contra la libertad de prensa, ¿qué otras amenazas existen en la actualidad? 
Entre los enemigos de la libertad de prensa se pueden contar a algunos gobiernos que exceden su control sobre la misma. En América un caso particular es Ecuador, donde tienen regulaciones sobre lo que se puede publicar. Allá hay una ley que puso límites la libertad de información. Ése es un caso donde el país vive en paz, pero vive una situación en que se limita la libertad de prensa. 

También el caso del gobierno de los Estados Unidos que ha violado las tradiciones de la libertad de prensa que tenía ese país, no por la vía de la ley sino por las vías de hecho. Ahora el gobierno monitorea las comunicaciones de periodistas y bloquea el acceso a muchas fuentes oficiales. En Ecuador es la ley, en los Estados Unidos es una práctica que no se ajusta a la ley pero que todos aplican. 

- ¿Cómo se impone esa limitación? 
Si trabajas como funcionario del Gobierno, hay normas que te prohíben hablar con periodistas y si lo haces pierdes tu trabajo. Te hacen firmar acuerdos de confidencialidad que tienes que cumplir. Como periodista, uno siempre tiene alguien que le entrega la información por debajo de la mesa. Si esa persona tiene familia y denuncia algo ante la prensa, puede perder su trabajo o incluso ser judicializado. 

- ¿Y desde cuándo pasa esto? 
Ha habido dos acontecimientos fundamentales que influyen en esto. Uno de ellos fue lo que ocurrió el 11 de septiembre de 2001. Esto hizo que el gobierno estuviera más alerta reforzando la seguridad e incrementando la vigilancia sobre algunos sectores. 

Pero lo definitivo fue el escándalo de Wikileaks, donde se generó una gran preocupación de que se publicara información confidencial que no le convenía al gobierno. Esta gente no quiere que haya más Snowden. 

- En Colombia pasó algo similar durante la administración de Álvaro Uribe. En ese entonces el Gobierno solía interceptar comunicaciones de periodistas y políticos de la oposición llegando a calificarlos de terroristas. ¿De qué forma afecta este tipo de intervención a la libertad de prensa? 
Una de las razones por las cuales creemos que la SIP es una organización muy importante es que la situación de libertad en algunos países es bastante mala. Siempre es bueno tener otros periodistas que comprendan la situación y que apoyen a los que lo necesitan. En verdad requiere cierto coraje ejercer este trabajo porque es arriesgado ir en contra de los gobiernos. 

Hay veces en que tus colegas e incluso los ciudadanos piensan que los periodistas están yendo muy lejos. Y algunos periodistas entienden que el deber va hacer que no le gustes a todo el mundo. Ser un buen periodista a veces te hace ver como un problema para los demás. 

- ¿Cuál es el límite ético en el que un periodista deba ejercer su profesión? 
Pienso que el criterio y la credibilidad son muy importantes y no solamente conocer los hechos sino también usar tu cerebro y educación para entender lo que significan. La ética es parte de la educación de un periodista, entender cómo la información que recogiste tendrá un impacto es parte de lo que hace interesante el ser periodista. 

- Tanto Estados Unidos como en Colombia existen empresas que tienen varios periódicos, estaciones de radio, canal de televisión y portales de internet. ¿De qué manera afectan estos monopolios a la libertad de prensa? 
Desde la SIP pensamos que las leyes que se deben aplicar a los monopolios u oligopolios que controlan varios medios de comunicación deberían ser las mismas que se aplican a cualquier empresa que se considere incursa en esta práctica. 

- ¿Es mejor trabajar en un medio local que en uno nacional? 
Creo que en los Estados Unidos, periódicos como el Wall Street Journal o el New York Times y otros grandes medios siempre han sido líderes en este negocio. Ellos tienen los contactos y las conexiones con los centros de poder y la habilidad para hacer la diferencia en historias grandes. 

Nosotros hemos visto cómo en la prensa regional y pequeña lo que reportamos es lo que hace tu alcalde o el concejo de tu ciudad y cosas como el servicio de agua potable adquieren mucha importancia. Que haya nieve o que no la haya tiene efecto sobre la comunidad y eso cobra importancia entre la gente que la compone. 

Yo pienso que ambos tipos de prensa son necesarios para hacer que una democracia sea exitosa. 

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese