Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Actitud con academia

Cada día existen más estudios que demuestran cómo la gente que sale adelante en sus carrearas, oficios y menesteres, lo terminan logrando más por la misma actitud que asumen ante la vida, acompañada de una determinación, entusiasmo y una motivación fuera de serie, que del mismo conocimiento académico y de sus habilidades técnicas.



Yendo más lejos, hay profesionales en el área de recursos humanos que hoy se atreven a asegurar -según su experiencia- que la actitud ante la vida y sus habilidades para sortearla proactivamente son más importantes para lograr las metas personales y profesionales. Y sin embargo, nadie entiende por qué nuestro  sistema educativo nacional -desde la escuela a la universidad- no lo valora de esa forma y  no busca diseñar un sistema que le entregue el mismo peso específico para cada bando, para lograr una formación más integral. 

Una persona con una buena actitud tiene el campo abonado, entre otras cosas, para aprender todo lo que le pongan enfrente.  Entonces, ¿por qué no emprender clases formales sobre automotivación, emprendimiento, proactivismo, entusiasmo, organización, liderazgo, trabajo en equipo o comunicación? ¿Por qué no enseñar pautas personales para fortalecer los hábitos de una actitud positiva y le reducimos las horas de colegio, por ejemplo, a tanta trigonometría, física o algebra? ¿Será qué cada uno nace con su respectivo chip genético de actitud como regalo de la naturaleza? ¿O les dejamos el trabajo a unos padres que jamás manejaron dicho frente?

Lo que se aprecia en los países subdesarrollados es la obsesión del Estado por graduar masas descomunales de estudiantes para cumplirle a los informes estadísticos de gestión pública. Pero en la práctica pocos vienen empoderados con “la pasión y el método” requerido para formar los espíritus competitivos de un mundo globalizado. La pobreza de un país no es la falta de recursos, es la pobreza de espíritu que produce un capital humano sin motivaciones.

Cualquier empresario puede dar fe de lo complicado que es encontrar profesionales con el brillo ocular ese que delata su empuje y  verraquera para salir adelante. Por el contrario, los que sobran son los que se conocen de memoria los avatares de cualquier telenovela de turno, y que resultan incapaces de leerse un libro de su profesión una vez terminan su carrera.

Lo que encontramos son diplomas ganados sin mucho esfuerzo, y muy poco deseo ferviente de volverse expertos enamorados de su carrera. Bastante cátedra, pero escasa capacidad para expresarse verbalmente o de redactar un triste correo electrónico. Cantidades de academia, pero poca preparación para identificar sus pasiones, talentos y fortalezas. Y muchas clases, pero poco estímulo para la creatividad y el emprendimiento. En fin, llegamos al principio: poca actitud personal para tragarnos un universo pletórico de oportunidades.

¿Será ese el origen de nuestro subdesarrollo? 

Para un mundo que avanza a velocidades exponenciales, tenemos un sistema educativo que se mueve como cualquier momia escaldada. Desperdiciar el capital humano sería lo peor que pueda pasarnos, de ahí que abogaría por subir la exigencia, acabar los rellenos académicos, y más actitud con buscapiés en el fundillo.



*Empresario



jorgerumie@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese