Indicadores económicos
2017-12-16

Dólar (TRM)
$2.996,61
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.537,79
UVR, Ayer
$252,14
UVR, Hoy
$252,15
Petróleo
US$57,30

Estado del tiempo
2017-12-16

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 19:27

Marea max.: 18 cms.

Hora: 10:21

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.7 a 2.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-12-16

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

No aplica

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0 - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

“Tema de víctimas en proceso de paz es un gran avance” : Defensor

El defensor del Pueblo, Jorge Armanado Otálora, destacó que es positivo y de gran avance el acuerdo del Gobierno y las Farc sobre el punto quinto de la agenda en el proceso de paz en La Habana cuyo tema es las víctimas del conflicto armado.

Para Otálora, los 10 aspectos tenidos en cuenta como base para resarcir a las víctimas, restituir sus derechos y garantizar los principios de verdad, justicia y reparación, son acertados.

Además indicó que estos puntos responden al clamor no solo de los más de 6 millones de colombianos víctimas, sino que atienden las recomendaciones que han formulado varias instituciones, entre ellas la Defensoría del Pueblo.

Otálora destacó los criterios como el reconocimiento de las víctimas, el reconocimiento de responsabilidad, la satisfacción de los derechos de las víctimas, el esclarecimiento de la verdad, la reparación, los principios de reconciliación y enfoque de derechos, así como las garantías de protección, seguridad y no repetición, incluidos en el acuerdo marco que se dio a conocer el fin de semana.

La Institución había llamado la atención al respecto desde el 12 de noviembre del año pasado en carta dirigida al Presidente de la República, donde se solicitaba crear mecanismos para propiciar la participación directa de las víctimas en las mesas de conversación de La Habana.

A su vez el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, señaló que se definirían mecanismos para lograr la participación de las víctimas de todas las partes en conflicto.

El llamado del Defensor se repitió el pasado 9 de abril, el Día de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas, cuando dijo que “no se podía perder el norte y que los indicados para llevar ese tema a los diálogos de paz eran precisamente las propias víctimas”.

De igual forma, Otálora llamó la atención sobre el tema de la protección, ya que “sigue siendo un factor preocupante para los líderes de las víctimas como es el caso de la restitución de tierras”, y por tanto apoya que se adopten acciones conducentes para garantizar la vida e integridad de estos ciudadanos, además de que haya garantías efectivas de no repetición, hay que hacer mayores esfuerzos de cultura en materia de derechos humanos y no violencia.

Finalmente, el defensor destacó la creación de una comisión técnica con el fin de iniciar las discusiones sobre el fin del conflicto , también expresó su disposición, y la de ese organismo para acompañar los foros regionales que se llevarán a cabo en Villavicencio, Barrancabermeja, Barranquilla y Cali, al igual que la comisión histórica propuesta para afianzar la participación de las víctimas en el proceso de paz.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

LA MALA MEMORIA ZULUAGA - URIBE

jueves, 29 de mayo de 2014
La memoria... si podemos perderla con el tiempo...

La mala memoria zuluaga-uribista

Por Cecilia Orozco Tascón

El uribismo que -siempre hay que reiterarlo— no tiene nada de centro ni de democrático sino que representa a la extrema derecha que le gusta “el olor a sangre”, de acuerdo con lo que dice su hacker predilecto, tiene mala, muy mala memoria.

Su candidato Óscar Iván Zuluaga tacha al santismo de cometer dos pecados esenciales: la “mermelada” con que unta a los congresistas de la coalición y la impunidad que generaría el proceso de negociación con las Farc. Pero se olvida que su jefe practicó, y con cuánto descaro, idénticos métodos, con el agravante de que, en sus intentos, se llevaba de calle a quien se atravesara: partidos, jueces, periodistas, sindicalistas, lo que fuera. Habrá, entonces, que recordárselos:
La “mermelada” uribista llegó a la Dirección de Estupefacientes y a los bienes incautados a la mafia, que se les entregaron a los conservadores. El Ministerio de Agricultura, Incoder e íntegro el sector oficial que maneja las políticas del campo, a otros conservadores, cuyo ejemplar más notable fue Andrés Felipe Arias, “el uribito” y su Agro Ingreso Seguro. Pedazos del sector salud, a congresistas de todos los pelambres, como los de Santander, condenados por sus vínculos con los paramilitares. El sector de la construcción y las obras públicas, a senadores asociados con empresarios tradicionales y con neoempresarios, como los Nule. Y la “mermelada” más importante, aquella que sirvió para que una mayoría parlamentaria aprobara la reelección presidencial. De tal magnitud fue esa operación que el ministro del Interior Sabas Pretelt de la Vega fue destituido e inhabilitado por 12 años, no por un procurador enemigo sino por el mismísimo Alejandro Ordóñez, quien, presionado por las evidencias, tuvo que sancionarlo después de que lo había absuelto. Por si fuera poco, un delegado de Ordóñez ante la Corte Suprema solicitó recientemente a ésta condenar por el delito de cohecho al ministro de Salud de Uribe, Diego Palacio, y a su secretario general, Alberto Velásquez. El procurador delegado le pidió a la Sala Penal “hacer justicia mediante sentencia condenatoria, para prevención general de los poderosos, y para que nunca más se den otros Yidis y Teodolindos que todavía abundan en el Estado”.

