Indicadores económicos
2017-07-27

Dólar (TRM)
$3.026,22
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.523,73
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,59
Petróleo
US$48,75

Estado del tiempo
2017-07-27

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 09:27

Marea max.: 12 cms.

Hora: 02:06

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 11 a 29 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 35 ºC

Pico y placa
2017-07-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4 -
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Wilmer Ayola, falso testigo en caso Colmenares, a casa por cárcel

El Juez 29 de conocimiento de Bogotá, condenó a ocho años de prisión domiciliaria con un brazalete electrónico, a uno de los falsos testigos del caso Colmenares, José Wilmer Ayola, quien aceptó que mintió.

El hombre que se convierte en el tercer testigo condenado por mentir en el proceso por la muerte de Luis Andrés Colmenares, el primero fue Jesús Albeiro Martínez Durán sentenciado a siete años de cárcel y luego Jonathan Martínez a seis años y nueve meses de prisión.

Ayola consiguió un preacuerdo con la Fiscalía y aceptó los delitos de fraude procesal, fraude a subvención y falso testimonio.

La Fiscalía señaló que Ayola “afirmó como verdadero un hecho que era falso. Hizo caer en error a jueces de Garantías, fiscales e investigadores", de igual forma recordó que los errores, también llevaron a que jueces tomaran determinaciones basados en sus afirmaciones, ya que en cuatro ocasiones rindió versiones en las que aseguró que él había visto cómo golpearon a Colmenares y que después quisieron entregarle dinero por su silencio.

Entre las decisiones tomadas tras el testimonio del hombre, está la de encarcelar a Carlos Cárdenas, quien fue recientemente absuelto de la muerte de Luis Andrés Colmenares.

El juez determinó que para la condena de Ayola debe ser trasladado a su domicilio, a pesar de la solicitud de la Fiscalía General, la Procuraduría General y los representantes de víctimas (Carlos Cárdenas, Laura Moreno y Jessy Quintero)

De igual forma el condenado también llegó a un acuerdo con la Dirección Nacional de Protección, para reintegrar el dinero que se le fue entregó al brindarle seguridad como testigo del caso Colmenares.

La suma que supera los 6 millones de pesos, de los cuales Ayola canceló la mitad será pagada en cuotas de mensuales durante un año, mediante 12 cuotas mensuales la suma de 262 mil pesos para pagar la deuda.

El juez también le ordenó el pago de una multa de 77 millones de pesos y lo inhabilitó para ocupar cargos públicos por 116 meses y 67 días.

EL TESTIMONIO DE AYOLA

José Wilmer Ayola fue noticia del caso Colmenares cuando se acercó a la Policía para contar lo que supuestamente vio en la noche del 31 de octubre de 2010.

El testigo afirmó que vio al grupo de jóvenes salir de la discoteca al norte de la ciudad, cuando vendía licor en la zona rosa de Bogotá, después agregó que los vio por segunda vez en el parque El Virrey.

"Veo un grupo de jóvenes, cinco en total, cuatro hombres y una mujer que están reunidos a un lado de una camioneta color oscura, esta está parqueada en sentido sur-norte. Tenía apagadas las luces, dentro de ella había una persona del lado del conductor", dijo el fiscal 11 de la Unidad de Vida, Antonio Luis González, en la audiencia donde se le imputaron cargos a Carlos
Cárdenas.

Ayola agregó que el grupo de jóvenes insultó y golpeó a Colmenares, además que una mujer le quitó el celular de la mano y le dio una cachetada al joven, finalmente “la persona que estaba dentro de la camioneta se baja con una botella en la mano y le da un golpe en la cabeza. Yo vi cuando cayó, no dijo nada, y sonó duro cuando le dieron el botellazo. No sé si la botella se rompió", precisó.

El testigo indicó que aparte de las amenazas de muerte, en la noche de los hechos varios desconocidos les entregaron un millón de pesos para que los repartiera, a cambio de que no hablaran sobre lo que habían visto. Las declaraciones del testigo se produjeron el pasado 4 y 5 de junio de 2012, a vísperas a la captura de Cárdenas. 

