Indicadores económicos
2018-10-20

Dólar (TRM)
$3.079,88
Dólar, Venta
$2.817,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,46
Euro
$3.532,62
UVR, Ayer
$259,83
UVR, Hoy
$259,84
Petróleo
US$79,81

Estado del tiempo
2018-10-20

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 02:34

Marea max.: 17 cms.

Hora: 19:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2018-10-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

No aplica

N/A - N/A
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Santos 'presentó en sociedad' su nueva propuesta de lucha antidrogas

La ‘XXXII Conferencia Internacional para el Control de Drogas’, que terminó este jueves en Cartagena de Indias, le sirvió al presidente Juan Manuel Santos para proponerle al mundo, de manera formal y solemne, un cambio radical en la estrategia global de lucha contra las drogas.

Si bien no es la primera vez que el jefe de Estado habla de la necesidad de darle al problema un enfoque distinto al estrictamente represivo por la vía militar y carcelaria sino enfocado más bien en lo que llamó un “tratamiento diferenciado” a cada actor de la cadena del narcotráfico, sí fue la primera vez que lo hizo ante 400 representantes de 130 naciones, donde su propuesta encontró eco.

Los expertos, en general, coincidieron como en cumbres anteriores en la necesidad de fortalecer cuatro ejes fundamentales en la lucha contra el narcotráfico -la prevención, la interdicción, el lavado de activos y el tráfico de estupefacientes-, pero esta vez el mundo comenzó a mirar el flagelo de las drogas ilícitas con la necesidad de ver la demanda, es decir, el consumo como un problema global de salud pública.

También por primera vez el debate sobre la legalización de las drogas pasó a un segundo plano. Según el general Ricardo Restrepo, director de la Policía Antinarcóticos, el consenso del encuentro multilateral fue que “se debe pensar en el problema de las drogas como un asunto de salud pública, sin pensar en la legalización”.

El eco de la propuesta de Santos tuvo una primera respuesta de Estados Unidos, ya que el propio jefe del Comando Sur, general John Kelly, admitió en su intervención ante la Cumbre: “Soy el primer norteamericano en admitir que el problema (del narcotráfico) son las sociedades consumidoras, mi país es el principal”.

Y aquí en Bogotá, el embajador norteamericano Kevin Whitaker reforzó esa tesis al decir a la W Radio, que tras las palabras del mandatario colombiano “al más alto nivel estamos redefiniendo con Colombia la nueva estrategia de la lucha contra las drogas”.

No obstante, a nivel interno, la propuesta del jefe de Estado ha sido tan bien recibida en algunos sectores como criticada en otros, pues finalmente implica grandes cantidades de recursos para financiar un sistema de salud, ya de por sí quebrado.

“TRATAMIENTO DIFERENCIADO”

El planteamiento del presidente Santos es sencillo: no se debe medir con el mismo rasero al campesino que cultiva hoja de coca, al consumidor que padece de su adicción y a los narcotraficantes de los grandes carteles.

Para los primeros, el Presidente propone fórmulas alternativas reales de sustitución de cultivos y la erradicación manual; para los segundos tratamientos médicos y para los terceros mantener la ofensiva punitiva mundial.

Esa nueva estrategia, dice Santos, “debe ser el resultado de una discusión rigurosa basada en evidencias y no en prejuicios”, tal como concluyó hace pocas semanas la Comisión Asesora para la Política de Drogas, que en sus recomendaciones al Ejecutivo advierte: “El Estado colombiano debe enfrentar el problema de las drogas con un nuevo enfoque”.

Según la Comisión, la nueva estrategia debe responder a cuatro principios rectores: “Enfoque de salud pública, enfoque de Derechos Humanos, enfoque de Desarrollo Humano, y -como dijo el Presidente- con un enfoque desde y hacia la evidencia científica”.

Al presidente colombiano tampoco le falta razón cuando recuerda que desde 1961, cuando se suscribió la Convención Única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes, “el mundo inició una guerra que hoy, 54 años después, tenemos que reconocer que no hemos ganado”.

Un planteamiento similar hizo en septiembre de 2014 la Comisión Global de Política de Drogas, organización de la que forman parte 20 expertos internacionales en la lucha contra el narcotráfico, entre ellos Koffi Annan, Ernesto Zedillo, Javier Solana, Mario Vargas Llosa y, por supuesto, César Gaviria Trujillo.