El uribismo habla de impunidad en el proceso de paz y tiende un manto de conveniente olvido sobre su proyecto de ley de “alternatividad penal” para los paramilitares, autores de crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad, en un acto que escandalizó hasta a la ONU en 2003. El mundo entero quedó boquiabierto por el espectáculo de televisión que el Gobierno le montó, en directo, a la supuesta desmovilización del bloque Cacique Nutibara, de Castaño y alias Don Berna, quien tan cercano resultó a ciertos personajes de la Casa de Nariño. La vergonzosa propuesta uribista, que fue hondamente modificada gracias a la Corte Constitucional, contemplaba “la suspensión condicional de la ejecución de la pena para miembros de grupos armados organizados al margen de la ley cuando se encuentre comprometida la paz nacional”.
Las voces aquí y en el exterior se alzaron contra la intención de favorecer a los paramilitares porque implicaba un perdón total de conductas que atentaban gravemente contra el derecho internacional humanitario, antes, siquiera, de haberse dado inicio a un proceso formal.
Así que el señor Zuluaga no tiene mucho que atacar sin atacarse personalmente, puesto que fue parte de la administración aludida. Santos no es santo de la devoción de muchos, y me incluyo entre estos, pero al menos propone una negociación con los opositores reales del Estado, no con los aliados históricos de la ultraderecha que triunfó en primera vuelta, a pesar de su trayectoria.

URIBE, NO GANÓ EN LA PRIMERA VUELTA, LO HIZO LA ABSTENCIÓN

Los políticos son patéticos y muestran su cara pueril cuando -por ejemplo- dan respuestas sobre el lugar que les tocó en el tarjetón. Que si el 1 significa que será el primero en la votación, que si el 3 es el de la tercera es la vencida, que si el siete es el 'lucky seven' el inning de la suerte, y así van acomodando el número como si fuera algo importante que tuviera que ver con los resultados en las urnas.

Igual pasó en la primera vuelta electoral presidencial, en donde el jefecito Uribe y el zorro Zuluaga se declararon ganadores. Pero lo peor es que todos a una, como en Fuenteovejuna, aceptaron ese dictamen, incluido el presidente Santos.

La realidad es que ganó la abstención con un 60%. Y del 40% restante que votó, sólo el 29,25% lo hizo por el zorro Zuluaga y el 25.69 % por el presidente Santos.

Son cifras tristes sobre la democracia colombiana, que denotan un nivel de hastío de las malas prácticas políticas. Ya las gentes están cansadas de la compra de votos, del trasteo electoral, de las ayudas gubernamentales, de las trampas en las votaciones, de los 'hackeos' a la transmisión de datos electorales, de los errores voluntarios en los formularios de votación y de la ausencia de programas de gobierno, serios, pertinentes y factibles.

Ante esa dejadez electoral -en que la mayoría de los abstencionistas pensó que no había nada que decidir-, el que mejores frutos cosechó fue el candidato del Centro Democrático que supo tocar la fibra regionalista de la zona paisa, o sea Antioquia y la Zona Cafetera. Es decir, paisa votó paisa, por encima de la apatía y del cansancio.

Pero eso fue todo, el resto del país se quedó en casa, leyendo periódicos, viendo televisión, oyendo la radio, lavando la ropa, escuchando música, haciendo las tareas de los hijos.

Ahora que llega la segunda vuelta, es que nos hemos enterado que está en juego algo superior a una disyuntiva Zuluaga - Santos. Y ese es el bien supremo de la paz, que está en vilo en las conversaciones de La Habana.

Una cosa es segura: Uribe ya no puede conseguir más votos, porque llego a su tope. Cuando más algunas chichiguas, pero eso sí, si sus seguidores se levantan otra vez a votar el 15 de junio de 2014, día de Mundial de Fútbol, que a los paisas les gusta más que su bandeja. Con el agravante que será al día siguiente del primer partido de la selección Colombia y si esta gana el festejo será hasta la madrugada. Por eso, aunque suene antipatriótico, le rezarán para que Grecia le corte el vuelo a la 'amarilla' -como en el vallenato en que se reza para que al buque Almirante Padilla un submarino lo voltee en Corea-.

En cambio, los otros, quienes saben que ese día se define si hay paz en Colombia, rebajarán ostensiblemente las cifras de la abstención y votarán por el presidente Santos exclusivamente porque es el único que puede hacerla efectiva. Y es que él es el único que tiene posibilidades reales de aumentar su votación.

Por otro lado, a quienes crean en el cambio de tercio del zorro Zuluaga de firmar un acuerdo programático con Marta Lucía Ramírez para seguir con los diálogos de paz, les aviso, les advierto, les anuncio, les informo, les notifico, les comunico, les participo, les aclaro, que esa es otra mentira de los Pinochos.

Porque la verdad es que es poco menos que probable -casi imposible- que las Farc se sienten a conversar con su archienemigo Uribe, y menos acompañado por Camilo Gómez, el jefe de paz de Pastrana que les cerró las puertas del Caguán.

Dicen que guerra avisada no mata soldado, y si lo mata es por descuidado.