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Si yo fuera juez

Las evidencias recaudadas durante el juicio confirman que una vez concluida la fiesta de disfraces en la discoteca Penthouse la madrugada 31 de octubre de 2010 (3:05 AM), el joven Colmenares salió en estado de alicoramiento en compañía de sus amigas Laura Moreno y Jessy Quintero. El frio y la humedad de la noche Bogotana aumentaron aun más su resaca y mientras se comía un perro caliente, sin previo aviso salió corriendo rumbo al Caño el Virrey (canal obscuro y resbaloso). En medio de la obscuridad de la noche el estudiante no se dio cuenta de la presencia del canal y de manera accidental impactó fuertemente de cara contra el fondo del mismo, a una profundidad aproximada de 2 metros.
La fiscalía no pudo probar que fue homicidio por que solo hubo fracturas en su rostro y en 2 vertebras de la columna cervical (donde se apoya la cabeza), esto mismo reafirma el hecho evidente de que sus heridas fueron causadas por un fuerte impacto de cara. Si hubiera sido una brutal golpiza a mano de varios hombres habría fracturas o moretones por todo el cuerpo, pero este no es el caso. Adicionalmente no hay testigos que den fe que hubo una golpiza, pues los tres que rindieron esa versión se retractaron, reconocieron haberle mentido a la justicia y ya todos fueron condenados. En cambio si hay una testigo presencial de los hechos, Laura Moreno, quien infructuosamente intentó evitar que el joven siguiera corriendo y fue escuchada vía celular por Jessy Quintero y otros amigos de Colmenares mientras ella lo seguía y justo en el instante cuando presenció el accidente (cerca de las 3:30 AM). Los análisis link de ubicación de los celulares de cerca de una docena de amigos del joven Colmenares, dan fe de la veracidad de sus testimonios.
Los bomberos del primer turno (4:47 AM) no vieron el cuerpo dentro del túnel ubicado en la calle 87 con carrera 15 (justo debajo del CAI el Virrey) pues nunca lo cruzaron, solo alumbraron desde los costados por procedimientos de seguridad y entraron máximo 6 o 7 metros hasta donde sus cuerdas de seguridad lo permitieron, dado que el túnel de 67 metros de largo contenía abundante cantidad de agua (la directora de meteorología del ideam certificó lluvias torrenciales durante esa noche). Luego de la reconstrucción de la primera búsqueda ordenada por la juez del caso el pasado lunes 28 de abril en el Caño el Virrey, la líder del primer equipo (Yadira Piamonte) no pudo observar ni siquiera entrando 10 metros por el costado oriental del túnel, el maniquí ubicado en el desnivel de 50 centímetros de profundidad que hay a 25 metros de la misma entrada. Esto condujo a que en el juicio la socorrista no tuviera más remedio que admitir que fue un error no haber cruzado el túnel esa madrugada.
Fueron los bomberos del segundo turno (7:07 PM) quienes encontraron el cuerpo del universitario justo en dicho desnivel, al tomar la decisión de atravesar el túnel ante la insistencia de la madre del joven Colmenares y porque ya se podía caminar con seguridad (el nivel del agua en el túnel había bajado a 15cm). El oficial del cuerpo de Bomberos de Bogotá William Gómez quien hizo parte del segundo grupo de rescatistas, aseguró ser la persona que encontró el cuerpo del universitario al ingresar al caño el Virrey. Según el bombero, la iluminación en el sitio era bastante regular, "sólo a un metro se podía ver el cuerpo porque desde más lejos se veía un espejo de agua", dijo.
Por su parte el investigador de criminalística del CTI, Héctor Calderón Parra, aseguró que el cuerpo de Luis Andrés Colmenares solo presentaba lesiones en su cara y cabeza. "Llevaba un pantalón oscuro y una camisa oscura, llevaba tenis. Las prendas se encontraban en perfectas condiciones (...) No tenía lesiones en las manos, ni en las piernas, sólo se encontró lesiones en el rostro" dijo. El investigador, quien realizó la inspección al cadáver aseguró que no se pudo observar que el universitario presentara algún tipo de lesiones que evidenciaran golpes ocasionados por terceros, "no hay lesiones en las manos, ni en los nudillos, ni falanges, ni en las uñas (...) No se encontró ninguna otra lesión en el cuerpo", afirmó. El testigo también manifestó que tampoco se registraron alteraciones en las prendas de vestir que portaba Colmenares cuando fue encontrado su cuerpo en el caño del Parque El Virrey. "La ropa no tiene ninguna rasgadura, la ropa está puesta de manera debida, los zapatos calzados. La ropa y el cuerpo están totalmente mojadas. La foto lo muestra en cubito dorsal y el fue encontrado en cubito abdominal" precisó. Fuente: El Universal
Aunque el cuerpo fue encontrado boca abajo, las livideces (acumulación de sangre) aparecen en la espalda porque el cuerpo fue ubicado por los miembros del CTI en esa posición desde que se hizo el levantamiento del cadáver el domingo 31 de octubre (10:30 PM) y hasta cuando Medicina Legal inicio la necropsia el día siguiente a las 2:45 PM (lunes 1 de noviembre), tiempo suficiente para que la sangre se transpusiera a la espalda. La necropsia practicada por la forense de Medicina Legal Lesly del Pilar Rodríguez y la realizada por la Fiscalía por intermedio del Forense Máximo Duque son complementarias, se diferencian por la forma en que describen las heridas pero ambas concluyen que la muerte fue violenta a determinar (homicidio, suicido o accidente) y que el joven murió ahogado pues había agua en sus pulmones.
Teniendo en cuenta el material probatorio (técnico, testimonial y científico) la conclusión a la que se llega es que claramente se trató de un lamentable accidente: caída de altura que produjo graves fracturas en el rostro, inmediata pérdida de conciencia y ahogamiento mientras el cuerpo era arrastrado por la corriente de agua hasta el desnivel del túnel. El único responsable de la muerte del joven Luis Andrés Colmenares fue el propio estudiante, por haber sido imprudente al excederse en el consumo de licor (Vodka, Aguardiente y Cerveza) y porque infortunadamente lo mezcló con bebida energizante (hubo presencia de cafeína en su sangre, ingrediente esencial en este tipo de bebidas). Fue justamente esta combinación, la causante de que se alterara su estado de consciencia hasta el punto que decidiera de manera impulsiva salir corriendo.
Por lo anterior, ajustado a la constitución y la ley, absolvería a las acusadas por certeza y ordenaría que fueran reparadas ejemplarmente tanto económicamente como en su honra, dignidad y buen nombre, pues fueron vulnerados gravemente sus derechos (libertad y presunción de inocencia) al haber sido privadas de su libertad injustamente durante un año y un mes y haber sido víctimas de linchamiento mediático por cuatro años. Contra esta decisión se interpondrá en segunda instancia un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Bogotá, el cual confirmará la inocencia de las estudiantes y ratificará la sentencia absolutoria, así como la manera de muerte accidental del estudiante Luis Andrés Colmenares Escobar (qepd).