El análisis ‘La guerra contra las drogas ha fracasado’ es concluyente: “Es preciso poner fin a la penalización del uso y posesión de drogas…Poner a la salud y la seguridad de las comunidades requiere una reorientación fundamental de las prioridades políticas y los recursos, que deje de lado las fallidas leyes punitivas e impulse intervenciones sociales y en el campo de la salud”.

OPINIONES DIVIDIDAS

En Colombia, la propuesta del presidente Santos despertó tantos apoyos como cuestionamientos, pues para algunos expertos el “tratamiento diferenciado” no es nuevo sino que ya está ligado a la despenalización de la dosis personal, mientras que para otros el narcotráfico, más que como negocio ilegal, hoy debe mirarse como un problema mundial de salud pública.

“Esta conferencia -la de Cartagena- dejó esa sensación, de que el mundo como un todo encontrara soluciones diferentes (a las punitivas), pero también está la convicción de que mientras eso ocurre hay que quitarle ese financiamiento a los que alimentan la violencia”, le dijo a Colprensa el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

El ministro Pinzón considera que cambiar la estrategia contra el narcotráfico no será a corto plazo y mucho menos fácil, pues requiere de una labor pedagógica ambiciosa: “Justamente el consumo deriva después en extorsión, en hurtos, y después en homicidios y violencia, en mafias y demás, es toda una cadena, por eso es tan importante evitar el consumo”, explica.

En ese sentido, el analista León Valencia, director de la Fundación Paz y Reconciliación, destaca que Colombia lidere el replanteamiento de la nueva estrategia en la lucha contra las drogas.

“Colombia tiene toda la autoridad moral para hacerlo, hemos sufrido mucho los rigores de una guerra únicamente represiva, hemos puesto muchas vidas. Me parece muy importante que el presidente Santos se ponga a la tarea de buscar un tratamiento distinto, porque la persecución vía militar, vía represiva fracasó”, dice Valencia.

El observador está de acuerdo con el Gobierno en que el problema debe ser superado desde diferentes ópticas: “Los consumidores son un problema de salud pública, los cocaleros son un problema social y los ‘narcos’ son un problema legal. Pero también hay que ver una legalización parcial de las drogas para desactivar ese negocio”.

Y concluye que la financiación de la nueva estrategia debe hacerse con financiamiento internacional. “Estados Unidos y Europa tienen que poner más recursos que nosotros, porque ellos se quedan con la plata y los bienes de los narcotraficantes, se lucran con su sometimiento a la justicia, y nosotros qué”, afirma.

A su turno, el senador Alfredo Rangel, del Centro Democrático, dice que “el giro que pretende el presidente Santos es completamente funesto”.

En su criterio, en esta administración los cultivos de coca crecieron entre 40% en los últimos dos años y Colombia “nadará en un mar de cocaína gracias a la suspensión de las aspersión aérea. Esto va a generar más recursos para las Farc, para el narcotráfico y para las bacrim, poniendo en más riesgo la seguridad nacional”.

Rangel tampoco ve como algo novedoso el “tratamiento diferenciado” que plantea el presidente Santos, pues “eso está vigente desde que se despenalizó la dosis personal para no darle tratamiento punitivo a los consumidores”.

El congresista advierte que el mensaje que les está enviado el Presidente a las Fuerzas Militares “es muy desalentador, porque son ellas las que han puesto los muertos y ahora su comandante supremo les dice que esta guerra ha sido estéril”.

Por último, el exdirector de la Policía Nacional, general en retiro Luis Ernesto Gillibert Vargas, dice que a pesar de las críticas a las Cumbres, como la de Cartagena, de ahí siempre salen nuevas estrategias.

“Erradicar la droga no es fácil, me atrevería a decir que es casi imposible, porque así como la tecnología les llega a las naciones, también le llega al narcotráfico, y eso implica buscar nuevas estrategias eficaces en la lucha contra las drogas”, explica.

Gillibert respalda la tesis de que “el adicto es un enfermo y el narcotraficante es delincuente”, pero dice que se requiere un acuerdo multilateral para luchar y ver el consumo de drogas como un problema mundial de salud pública. 



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese