Violentos quieren frenar el proceso de restitución de tierras: Gobierno

28 de marzo de 2012 12:58 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, lamentó este miércoles la muerte del líder de restitución de tierras Manuel Ruíz, y aseguró que con su asesinato se quiere frenar el proceso de restitución.
“Lo lamentamos mucho, además porque está ligado estrechamente al proceso de Curvaradó y Jiguamiandó, ayer (miércoles) mismo desplazamos los funcionarios del Ministerio, no solo lamentamos su muerte, sino esperamos que el asesinato de este dirigente no enturbie el proceso que debe culminar el 15 de abril con la asamblea general en la cual se designarán las directivas y se procederá a la entrega del título colectivo de 100 mil hectáreas”, señaló Vargas Lleras.
Así mismo, el jefe de la cartera política hizo un llamado para que el homicidio “no amedrente a la comunidad porque precisamente eso es lo que desean, detener el proceso de la entrega de los títulos colectivos a esa comunidad. Espero que este mensaje y el que le hemos transmitido directamente a las comunidades de Curvaradó y Jiguamiandó sea del mejor recibo”.
El Ministro aseguró que actualmente se realiza un dispositivo de seguridad en la zona “no solo de los miembros de la Fuerza Pública en el propio territorio; como lo ordenó la Corte Constitucional, sino de medidas individuales en relación con estas personas”.
No obstante, Vargas Lleras informó que Manuel Ruíz “no tenía medidas de seguridad personal”.
Iván Cepeda pidió tomar en serio el proceso de restitución
El representante a la Cámara Iván Cepeda Castro deploró el que tras sólo tres semanas en que la Corte Constitucional emitió el auto que le ordena al Gobierno adoptar medidas urgentes para la protección de las comunidades de Curvaradó y Jiguamiandó (Chocó) en los procesos de restitución y retorno de tierras, haya sido asesinado uno de sus más importantes líderes: Manuel Ruiz.
Según Cepeda, Ruiz y su hijo menor de edad fueron desaparecidos por el grupo paramilitar Águilas Negras el pasado viernes 23 de marzo en Mutatá (Antioquia), y el martes la comunidad lo halló muerto cerca de ese municipio.
Cepeda agregó que “el día de su desaparición, el líder campesino debía acompañar a funcionarios del Gobierno en la realización del censo de los actuales ocupantes de las tierras que fueron despojadas.
“Sus familiares tuvieron que desplazarse sin que hasta el momento hayan recibido ayuda estatal”, dijo Cepeda en claro rechazo.
Por esa razón, el representante aseveró que “ya es hora de que el Gobierno Nacional tome muy en serio los graves riesgos que corren los representantes de las comunidades que están reclamando tierras en todo el país. Esta situación no da más espera, y no podemos acostumbrarnos a sumar muertos sin hacer algo al respecto”.
Cepeda recalcó que “no bastan las medidas de protección, es prioritario establecer la responsabilidad de los empresarios y actuales ocupantes de las tierras, su connivencia con las estructuras paramilitares que se oponen a la restitución, y por supuesto, comenzar a combatirlos”.
Según el congresista, en el último año, Manuel Ruíz había solicitado protección en tres oportunidades sin obtener respuesta alguna. Según la Comisión Intereclesial Justicia y Paz, a la fecha existen 37 líderes amenazados en Curvaradó y Jiguamiandó que están en peligro de muerte sino se les brinda la protección necesaria.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS