Una masacre anunciada en Tumaco, Nariño

06 de octubre de 2017 11:08 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En la zona de Alto Mira y Frontera todo es confusión en este momento. El desorden y el miedo se apoderan de los campesinos, indígenas y afrodescendientes, que en su gran mayoría se dedican al cultivo de coca.

En la extensa zona donde hay veredas como Tandil, Las Brisas, Puerto Rico y El Divorcio se pueden contar unas 10.000 familias dedicadas a la siembra de la ‘mata maldita’, como la llaman algunos, pero para otros es la salida a las grandes dificultades económicas.

Entre los seis muertos reportados de manera oficial, según la Fiscalía, y más de 50 heridos, por lo menos la mitad no son de la región, lo que comprueba que hay personas que llegaron de otras regiones del país al llamado ‘rebusque’, como es el caso de Diego Escobar, procedente de Caucasia, y Jhon Harley Benítez Mejí, que llegó de Montería.

Alejandra Torres, vocera de la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana, (Coccam), en Nariño, expresó que lo sucedido era algo anunciado.

“Todo se realizaba en el marco de una operación de erradicación forzada, donde la fuerza pública arremetió contra los campesinos, fueron unos mil efectivos. Las comunidades hicieron un cerco humanitario para evitar el avance de la erradicación y, el día jueves, la Fuerza Pública abrió fuego de manera indiscriminada contra los manifestantes”, dijo Torres.

La vocera agregó que esto se había advertido al Gobierno “desde el mismo día que llegó más Fuerza Pública. No hubo acompañamiento y ahora tenemos esta masacre. Denunciamos que se estaban organizando nuevos grupos y que eso iba a evitar el proceso de erradicación y que iban a amenazar a los líderes hasta que la situación se desbordó”,

Torres comentó que el jueves, entre las 10:00 y las 11:00 de la mañana, los campesinos realizaban un cordón humano para impedir el paso de los Policías y que, en ese momento, fueron atacados a tiros de manera indiscriminada.

ZONA DE FRONTERA

Esta región, que limita con Ecuador en un una extensión aproximada de 300 kilómetros, es bañada por los ríos Mira, Nulpe y Mataje, donde el primero sirve como límite con el vecino país. Allí se calcula que hay sembradas unas 10.000 hectáreas de coca, de las 20.000 que hay aproximadamente en la región, de las más de 30.000 que habrían plantadas en Nariño.

Hasta en el momento en Alto Mira y Frontera se habrían erradicado la mitad de las siembras, según cifras manejadas por Coccam. De igual forma, unas 6000 familias derivan el sustento del cultivo.

De igual forma, unos 2000 campesinos habrían sido desplazados desde marzo, cuando inició en firme la erradicación.

Precisamente, a la población de San Lorenzo, en Ecuador, fueron llevados varios heridos e incluso algunos habrían muerto allá., según versiones de la población.

“Estamos levantado el reporte, todo es confuso y complicado, siguen llegando personas heridas, hay quienes fueron traslados hasta el Ecuador. Esperamos la llegada de una comisión de verificación por parte del gobierno, para permitir que se esclarezca lo de los muertos y algunos desaparecidos”, dijeron lideres de la zona, quienes pidieron medidas frente a la responsabilidad del Estado ante esta masacre.

MOVILIZACIÓN

Para el 23 de octubre se tiene programada una movilización a nivel nacional de los cultivadores de coca y marihuana. “Queremos que el Gobierno permita que se de apertura al punto cuatro de los acuerdos de La Habana. Hemos dicho que la erradicación debe ir de la mano con sustitución de los cultivos y para esto debe existir un diálogo con los cultivadores”, dijo José Santacruz, de la Asociación de Juntas de Acción Comunal de los ríos Mira, Nulpe y Mataje, Asominuma.

GRUPOS ARMADOS

Según Marcos Martínez, del espacio de capacitación y reincorporación Ariel Aldana de las FARC, a la zona de la masacre llegaron unos 300 excombatientes para tratar de colaborar en la emergencia.

“Aclaramos que el Gobierno quiere maquillar esto culpando a una supuesta disidencia de las FARC,  pero lo que hay allá no es eso, son bandas delincuenciales conformadas por algunos que fueron integrantes de la guerrilla que desertaron, para ir a estos grupos que se armaron y quieren el control”, dijo Martínez.

PRONUNCIAMIENTO OFICIAL

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, aseguró que el Ejército y la Policía no disparan contra civiles.

El mandatario responsabilizó de lo ocurrido a disidentes de las FARC y otros grupos criminales, que “están cohesionando a los campesinos para que se opongan a la sustitución voluntaria de los campos". 

"Hemos identificado a los alias ‘Guacho’ y ‘David’ de estar detrás de este ataque y por quienes actualmente se ofrecen 150 millones de pesos por cualquier información que contribuya a su captura", dijo Santos.

Agregó que desde el 28 de septiembre miles de campesinos se encuentran en protesta pacífica en Tumaco, exigiendo se detenga el asesinato contra los campesinos y el desalojo forzado de las tierras que trabajan -como único medio de sustento-, así como el cumplimiento de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y las FARC.

CLAMAN SOLUCIONES

La Gobernación, al término de un consejo de seguridad, hizo “un llamado urgente al Gobierno Nacional para que realice las tareas necesarias que permitan brindar las condiciones que ayuden de manera prioritaria y diligente a esclarecer los hechos presentados en Tumaco”.

También pidió la presencia de Organismos internacionales que contribuyan a agilizar la investigación judicial y humanitaria para que, ante todo, se conozca toda la verdad de lo sucedido.

Indicó, además, que “este Gobierno se ha pronunciado de manera permanente sobre los riesgos que se viven en el territorio, al conjugar diferentes estrategias para combatir los cultivos de uso ilícito y nuevamente hace un llamado al país y a la comunidad internacional para que los ojos de la construcción de paz territorial se fijen en Nariño”.

FISCALÍA INVESTIGA

Un equipo de la Fiscalía General de la Nación, compuesto por doce expertos del CTI en balística, topografía, fotografía y perfil de criminales, que además cuentan con apoyo de drones y cámaras de última tecnología, arribaron en las últimas horas a la zona de la tragedia, para recoger la mayor cantidad de evidencia posible y con el apoyo de la Policía establecer autorías y responsabilidades.

Tres grupos especializados del Instituto de Medicina Legal, conformados por patólogos, antropólogos, radiólogos, odontólogos y técnicos forenses, y enviados desde Cali adelantan las necropsias para identificar a las víctimas y establecer la causa de la muerte.

ONU CONDENÓ ATAQUE

La Jefe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, Jean Arnault, se pronunció frente a la masacre y ofreció sus condolencias a las familias de los campesinos muertos en zona rural del municipio costero.

“En nombre de la Misión lamentamos profundamente los acontecimientos que se produjeron en Tumaco y que dieron como resultado la muerte varios campesinos. Esta Misión, a lo largo de los últimos meses, ha insistido en que las economías ilegales representan un reto para la consolidación de la paz en Colombia y los acontecimientos trágicos de ayer vienen a reforzar esa convicción”, aseguró.

Cabe recordar que Tumaco es el municipio con mayor productor de coca en Colombia, con más de 23.100 hectáreas reportadas.

Este viernes en Pasto, frente a la Gobernación de Nariño, se realizó un plantón en apoyo a los campesinos de Tumaco que afrontan estas dificultades.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS