Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-24

Dólar (TRM)
$2.908,53
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,69
Euro
$3.116,48
UVR, Ayer
$242,74
UVR, Hoy
$242,84
Petróleo
US$52,75

Estado del tiempo
2017-01-24

marea

Marea min.: -21 cms.

Hora: 01:20

Marea max.: 14 cms.

Hora: 09:11

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 9 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 24 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 23 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-01-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

Acoso y matoneo virtual

Esta práctica, ya común entre nuestros jóvenes, por medio de la cual acosan sin piedad y amenazan de muerte y ataques físicos a sus víctimas, utilizando las redes sociales, llegó a su límite.

Jóvenes de todos los niveles socioeconómicos, creencias y costumbres bailan una danza macabra cuya música no es otra que las palabras agresivas escritas en un “muro de Facebook”, en un correo electrónico o comentarios debajo de una foto; burlas y amenazas que muchas veces se cumplen, atropellos que rebasan la comprensión y lo peor de todo, carentes del mínimo sentimiento de culpa o consideración.

Las víctimas se deshojan, se deprimen, se desvanecen, ven el suicidio como solución, pierden su autoestima, deciden abandonarlo todo…mueren. Esto sucede ante la mirada indolente de quienes causan tal daño. Los asesinos, los delincuentes acosadores, son niños o jóvenes, la mayoría conocidos por sus víctimas, quienes sin control se pasean por un ciberespacio sombrío y pestilente que les permite deshacerse de quien simplemente no les gusta.

Son los cobardes que, sintiéndose protegidos tras la pantalla de su computador, son capaces de tirar piedras convertidas en palabras soeces y despectivas, balas de insultos, amenazas y, lo peor, odio, discriminación, acoso psicológico que muchas veces se convierte en físico y que puede llevar a la víctima  a morir.

El flagelo afecta a toda la familia.  Cuando el ataque se inicia, el niño casi siempre guarda silencio y comienza una larga historia de problemas de comportamiento, de quejas constantes por parte del colegio, de llanto, de malas calificaciones y otras situaciones que no son más que una alarma que los padres debemos aprender a identificar, antes de que sea demasiado tarde.

En algunos de los casos se logra que digan lo que les sucede cuando no se suicidan ante la imposibilidad de encontrar una salida. Los padres hablan con el colegio, llevan a la institución educativa al psiquiatra o psicólogo tratante, si lo hay, para que explique lo que está sucediendo dentro y fuera del aula de clases a través de las mencionadas redes sociales y de todos se escapa la solución, porque los victimarios continúan con su objetivo y sus padres, la mayoría de las veces, no son capaces de ver la maldad en los ojos de sus propios hijos.

¿En qué clase de seres humanos se van a convertir los victimarios en un futuro cercano? ¿Qué clase de padres de familia serán? ¿Qué clase de esposos, funcionarios, directivos y miembros de la sociedad van a ser si hoy son capaces solapadamente de hacer tanto daño?

Las víctimas que no mueren salen adelante con amor, apoyo y mucho dolor…pero los victimarios seguirán ocultos si los propios padres y educadores no tomamos de una buena vez una tajante decisión: apoyar a las víctimas para que sean capaces de denunciar y atrapar a nuestros hijos si son victimarios, para evitar que continúen, exigirles que se disculpen pública y personalmente con su víctima y su familia, se comprometan a no volverlo a hacer y estar atentos a que lo cumplan, pero  sobre todo, ser capaces de aceptar que nuestros hijos pueden convertirse en asesinos.



*Directiva Empresarial



VGiaimo@mundialseguros.com.co



*Rotaremos este espacio entre distintos columnistas para dar cabida a una mayor variedad de opiniones.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese