Indicadores económicos
2017-09-19

Dólar (TRM)
$2.906,06
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.472,16
UVR, Ayer
$251,65
UVR, Hoy
$251,68
Petróleo
US$49,91

Estado del tiempo
2017-09-18

marea

Marea min.: -6 cms.

Hora: 04:11

Marea max.: 22 cms.

Hora: 22_02

Dirección viento: Oeste

Intensidad viento: 3 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.9 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-09-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Al oído de Minagricultura

De las cinco locomotoras que el presidente Santos ha anunciado para lograr la prosperidad democrática, no me cabe la menor duda de que la más complicada pero no imposible de mover, es la del sector agropecuario.

Por ello, el primer mandatario no dudó un instante en designar como ministro de agricultura al doctor Juan Camilo Retrepo, un líder de vieja guardia que ha tenido una carrera brillante en su paso por la Junta Monetaria, la Federación de Cafeteros, Superintendencia Bancaria, ministerios de Minas y Hacienda y Congreso de la República, entre otros.

Hace un tiempo advertí que al Ministro le había tocado bailar con la más fea porque el sector agropecuario venia fuertemente golpeado por la ausencia de una política de estado que evitara los graves problemas que afronta hoy el sector por problemas de corrupción de las anteriores administraciones, el frustrado programa de AIS, el fracaso de las UMATA en la prestación del servicio de asistencia técnica, la falta de una política de precios y comercialización de la leche, carne, cereales, algodón y demás productos.

No deja de preocupar el esquema obsoleto de financiamiento a través de FINAGRO, el desorden en la adjudicación de predios por parte del INCODER, el pobrísimo y disfuncional papel que han jugado CORPOICA, COLCIENCIAS e ICA en el fomento de la agrobiotecnología, ciencia y tecnología y el control sanitario, la ausencia de centros de formación técnica y profesional de educación rural, la precariedad de las vías rurales, las altas tarifas de energía rural, la politización del Banco Agrario y demás entidades del Ministerio y factores externos como la revaluación, la adversidad del clima y el cierre de las importaciones de los países vecinos, que tienen ahogados a nuestros productores del campo.

Es por este orden de consideraciones que debemos despejar, por lo menos, los siguientes interrogantes: ¿Qué y cuánta agricultura queremos? ¿Qué y cuánta agricultura necesitamos? ¿Qué y cuánta agricultura estamos en condiciones de pagar como nación? ¿Cuáles instrumentos debemos implementar para mover esta locomotora?

Por tal razón sería atinado que el ministro Restrepo constituyera una “mesa agrícola” con los grandes productores del país como “maquinistas” de la locomotora con el fin de realizar un trabajo de evaluación y definición de las políticas sectoriales que requiere el agro colombiano en el mediano y largo plazo.

Se trata de definir una política de Estado que exprese cuál es la visión que tenemos de la Colombia silvoagropecuaria en el mediano plazo y cuáles son los caminos que, como país, debemos recorrer para el logro de tales metas.

Decía Nikolai Bukharin, un economista soviético, que “En la economía  las soluciones rinden más que los problemas; en la política, los problemas valen mucho más que las soluciones”.

Con base en esta reflexión deberíamos dedicarnos mucho más a la economía que a la política cuando se trate de solucionar los problemas del agro.

idangond@opeforestal.com

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Honestamente, todo lo que

Honestamente, todo lo que suene a Davila, Fontalvos, Dangond, Lacouture etc, suena a delito, narcotrafico, pederastia, el caso de Silvestre, que estigma el de estos apellidos ilustres del Magdalena. Siempre enredados en torcidos
No creo en nada, lo que dice este tipo, con cara de bandido.