Indicadores económicos
2017-09-24

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-24

marea

Marea min.: 1 cms.

Hora: 07:35

Marea max.: 19 cms.

Hora: 16:17

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.2 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Adversarios gratuitos

La Ley 1257 de 2008 fue expedida para sensibilizar, prevenir y sancionar la violencia y discriminación contra la mujer. Está vigente desde su promulgación y sin embargo, los problemas de este empeoran. Su art. 2o. define la violencia contra la mujer como cualquier acción u omisión que le cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico, económico o patrimonial por su condición de mujer, así como las amenazas de tales actos, y otras.

Para sus efectos y de conformidad con lo estipulado en Planes de Acción de las Conferencias de Viena, Cairo y Beijing, se entiende por violencia económica cualquier acción u omisión orientada al abuso económico, al control abusivo de sus finanzas, a recompensas y castigos monetarios a ellas por su condición social, económica o política. Esta forma de violencia se consolida en relaciones de pareja, familiares, en las laborales o en las económicas.

Han pasado dos años largos desde su expedición y estudios de varias ONG, en noticia de El Tiempo, de abril 19 de este año, arrojan cifras escalofriantes: entre 2002 y 2009 se reportaron 627.610 agresiones, de las que 11.976 terminaron en muerte de la mujer, un promedio de 245 hechos violentos diarios.

Como caso curioso el código penal colombiano de 1936, en intento risible de separar pecado de delito, dio trato benévolo al homicida que en virtud del “honor sexual”, encontrara a su mujer, o mujeres de su familia, en acto sexual indebido, y muchos doctrinantes no concebían el delito de violación carnal por parte del marido a su mujer por considerar las relaciones sexuales como un derecho de éste y una obligación de aquella, como una carga natural del matrimonio.

Ya inquisidores dominicos en el siglo XV, en la obra Malleus Maleficarum, les daban trato denigrante a la mujer al considerarla mal necesario, deleitable detrimento, y otros no mejores, creando así una conciencia cultural de maltrato a la mujer, legitimando luego al legislador a dar tratos benévolos incluso a sus familiares, como en el caso mencionado.

La mujer continúa subyugada desde látigos parentales a los maritales, y así se estrecha aún más la intención que persigue esta ley frente a la cruda realidad colombiana. La mujer hoy tiene las herramientas legales para defenderse, e incluso para prevenir que dichos actos ocurran en su contra, pero el imaginario masculino no ha tenido el cambio necesario para que la defensa de la dignidad femenina sea un hecho cierto. Así la mujer sienta la inconformidad dentro de sí, respecto de la situación planteada, su autoestima pisoteada no encuentra el camino para salirle adelante incluso al legislador machista que todavía late en las conciencias.

Con esta actitud el hombre se pone a sí mismo como un ser elemental incapaz de autocontrol. Es importante que ocurran cambios fundamentales, como el empoderamiento de la dignidad femenina y la deslegitimación del poder dado al hombre para reducir a la mujer a un útero con brazos y piernas, como se la consideraba en el siglo XIX, y que nos traten como Agustín Lara hacía: formé con tu vida mi altar, y en él mil flores deshojé…

*Directora Consultorio Jurídico y Centro de Conciliacion Universidad Libre.

tbarrozo@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese