Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-07

Dólar (TRM)
$3.015,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.236,80
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$50,93

Estado del tiempo
2016-12-07

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 12 cms.

Hora: 16:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-07

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Matrimonio de Ferro continuará, al igual que investigaciones de la Corte

-A A +A
 

Admiración y hasta desconcierto, generó la posición de Marcela Pineda, esposa del exviceministro Carlos Ferro, al salir ante los medios de comunicación a defender su relación de pareja y su vida familiar, tomándolo de la mano y asegurando que: “no puedo permitir que todo se vaya al traste, porque todos tenemos equivocaciones”.

En ese mismo escenario se le preguntó a Ferro qué había sucedido con la investigación sobre la muerte del dirigente político Eduardo Díaz Pinzón en 2009, con el cual se le estaría relacionando, de igual manera sobre la supuesta protección al patrullero ibaguereño John Harold Arias, quien habría sido el compañero sentimental del occiso, pero según el exviceministro todo ha sido un “matoneo”.

“Es tanto lo que me han hecho, que denuncias me han puesto en todas partes, la Corte Suprema de Justicia investigó el tema, se archivó el proceso, no tengo nada que ver, el único pecado era que querían enlodar mi nombre, y jamas él ni siquiera consultó (haciendo referencia al periodista, Edgar Artunduaga)”, expresó, Carlos Ferro.

INSTANCIAS JUDICIALES

Contrario a lo dicho por Ferro, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, adelantaría una indagación preliminar bajo etapa de recolección de pruebas contra el exviceministro, por la presunta participación en el homicidio de Díaz Pinzón, quien habría sido su aliado político.

El medio radial que aseguró haber establecido la información al interior de la Corte, dijo que no más se recogiera las pruebas, el ente tendrá que decidir si se abre formalmente la investigación en su contra.

La reacción del periodista Édgar Artunduaga, no se hizo esperar: “Sobre el asesinato del señor Eduardo Díaz, Carlos Ferro Solanilla está mintiendo. Lo hizo con descaro en el reportaje con Néstor Morales en Blu Radio. Tuvo el cinismo de afirmar que lo absolvió la Corte Suprema, cuando el asunto no ha pasado de la Fiscalía de Fusagasugá durante los últimos ocho años. Desde hace cinco meses, al parecer el proceso viene en camino a Bogotá”.

EL CONTEXTO

Según las denuncias que Artunduaga ha publicado desde hace varios años, Ferro y Díaz fueron miembros del gabinete de la exgobernadora de Cundinamarca, Leonor Serrano, llevándolos a ser buenos amigos. El ibaguereño y patrullero de la Policía, John Harold Arias, habría sido parte del esquema de seguridad de Ferro, y luego sería ‘cedido’ a Díaz.

Artunduaga afirma que en eventos públicos, se veía a Díaz acompañado por Arias, y a Ferro con un hermano del agente, el cual sería “notoriamente femenino”, los amigos, habrían pasado a ser socios y supuestamente Díaz, apoyó económicamente la actividad política de Ferro.

Un video sería una de las principales pruebas que esclarecerían la muerte de Díaz, ya que una cámara de seguridad en su edificio, habría registrado cuando Arias sale de un ascensor arrastrando un “bulto” pesado que podría ser un cuerpo, mientras con la ayuda de otros dos hombres se guarda la carga en el baúl del carro, y cinco días después de desaparecer el cadáver lo encontraron, al parecer con señales de tortura.

“Ferro –tras el asesinato- acogió de nuevo al policía y lo mantuvo por varias semanas en el Congreso y después logró su traslado a Ibagué, según me informaron”, afirmó el periodista Artunduaga.

A LA DEFENSA

El exviceministro se defendió ante la denuncia que también presentó la actual senadora Leonor Serrano; Ferro dijo: “Díaz fue un hombre con grandes sentimientos, quien tenía una orientación sexual la cual se le respetaba, no por eso yo lo excluía, era un gran amigo, era un hermano, que lamentablemente un día estando en un sitio de Bogotá desapareció, y fue hallado muerto...

“Lo primero que pasó cuando vino mi siguiente campaña al Senado de la República, fue que apareció una publicación que ha cambiado dependiendo las condiciones, el periodista Édgar Artunduaga, sin consultar fuentes, ha venido persiguiéndome como si yo tuviera la culpa de que el señor tuviera una orientación sexual totalmente diferente, y por eso yo estuviera involucrado en ese hecho”.

Con relación al patrullero dijo: “No lo protegía, él perteneció a mi esquema de seguridad, en el momento que se presentan los hechos, él ya no estaba en mi esquema, eso lo demostré y lo comprobó la Corte Suprema de Justicia, no tuve nada que ver en ningún tipo de protección frente a eso, sin embargo querían atar ese elemento para poderme hacer daño, y hay toda la claridad de la decisión de la Corte”.

Ante los señalamientos de haber interferido para que la investigación no avanzara en Fusagasugá, dijo: “Respeto a la justicia, y sus decisiones. Nunca he tocado las puertas de estas instituciones”. Y recordó que la noticia de la muerte de su amigo, la recibió estando en Etiopía, mientras cumplía labores propias del Congreso.

ACOSO A POLICÍAS

El senador Hernán Andrade, ante un noticiero de televisión nacional, reconoció que cuando desempeñaba el cargo de presidente del Congreso de la República en 2008, el entonces comandante de la Policía Nacional, el general Óscar Naranjo, le informó que no podría seguir brindando el esquema de seguridad a otro Senador, por supuestos casos de acoso sexual a los uniformados.

Según el denunciante que prefirió tener en reserva su identidad, indicó que el congresista que en la actualidad estaría en función; al pedirle colaboración para promover su ascenso, le habría tocado sus partes íntimas, y dicho que “él cómo se iba a beneficiar”, además aseguró que lo mismo habría ocurrido con otros compañeros.

El senador Andrade, reconoció que no denunció el hecho ante organismo de control, porque fue el mismo Naranjo quien lo puso en conocimiento, el congresista expresó: “Es acosar a una persona del mismo sexo o de diferente, utilizando su investidura, es un comercio sexual, amerita una investigación penal de la Corte Suprema de Justicia”.
 

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2328 fotos
64072 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese