Indicadores económicos
2017-10-17

Dólar (TRM)
$2.932,05
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.462,75
UVR, Ayer
$251,96
UVR, Hoy
$251,97
Petróleo
US$51,45

Estado del tiempo
2017-10-17

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 03:18

Marea max.: 19 cms.

Hora: 09:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Proyectos inmobiliarios amenazan el valor de los centros históricos

De acuerdo con una investigación de la Universidad Nacional de Colombia, los centros históricos del país se están viendo amenazados por un fenómeno conocido como gentrificación, el cual pone en riesgo el valor patrimonial de estos bienes.

La gentrificación o “elitización residencial” está dada en Colombia por el incremento del costo de la tierra que supera el del bien que allí se encuentre y así este haya sido declarado patrimonio es apetecido para la construcción de nuevas edificaciones que remplazan la arquitectura del lugar. Esta presión inmobiliaria expulsa a los habitantes y cambian las dinámicas del sector. 

Por ello, el Grupo de Investigación en Patrimonio, de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional, sede Medellín, analizó las principales amenazas que afrontan 12 centros históricos, entre ellos los de Jericó, Santa Fe de Antioquia y Rionegro, en Antioquia; el de Barichara, en Santander, y el de Salamina, en Caldas.

Después de conversar con pobladores, vigías del patrimonio y líderes culturales de los municipios y confrontar los planos con modelos de la realidad observada para verificar su situación, se concluyó que tales espacios se encuentran asediados por el turismo incontrolado y por las construcciones inmobiliarias.

Los investigadores dicen que para contextualizar la investigación era fundamental conocer cómo es el lugar y cómo se habla de él, por ejemplo en la literatura o en las noticias, además de hacer varios recorridos a los centros históricos para evaluar sus riesgos e impactos.

Según el profesor Álvaro Hernán Acosta, de la Escuela de Arquitectura, “el precio de la tierra ha comenzado a ser mayor que el de los inmuebles, por lo que se están dando casos en que se demuelen edificaciones de valor histórico y cultural para hacer edificios de apartamentos u oficinas”.

El turismo excesivo que detectaron en algunos centros históricos, como los de Salento y el barrio Getsemaní (uno de los más tradicionales de Cartagena), es otra forma en la que se produce el fenómeno de gentrificación, por el cual los habitantes de ciertas zonas son expulsados cuando estos van a ser objeto de transformaciones urbanas o inmobiliarias.

Un ejemplo claro de ello es Santa Fe de Antioquia. Según Gilda Wolf, de la Escuela de Construcción de la Facultad de Arquitectura, “las inmobiliarias usan como excusa las construcciones vinculadas con hechos históricos de Colombia, como la Colonia, para darles valor agregado a otros usos”.

Como consecuencia, lamenta el profesor Acosta, la vida tradicional de esos espacios desaparece paulatinamente hasta convertirse en una especie de escenografía histórica pensada y centrada solo para satisfacer el consumo.

Aunque actualmente existe el Plan Especial de Manejo y Protección de 2009 (decreto 763), como un instrumento de planeación para el cuidado, el manejo y la protección de los bienes de interés cultural, no se ha logrado su adecuada implementación, por falta de socialización.

Alberto Escovar, director de Patrimonio de MinCultura, asegura que “en sus inicios el Plan pecó por ser una norma desarrollada por profesionales que quizás no tenían tanta experiencia en el trabajo comunitario que requiere una herramienta como esta”.

Al respecto, el profesor Acosta comentó que algunas personas consultadas como parte del estudio manifiestan que el hecho de que su casa sea declarada patrimonio se convierte más en algo negativo, como una “desgracia”, pues “pese a que una ventaja es la exención de impuestos, esta es una ayuda muy pequeña en relación con las exigencias de mantenimiento”.

La profesora Wolf explicó que las declaratorias de bienes de interés cultural proporcionan una deducción en el impuesto predial de entre el 20 % y el 100 %.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese